Foto: Internet

El presidente de EE.UU., Donald Trump, ha afirmado este viernes que el asesinato del general mayor iraní Qassem Soleimani fue realizado para alcanzar la paz.

«Anoche tomamos medidas para detener una guerra. No tomamos medidas para iniciar una guerra», ha señalado el mandatario ante los periodistas en Palm Beach (Florida).

«Tengo un profundo respeto por el pueblo iraní […] No buscamos un cambio de régimen», ha agregado.

No obstante, ha acusado a Teherán de desestabilizar Oriente Medio y anunció que Irán «debe cesar ahora» sus acciones.

Al mismo tiempo, advirtió que Washington está dispuesto a dar cualquier paso para proteger a sus ciudadanos.

«EE.UU. tiene con diferencia el mejor Ejército del mundo. Tenemos la mejor Inteligencia del mundo. Si los estadounidenses están amenazados en algún lugar, tenemos todos esos objetivos ya completamente identificados, y yo estoy dispuesto y preparado para tomar las medidas necesarias», ha señalado Trump.

Soleimani fue una figura clave en la dirección de las acciones militares de Irán en Oriente Medio. Estaba al frente de los servicios de Inteligencia iraníes y gozaba de una gran popularidad en su país gracias a sus numerosos méritos, entre los que se cuenta haber dirigido la lucha de milicias chiitas contra el Estado Islámico en Irak y Siria. Varios expertos consideran que Soleimani fue la segunda persona más poderosa en Irán, tras el líder supremo, ayatolá Alí Hoseiní Jameneí, y tenía hasta más influencia que el presidente, Hasán Rohaní.

Además de él, en el bombardeo de este jueves murieron Abu Mahdi al Muhandis, el jefe de las Fuerzas de Movilización Popular (FMP) y comandante de la milicia Kataib Hezbolá (KH), y al menos otras 10 personas.

El Pentágono confirmó la autoría del ataque de misiles perpetrado este 2 de enero en la capital iraquí, el cual fue efectuado «bajo la dirección» del presidente de EE.UU., Donald Trump, y «tenía como objetivo disuadir futuros planes de ataque iraníes».

Por su parte, el presidente de Irán, Hasán Rohaní, declaró que Teherán y otras naciones de la región «vengarán» el asesinato de Soleimani y aseguró que esta acción hará que Teherán esté «más decidido» en su resistencia contra EE.UU. Previamente, el canciller iraní, Mohammad Javad Zarif, calificó los ataques de EE.UU. de «acto de terrorismo internacional», mientras que el líder supremo del país, Alí Hoseiní Jameneí, advirtió que a los «criminales» que mataron al general les espera una dura venganza.

Con información de RT

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí