Internet
Internet

Por: Lisandra Fariñas Acosta

Mientras las manos de los pequeños construyen con bloques de madera y dan forma a sus fantasías, otras manos expertas se alistan para hacer llegar a sus hombros un pinchazo soberano de salud y esperanza. Los trabajadores del Centro de Inmunología Molecular (CIM) combinan hace tres meses su labor científica con el placer de asegurar que el vacunatorio infantil habilitado por esta institución funcione como un reloj y, sobre todo, que no falte la alegría. Es en esencia, una extensión del CIM y su compromiso, para que la ciencia cubana sea una certeza para el pueblo.

Hasta allí llegaron al mediodía de este viernes, el grupo de voluntarios italianos que participan en el ensayo clínico Soberana Plus Turín. No estaba previamente acordado como parte del recorrido que realizan por diferentes instituciones de la capital, pero es impensable estar en Cuba y no poder palpar de primera mano cómo se inmuniza a la población pediátrica en el país. “El antígeno de la vacuna Soberana se produce en el CIM”, les explicó la doctora Belinda Sánchez Ramírez.

Ana Patricia juega mientras espera su vacuna y la doctora Belinda Sánchez, una de las científicas vinculadas al desarrollo de las Soberanas conversa con ella. Foto: Cubadebate.

“Al realizarse la intervención sanitaria, en el CIM se vacunaron nuestros trabajadores y  muchos otros colegas de BioCubaFarma. La experiencia vacunando adultos fue tan bonita, que cuando se aprobaron las vacunas para la edad pediátrica, quisimos abrir y certificar un vacunatorio infantil”, dijo.

“No fue solo una iniciativa donde participaron los médicos y enfermeras, sino los trabajadores de mantenimiento del CIM, trabajadores por cuenta propia como Gaby & Sofi, Politemas, los payasos de la Colmenita que se sumaron, de manera que entre todos concebimos este lugar para iniciar la vacunación de nuestros niños”, agregó la doctora Giselle Sáurez, quien apuntó que esta semana está cerrando el ciclo de la vacunación masiva a los infantes.

Alrededor de unos 600 niños y niñas de La Habana se han vacunado en este sitio. “Ahí están los hijos de nuestros compañeros y niños de la comunidad fundamentalmente”, comentó.

Pero, explicó Sáurez, este es también un vacunatorio de la familia, porque hemos vacunado además un grupo de adultos y a personas mayores. “Para darle el toque de alegría, porque trabajamos con niños, nos ponemos gorros, disfraces… Así los pequeños no ven que están en un vacunatorio sino en una fiesta, que es lo que deseamos. También los adultos se sienten alegres con esta forma jocosa que hemos encontrado para vacunar”, dijo.

La doctora Giselle Sáurez apuntó que esta semana está cerrando el ciclo de la vacunación masiva a los infantes.Foto: Cubadebate.

Desde el 22 de marzo, con el inicio de la intervención de la vacuna Soberana en las entidades de Biocubafarma, pasando por otras intervenciones, la vacunación pediátrica y el inicio de la intervención de dosis de refuerzo,  más de 10 000 personas han completado su esquema de vacunación en el CIM, resumió la especialista.

No hay nada más hermoso que haya vivido en este tiempo Cuba, que vacunar a casi 1.9 millones de niñas y niños entre dos y 18 años. No hay nada más preciado en una sociedad que sus niños, es lo que más hemos cuidado y lo que la Revolución nos ha enseñado a cuidar. Han sido días de fiesta para la familia y queríamos que pudieran verlo, regalarles lo que significa vacunar niños, y hacerlo masivamente, porque es algo que nos enorgullece”, les expresó el director adjunto del Instituto Finlay de Vacunas, Yuri Valdés.

“Lo que han hecho ustedes al vacunar a los niños es un regalo inefable, es un monumento vivo a la humanidad y sobrepasa cualquier cosa”, dijo Michele Curto, al frente del grupo de 35 voluntarios italianos y  presidente de la Agencia de Intercambio Cultural y Económico de Italia con Cuba.

“Cuba es vida. Como padre y como hombre quiero agradecer. Tengo una niña cubana que tiene tres dosis de Soberana y un niño en Italia que no las puede tener, porque como humanidad no hemos sido capaces de enfocarnos en que la pandemia es un problema de todos y que tenemos que resolver entre todos. Cuba nos ha dado una enseñanza. Vacunar los niños es amar a la humanidad, cuidarnos, asegurar el futuro”, subrayó.

“Te das cuenta cuando analizas lo que Cuba está haciendo que esta es una idea de mundo, de esperanza. Por eso estamos aquí, por eso regresaremos con más fuerza, por eso nos hemos puesto la Soberana Plus que no es solo una vacuna, lleva la esencia de un país”, sostuvo.

Foto: Michele Curto/Twitter.
Vacunatorio infantil. Foto: CIM.
La vacunación pediátrica en el país ha sido motivo de alegría. Foto: Cubadebate.
Vacunatorio CIM celebrando el 502 Aniversario de La Habana. Foto: CIM.
Nada mejor que la satisfacción. Foto: CIM.

Compartimos una anécdota de la doctora Maylen Arencibia, que se está desempeñando como enfermera en el vacunatorio:

Quisiera compartir con todos el momento más emotivo que vivimos hoy, esta foto pudiera ser de las tantas lindas que nos han llenado de felicidad y emoción pero esta mis amig@s aseguro que es de las que marcan… Yancarlos que en su primera dosis llega al vacunatorio con ojitos que expresaban cierta incertidumbre, pero a la vez convencido de que llegaba a un lugar donde no solo recibiría sus dosis sino todo el amor, atención, alegría, estímulo, confort, en fin….algo en lo que todos hemos trabajado para lograr cada día en cada uno de los pequeños y padres, transmitir todo lo mejor de nosotr@s….Pero hoy en su tercera dosis a pesar de la alegría y ansiedad por recibir su vacuna nunca nos imaginaríamos que viéramos los ojitos del niño inundados de lágrimas y  el motivo fuera y dicho al mismo tiempo en un abrazo: que ya no nos volvería a ver y que nos extrañará mucho. Fueron tan sinceras sus palabras y tan fuerte el abrazo aferrado que me ha dejado con muchos sentimientos encontrados.

Foto: CIM.

Vacunatorio infantil. Foto:CIM

El grupo de voluntarios del ensayo clínico Soberana Plus Turín recorrió además las instalaciones del Centro de Inmunología Molecular. Foto: CIM.

El grupo de voluntarios del ensayo clínico Soberana Plus Turín recorrió además las instalaciones del Centro de Inmunología Molecular. Foto: CIM.

Tomado de CubaDebate

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí