Foto: Razones de Cuba

¿Dónde han quedado los vanos intentos de llevar a Cuba por un falso y dudoso camino? La pregunta se contesta por si sola, se han estrellado todos como un avión en medio del desierto, y es así, en esa tragicomedia, risible y penosa a la vez, que surge del polvo mugriento de la traición un nuevo «mesías» de la contrarrevolución interna en Cuba, el nuevo Judas Iscariote del pueblo, Yunior García Aguilera.

Quizás todo es parte de una nueva obra de teatro, puede que Judas se esté preparando para un papel de prota en una nueva película de Hollywood. Nadie le quita el talento al joven. Claro, no es mérito suyo solamente. El mismo ha bebido del seno de la Revolución, de sus escuelas y universidades. Ahora, después de recibir una educación de calidad, se pasa al team contrario, coquetea con el enemigo, le gusta el pasto verde del otro lado de la valla.

Es increíble como alguien puede generar una obra de arte, escribir guiones, actuar con originalidad y a la misma vez ser capaz de vender a los suyos por tan poco. ¿Cómo puede un supuesto actor y guionista traicionar a su Patria y a su pueblo con tanto descaro? 

¿Quién se cree este sujeto que es? De escribir guiones pasa a ser el autor de cartas de solicitud de marchas pacíficas, amparándose en la Constitución de la República de Cuba, específicamente en su articulo 56. Este también habla de La Declaración Universal de Los Derechos Humanos, de su artículo 20.

Parece que Yunior por fin se va a llenar de valor y va a convocar una marcha pacífica en contra del bloqueo, después de haber enviado una carta al presidente de Los Estados Unidos Joe Biden exigiendo el fin del crimen de lesa humanidad que ha afectado la vida de los cubanos por más de 60 años, privándolos incluso de poder acceder a insumos de primera necesidad y medicamentos en estos tiempos de pandemia.

Me temo que no es el caso, ¡Ni sueñen con ese Yunior señoras y señores! Ese es el que Cuba necesita, sin embargo, la Patria mira a su hijo mientras este intenta venderla a precio de mercadillo a las pirañas desalmadas de la Florida, aquellos frustrados que guardan en su billetera la sonrisa macabra de Batista. ¡Qué vergüenza!  Otro bobolón, otro Randy Malcom, otro Alexander, otro Yomil. ¿Dónde?, me pregunto yo, ¿Dónde quedaron los Maceos y los Fidel?

Yunior, compadre, el artículo 56 de la Constitución de la Republica de Cuba garantiza el derecho de reunión, manifestación, y asociación con fines pacíficos, pero, te pregunto, ¿Consideras que es en medio de una guerra hibrida promovida desde la primera potencia económica y militar del mundo contra nuestro país, en medio de una política férrea de bloqueo recrudecida intencionalmente para provocar desesperación en la población, en medio de una pandemia global que ha cobrado la vida de millones en el mundo y de unos cuantos miles en nuestro país, el momento más apropiado para convocar tu “marcha pacífica” que los dos sabemos que es una provocación?,  no, menos aun después de la experiencia  del 11 de julio, y no va a pasar, pues has demostrado que actúas, nunca mejor dicho,  bajo el manual del imperio y no bajo la necesidad sincera de manifestarte pacíficamente.

Puedes comunicar lo que desees en tiempo y forma, aun así, no quita la doble intencionalidad de la acción que afecta directamente a la seguridad de la nación, la cual usando gala de la democracia tiene el derecho de considerar si una “marcha pacífica” si fuera el caso que no lo es, resulta necesaria para lograr un diálogo con posibles sectores de nuestra sociedad que quieran comprometerse con dialogar abiertamente sobre temas que les preocupan, o que sencillamente no están de acuerdo, esto actualmente se está haciendo, y demuestra a su vez que, aún en situaciones complejas para la nación, el estado cubano garantiza el principio universal de democracia de acorde a nuestro modelo económico, político y social, que fue ratificado por la inmensa mayoría, el socialismo.

¿Cuál es la intención detrás de tu propuesta de «marcha pacífica»?

La violencia que se evidenció en 11 de Julio fue importada, es el odio que anida en el corazón de las hienas sedientas de sangre que habitan en la Florida y de sus lacayos internos en contra de su propia gente, un odio visceral, vestigio de la Cuba prerrevolucionaria, es el odio de las clases burguesas hacia los obreros y a los más humildes, es el odio del rico hacia el pobre, ese círculo vicioso que encontró su fin con el triunfo de la Revolución el 1 de enero de 1959.

La violencia que se evidenció el 11 de Julio, fue primeramente recreada en las mentes retorcidas de personas que sienten apego por terroristas como Luis Posada Carriles, utilizan al pueblo, lo manipulan, se aprovechan de sus penurias, las que ellos mismos les generan, los ponen a fajarse los unos con los otros, dividen a los cubanos, a las familias, crean sentimientos ajenos a lo que significa la cubanía, que es amor a la patria, la solidaridad y el espíritu de luchar por su libertad.

En Cuba no hay presos políticos, a los actores involucrados en los sucesos del 11 de Julio se les han dado todas las garantías legales, y sus procesos siguen lo establecido en la ley de procesamiento penal y en correspondencia con los delitos cometidos por estos en los sucesos, ningún delito por los cuales se les acusa es asociado con lo político, más si por desacato, agresión a las autoridades, a personas, destrucción de la propiedad social, entre muchos otros que se someterán al marco sancionador dentro del código penal vigente,  según el tipo de delito y sus tipicidades.

Cualquier cubano digno quisiera resolver los problemas que tiene nuestra sociedad de manera pacífica y democráticamente, hasta que viene uno de tu calaña y propone todo lo contrario. Tu supuesta marcha pacífica, de 5000 personas y más es algo que el estado no puede permitir teniendo en cuenta la situación actual, hay otras prioridades ahora, sobre todo la vida de una nación que lucha contra la Covid-19, en medio de tantas cosas, de las cuales tu enjambre «pacífica» no va a solucionar ninguna.

A ninguno de tus manifestantes «pacíficos» se les ve la intención de una marcha en apoyo a las vacunas cubanas, en contra del bloqueo, no se convocan entre ustedes para sembrar alimentos, no se les ve reclamando que las familias cubanas que viven en los Estados Unidos puedan mandarle las remesas a los familiares que viven en la isla, en fin, todo lo que dicen ustedes ser pacífico, termina siendo todo lo contrario, porque ustedes no se mandan , son peones de otras personas que nada tienen de pacíficos y que juegan de manera cruel con las personas humildes y trabajadoras de Cuba.

¿Por qué habría que permitir tu marcha, sabiendo de antemano tus sucias intenciones y las de tus señores amos? Tú sabes de que se te habla, de tú marchita «pacífica» a la que libremente e ingenuamente se unen gente de todo tipo, con la cobertura de la prensa «independiente», de medios como ADN Cuba, Ciber Cuba, Cuba Cute, entre muchos otros que son financiados por los Estados Unidos para crear una pseudorealidad de la Isla que sirva como una antesala a una revolución de colores apoyada por la extrema derecha de la Florida y de parte de Europa y América Latina.

Estos medios, cuyos periodistas, se hacen llamar «independientes» dependen cada día más del Departamento de Estado de los Estados Unidos y de la CIA. ¿Por quien nos tomas Judas?, deja marchar libremente a la democracia, tu que la has raptado, no eres mesías del pueblo, eres Judas Iscariote, y ningún traidor debe de hablar de democracia o de marchas pacíficas, tus palabras quizás digan eso, pero el sucio veneno de lo que esconden produce un hedor que se huele a kilómetros de distancia. ¡A otro perro con ese hueso!

Yunior García Aguilera, el “patriota preocupado”

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí