Sacando de los archivos viejos planes, la CIA ha orientado a dos de sus colaboradores, para que el jueves 15 de abril 2021, promuevan en Cuba la campaña de “encender una luz por la libertad de la Isla”.

Esa medida los yanquis la idearon en 1961, durante la invasión mercenaria por Bahía de Cochinos y ahora esos asalariados la retoman, como si los que viven en la Isla fueran tontos y no supieran detectar el plan para afectar la economía del país y la propia de cada consumidor.

Según la propaganda de los dos asalariados, el encendido debe ser a las 08:32 pm, justo cuando termina la emisión del noticiero de la TV cubana, piden documentar la acción y enviarla por las redes sociales, como señal de protesta ciudadana en la víspera del inicio del Congreso del Partido Comunista de Cuba.

José Daniel Ferrer, supuestamente muy “debilitado” por su prolongada “huelga de hambre”, solicita que el pueblo participe en “la campaña luz de alarma”, como demostración del descontento de los cubanos, ante la “falta de libertades” que viven a diario dentro de la Isla.

Más de lo mismo ante la falta de éxitos de la contrarrevolución interna, esa que vive a costa del presupuesto que anualmente asigna el gobierno de Estados Unidos, para la subversión en Cuba.

Para quienes lo olvidaron o no lo vivieron, a través de Radio Swan, creada por la CIA el 17 de marzo de 1960 para su guerra psicológica contra la Revolución cubana, se emitió un mensaje casi idéntico, el día 18 de abril de 1961, que decía textualmente:

“Pueblo de La Habana: Atención, ayuda a los valientes soldados del ejército de liberación. Hoy a las 07:45 pm, cuando demos la señal por esta estación radial, todas las luces de tu casa deben estar encendidas; todos los equipos eléctricos conectados para que crezca la demanda y aumente la carga en los generadores de la compañía de electricidad. Pero no te preocupes, el ejército libertador recobrará las plantas eléctricas y las pondrán a funcionar nuevamente”.

Da pena, que 60 años después esos colaboradores de la CIA sean orientados a promover algo similar, que cómo se sabe, terminó convirtiéndose en la primera derrota de Estados Unidos en América Latina, en las arenas de esas playas de Cuba.

Torpes funcionarios yanquis que se dejan manipular por ladinos políticos de origen cubano y no sacan experiencias de 62 años de fracasos.

Allá los escasos de mente que les sigan la corriente, para que aquellos se llenen los bolsillos de dólares, a costa de los cubanos en la Isla.

Preciso fue José Martí cuando alertaba:

“Vallas a la picardía y magnifico silencio a los picaros”.

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí