Internet
Internet

Los yanquis vuelven a tropezar con la misma piedra en sus pesadillas por derrocar a la Revolución cubana, algo repetitivo desde 1958 cuando no pudieron impedir su triunfo como deseaba el presidente Eisenhower y el director de la CIA Allen Dulles. Su odio es tal que continúan dándose golpes con la misma pared, sin lograr un solo triunfo.

Una simple revisión de la historia comprueba su larga lista de fracasos, iniciados con la frustración de la conocida “Conspiración Trujillista”, el 13 de agosto de 1959, que con el apoyo del dictador dominicano Leónidas Trujillo, pretendió introducir hombres por la ciudad de Trinidad para alzarse en las montañas. El propio Fidel Castro dirigió las acciones que pusieron fin a la intentona injerencista.

Tampoco pudieron sembrar el miedo entre los cubanos con los bombardeos a ciudades y campos, por aviones procedente de Miami en octubre del mismo 59, ni la voladura del buque francés La Coubre, en marzo de 1960, para impedir que Cuba se preparara para enfrentar una invasión.

El inicio de la guerra económica y comercial, surgida con las medidas tomadas por Eisenhower el 19 de octubre de 1960, al prohibir todas las exportaciones a Cuba, excepto alimentos y medicinas, seguida de la solicitud del candidato presidencial J.F. Kennedy, de congelar todos los activos cubanos en Estados Unidos, no pudieron impedir el avance revolucionario.

La aplastante derrota a la invasión mercenaria por Bahía de Cochinos, demostró el total apoyo del pueblo a la Revolución, hecho que los emigrados en Miami no han podido superar y por eso continúan con sus trasnochados sueños.

El plan de la CIA de crear una fuerza armada en las montañas cubanas del centro de la Isla, fracasó totalmente, solo dejó muerte entre los cubanos y la enseñanza de quienes son los yanquis y sus tenebrosos métodos para restablecer la “democracia”.

Otra derrota sufrida por la CIA y el gobierno de Estados Unidos, fue la desmantelación de los 400 grupúsculos contrarrevolucionarios dedicados al espionaje y el terrorismo en la Isla. Decenas de millones malgastados en el pago a sus agentes, todos penetrados por los órganos de seguridad de Cuba que impidieron muchas de sus acciones, incluidos los planes de asesinato a Fidel y Raúl Castro, buches amargos que tragaron los prepotentes dirigentes yanquis.

La macabra acción de aislar a Cuba del hemisferio, con la expulsión de la OEA, lejos de debilitar a la Revolución la fortaleció y aumentó el rechazo a la política de Estados Unidos al establecer la guerra económica, comercial y financiera, oficializada en febrero de 1962. Esa acción no pudo doblegar al pueblo a pesar de las penurias creadas, algo que mantienen con la esperanza de que el pueblo culpe al sistema socialista, sin conseguirlo.

Las campañas mediáticas de mentiras y tergiversaciones a través de estaciones de radio, televisión y la prensa, tampoco debilitaron el apoyo del pueblo al gobierno revolucionario, que siguió a su líder Fidel Castro en cada batalla.

Con el hígado inflamado y los nervios alterados por tantos fracasos, los yanquis insisten en sus planes subversivos, pero el rechazo mundial por su inhumana guerra económica, es unánime, evidenciado en la votación anual en la ONU.

La apertura de la Sección de Intereses en La Habana en 1977, fue empleada para trabajar la subversión política y el espionaje, denunciado por Cuba en 1987 con el testimonio de 27 de supuestos agentes CIA, introducidos por los órganos de seguridad cubanos.

Ante la caída del campo socialista europeo, impulsado por el Programa Democracia de Ronald Reagan, unido al reclutamiento de dirigentes de esos países, para cometer errores que disgustaran a la población y desmantelar desde adentro la ideología socialista, los yanquis se relamieron los bigotes, esperanzados en que Cuba no resistiría la pérdida del 38 % del PIB y cual fruta madura caería en sus brazos. Nada más lejos de la realidad y volvieron a sentir el sabor agrio de la frustración, a pesar de las predicciones de la CIA en sus estimados de inteligencia.

La organización, preparación de nuevos grupúsculos contrarrevolucionarios y su entrenamiento en los tres centros creados dentro de la Sección de Intereses yanquis en La Habana, en violación de la Convención de Viena, que establece en su artículo 41-3: “Los locales de la misión diplomática no deben ser utilizados de manera incompatibles con las funciones de la misión”, mas los materiales subversivos que les entregaban y otros medios para sus provocaciones, introducidos en las valijas diplomáticas violando el artículo 27-4, no les valió de nada.

Con el uso de Internet se entusiasmaron en subvertir ideológicamente a los jóvenes cubanos. Para eso reclutaron a personas entrenándolas en dicho trabajo, a partir de la experiencia en otros países donde aplicaron los métodos de Lucha No Violenta. Se lanzaron a fondo contra la Revolución cubana y crearon inicialmente las plataformas Zunzuneo, Piramideo, Raíces de Esperanzas y blogs como Generación Y, pasando a otras etapas con la prensa digital respaldada con un fuerte financiamiento a través de la USAID y la NED, ambas pantallas de la CIA.

Por esta vía quieren movilizar a la juventud para sus actos provocativos, entre ellos el N27 y el 11 de Julio, pero la vida pone las cosas en su lugar y esas ilusiones se disolvieron como sal en agua, al quedar demostrado que el plan subversivo es del gobierno yanqui y las caras visibles son solo marionetas a su servicio sin respaldo popular, como tergiversan en las redes sociales.

El recrudecimiento despiadado de la guerra económica ha expuesto el carácter inhumano de Estados Unidos, por impedirle a Cuba en medio de la pandemia de la Covid-19, la compra de medicamentos y equipos para su combate, incluso hasta el envío de dinero como remesa familiar, siempre con el propósito de incrementar las penurias del pueblo y que este culpe al socialismo, añeja estrategia que no arroja los dividendos ideados, y por eso su actual desespero.

Esa ansiedad les hace volver a errar, al repetir acciones que nunca tuvieron resultados, como son las llamadas “marchas cívicas”.

¿Olvidaron el fiasco de las protagonizadas por las Damas de Blanco, que costaron miles de dólares sin ningún resultado? Cuba lo permitió para que ellas mismas se desgastaran y la división reinara. El enriquecimiento personal de su presidenta es la mejor prueba.

La novísima estrella del momento es Yúnior García, acólito de Tania Brugueras durante su intentona del 27N. Al igual que otros, lo entrenaron en el exterior, pero al servir los intereses yanquis también se hundió en el pantano del fracaso, porque lo fabricado y financiado con dinero de Estados Unidos tendrá siempre el mismo final.

Las amenazas yanquis de incrementar las sanciones económicas, unidas a las de sus lacayos en el Parlamento Europeo, no atemorizan al heroico pueblo cubano que ama su patria libre y soberana, sentimiento que Estados Unidos y sus analistas no llegan a comprender, de ahí sus constantes errores y fracasos, pues como dijo José Martí:

“Cuando se lucha por la existencia de la patria, la división y la rivalidad son crímenes”.

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí