Foto: Internet

Rosa María Paya Acevedo acaba de cerrar, aún más, su vínculo con la mafia terrorista de Miami, al recibir el “Premio Internacional de Liderazgo Ileana Ros-Lehtinen” del año 2020, otorgado por el Congressional Hispanic Leadership Institute.

Supuestamente ese premio es entregado a líderes que, dentro y fuera de los Estados Unidos, se destacan en su lucha por la “democracia y la defensa de los derechos humanos” en Latinoamérica.

Dicho premio la compromete y evidencia que la mafia terrorista la utiliza para sus planes anticubanos, pues Rosa María no tiene historia política, es solo una empleada de esa pandilla llena de asesinos, que le imparte órdenes.

Es sabido que la ex congresista republicana Ros-Lehtinen, tiene una amplia hoja de servicios a terroristas, asesinos y ladrones, que desde octubre del 2019 está sujeta a una investigación federal en el Departamento de Justicia, por fraude, al utilizar dinero de su campaña electoral para fines privados, delito denunciado por el grupo de vigilancia sobre asuntos políticos, Campaign Legal Center, ante la Comisión Federal de Elecciones.

En junio del 2019, el sitio web Florida Politics, publicó un artículo revelando los gastos en hoteles, cenas y compras privadas, realizado por la entonces congresista, con fondos del comité de su campaña.

El premio recibido por Payá la ensucia y es una prueba contundente de que sus acciones contra Cuba, son parte de los planes de la mafia terrorista y asesina.

Para quienes no conozcan los antecedentes de Ileana Ros-Lehtinen, basta recordar que logró su elección como miembro de la Cámara de Representantes, con el apoyo financiero e influencia política de Jorge Mas Canosa, presidente de la organización terrorista Fundación Cubana Americana, FNCA, unido al asesoramiento de Otto Reich y Jeb Bush, funcionarios conocidos por sus posiciones anticubanas.

Ileana, nacida en La Habana el 15 de julio de 1952, llegó a presidir el Comité de Asuntos Exteriores de la cámara baja, oponiéndose a toda mejoría de las relaciones con Cuba, y fue promotora de leyes para incrementar el Bloqueo.

Desde su posición política, envió cartas a varias instituciones del Gobierno en apoyo a los hermanos William y Roberto Isaías, banqueros ecuatorianos condenados in absentia por estafa.

Su defensa por esos ladrones fue por comprometimiento, ya que ambos le donaron 23 mil 700 dólares a su campaña electoral de 2010, 2012 y 2014, y donaron otros 10 mil para la campaña del senador Bob Menéndez en 2012, miembro corrupto de esa mafia anticubana.

La mala reputación de Ileana Ros, nombre del premio otorgado a Payá Acevedo, incluyen sus gestiones ante el presidente Georg Bush, para que indultara al terrorista Orlando Bosch, a pesar del rechazo del Departamento de Justicia, a su petición de asilo político en Estados Unidos.

En su empeño por ayudar a Bosch, Ileana recibió el apoyo del terrorista Carlos Alberto Montaner, el Senador Connie Mack y el Representante Lincoln Díaz-Balart Caballero.

Documento del FBI, fechado el 16 de agosto de 1978, expresa:

Orlando Bosch Ávila, fue juzgado anteriormente y absuelto en una Corte Federal de Miami, por cargos de extorsión. En 1968 fue condenado en una Corte Federal por poner bombas en barcos y sentenciado a 10 años de prisión y liberado bajo palabra en diciembre de 1972. En junio de 1974 admitió haber enviado paquetes de explosivos a las embajadas cubanas en Perú, España, Canadá y Argentina… Actualmente está en encarcelado en Caracas, Venezuela, relacionado a una investigación de ese gobierno, por la explosión el 6 de octubre de 1976 de un avión de la línea aérea cubana, en el cual murieron 73 personas”.

Solo en 1968, Orlando Bosch colocó en territorio norteamericano 82 bombas y entre los años 74 y 76 ejecutó ciento once acciones terroristas.

En México y Centro América, realizó 27 actos terroristas, 2 en Canadá, 31 en países del Caribe, 33 en Sudamérica y 11en Europa.

La defensa de Ileana Ros a criminales es amplia, entre ellas están sus gestiones a favor de la libertad de Virgilio Paz Romero, José Dionisio Suárez Esquivel, Guillermo Novo Sampol y Michael Townley, responsables del asesinato del ex canciller chileno Orlando Letelier y su secretaria norteamericana, ocurrido en plena calle de Washington D.C. En 1981 Ros-Lehtinen logró con sus gestiones, que el presidente Ronald Reagan los indultara.

También obtuvo la residencia legal en Miami para Luis Posada Carriles, coautor de la voladura del avión cubano en 1976 y se implicó sin recato, en la defensa de los terroristas Rodolfo Frómeta Caballero, jefe del grupo anticubano Comando F-4 y de Eduardo Arocena Pérez, asesino de un diplomático cubano en New York.

No se puede olvidar su participación en el proceso de retención en Estados Unidos, del niño Elián González, siendo bautizada como La Loba Feroz.

Fue denunciada, junto al senador Marco Rubio, por el presidente venezolano Nicolás Maduro, por su participación en los hechos de corte terrorista ejecutados por la oposición venezolana en 2014.

Esa “luchadora por la democracia”, dio total respaldo al golpe militar en Honduras contra el presidente constitucional Manuel Celaya, secuestrado y trasladado a México en ropa de dormir, hecho sin precedentes en la historia.

Rosa María Payá sabe el terreno que pisa, porque desde que se entrevistó con diplomáticos yanquis en La Habana, aceptó vender su alma, a cambio de una visa como “refugiada política” y eso implicaba vincularse a las actividades más sucias de esa mafia terrorista, que tiene las manos ensangrentadas.

Por eso le entregan ese premio, para que continúe la tarea de los que por la edad pasan a un segundo plano.

La historia siempre pasa factura a personas como Rosa María, esas que se cambian por dinero y son repudiadas por el pueblo, porque como aseguró José Martí:

“Ver para juzgar después”

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí