Internet
Internet

Por: CYNTHIA HERNÁNDEZ MAYOL

Por más que pasen los años, el pueblo cubano guarda el amargo recuerdo por quienes les fue arrebatada la vida de forma injusta y cruel. Cuba ha sido víctima en reiteradas ocasiones de atentados hacia personas inocentes, inmuebles de interés económico y social, los relacionados con agentes químicos, de manos de quienes se creen “valientes”, financiados por la CIA.

Este 13 de abril se cumple un año más del sabotaje a El Encanto, tienda capitalina situada en la céntrica calle de Galiano, considerada en ese entonces por departamentos la mayor de la nación, la cual quedó un día como hoy, pero de 1963, hecha escombros y con las vigas de acero retorcidas, tras el estallido de varias petacas incendiarias que generaron un fuego feroz.

Lamentablemente, aquel día, pereció una de sus trabajadoras y miliciana, Fe del Valle Ramos, jefa del cuarto piso y del departamento de niños. Conocida por Lula, esta al presenciar el desarrollo del incendio corrió por la búsqueda de los fondos de que tenía la Federación de Mujeres Cubanas para la construcción de círculos infantiles, pero nunca pudo escapar de las llamas.

A causa de ese atentado, además, otras 18 personas resultaron lesionadas y se calculó que los daños rondaban los 20 millones de dólares. Este hecho fue parte de una cadena de actos terroristas que sufrió la nación a partir de 1960 por una contrarrevolución, integrada por las personas más inhumanas, sin escrúpulos y sin piedad, unos verdaderos asesinos.

Por “Made in USA” se le recuerda a este tipo de eventos que sufrió la Isla. El caso de El Encanto, fue perpetrado por uno de sus trabajadores, Carlos González Vidal, el cual sentía desafecto por la revolución y aceptó de manos de contrarrevolucionarios la propuesta de hacer estallar la tienda, con explosivos suministrados por la CIA, sin importar el costo humano y económico.

Como este, son muchos los actos terroristas que, contra Cuba, el gobierno norteamericano orquestó para desestabilizar el proceso revolucionario y apoderarse de esta pequeña isla que tan próxima a sus costas, le demuestra la firmeza de un país subdesarrollado pero libre y culto, bloqueado, pero en la primera fila del desarrollo de la ciencia y la biotecnología.

No podemos identificarlos como del pasado, pues las amenazas actuales vienen desde la manipulación a los más pobres de mente y principios. Los ataques contra las tiendas, vidrieras hechas añicos, bustos de Martí ensangrentados, vagones descarrilados con mercancías de alto valor, los “artistas” y sus “obras”, “máximos defensores de los derechos humanos”.

El nuevo terrorismo, el bien llamado golpe blando, hay todavía quien no se lo cree, no le convencen incluso con las denuncias que se le hace en los espacios informativos. Ya no es época de tiros y bombas, es época de manipulación mediática, de persuasión, de juego de mente, de objetivos y hasta de consignas. Sí es Patria o Muerte, porque es un NO rotundo al terrorismo, al imperialismo y al anexionismo.

Tomado de CubaSì

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí