Vacunas cubanas
En Cuba, más de tres millones de personas han recibido dosis de refuerzo. Foto: El País.

La pandemia de la Covid 19 ha puesto al mundo a prueba. Las grandes economías se tambalean, colapsan los sistemas de salud. El número de fallecidos y contagiados alcanza niveles sin precedentes.

Cuba, por supuesto, también ha estado afectada. A la situación sanitaria se unen deficiencias endógenas de la economía, agudizadas por la crisis mundial y el hostigamiento constante de Estados Unidos.

Con la peor de las intenciones, las administraciones norteñas tratan de aprovechar la coyuntura para imponer nuevas medidas de bloqueo, dirigidas a puntos vitales, para asfixiar a Cuba de una vez y por todas. Sin embargo, en medio de las carencias, la Mayor de las Antillas generó 5 candidatos y la primera vacuna latinoamericana, Abdala.

El Centro para el Control Estatal de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos (CECMED), organismo referente a nivel regional, aprobó el uso de las vacunas cubanas.

Para finales de 2021, se había probado la efectividad de dos inmunógenos más: Soberana 02 y Soberana Plus, elaboradas por el Instituto Finlay de Vacunas (IFV).

Lea también: No mientan más: Las tres primeras vacunas anticovid de América Latina son cubanas.

Hoy, los tres fármacos, 100 por ciento cubanos, le dan la vuelta al mundo. Venezuela y Vietnam fueron los primeros en hacerse con dosis de Abdala. Les sucedieron San Vicente y las Granadinas, Nicaragua, Irán y Siria.

Además, la Comisión Federal para la Prevención contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), de la Secretaría de Salud de México aprobó a finales de diciembre, el uso de emergencia de Abdala en territorio azteca.

Los resultados de las vacunas cubanas refuerzan el prestigio de la industria biofarmacéutica cubana a nivel mundial. Su desarrollo partió de datos previos, resultado de la experiencia médica en la elaboración de medicinas similares.

El 87 por ciento de los habitantes cuenta con el esquema completo de vacunación contra la Covid 19, incluyendo el sector pediátrico,  lo que mantiene al país antillano en el segundo puesto a nivel mundial, solo superado por Emiratos Árabes Unidos y seguido de Portugal.

Las estadísticas sobre el proceso de vacunación en Cuba superan a las de la mayoría de los países. Foto: Ministerio de Salud Pública de la República de Cuba.

La trascendencia de las vacunas cubanas, tanto a nivel nacional como internacional, ponen al país en un lugar destacado en comparación con el resto del mundo, donde las cifras no alcanzan niveles tan altos. Además, sobresale el carácter gratuito y voluntario del proceso. Esta característica impide que los menos favorecidos no tengan acceso a los fármacos.

Lea también: La desigualdad en las vacunas: Fracaso moral del capitalismo.

Por encima de las campañas de desprestigio, y aunque la Organización Mundial de la Salud no acabe de certificar nuestros medicamentos, los datos hablan por sí solos. Durante 2022 muchas personas se vacunarán con el fruto de la ciencia médica revolucionaria, tanto en Cuba como en el extranjero. Esa es la grandeza del pueblo esta pequeña Isla, capaz de crecerse en la adversidad.

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí