Según la página contrarrevolucionaria Cibercuba, la activista fue desnudada por su “agresor”. En la foto, con vestido corto y chancletas en mano, poco antes de que el chofer alquilado la bajase de la moto “para no meterse en candela”.

Desde hace varios meses la prensa contrarrevolucionaria en internet ha convertido en su principal blanco de ataque a la figura del periodista Humberto López por las denuncias que suele realizar en el espacio estelar del Noticiero Nacional de la Televisión cubana donde, en más de una ocasión, ha puesto al descubierto el accionar ya sea de los grupos mercenarios en Cuba o radicados en Estados Unidos.

Aunque los reportes del periodista cubano están basados en documentos, videos u audios de llamadas telefónicas, que justifican cada una de sus aseveraciones, su labor profesional ha tratado de ser minimizada y desprestigiada por un constante linchamiento mediático.

Como prueba de la efectividad de sus denuncias, los medios anticubanos en la web, que en los últimos meses le han servido de coro a los intentos de golpe blando contra la Isla, además de difamar sobre su profesionalidad y vida privada han lanzado amenazas de todo tipo contra él y su familia.

Pero de las amenazas, propias de los métodos de la guerra sicológica que se practica en internet contra todo aquel que defienda a la revolución cubana, algunos de los contrarrevolucionarios radicados en la Isla han pasado a los hechos. Hace solo unos días, por ejemplo, los medios de la contrarrevolución dieron cuenta de un vertimiento de chapapote en la fachada de la casa de la familia del reportero en la ciudad de Colón, en la occidental provincia de Matanzas.

El más reciente caso de este tipo de provocaciones contra este profesional, quien además a raíz del recientemente finalizado 8vo Congreso fuese nombrado miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, tuvo lugar este sábado cuando una autodenominada activista por los derechos humanos lo abordó de forma sorpresiva al salir de casa de una amistad en la barriada capitalina de La Coronela, La Lisa.

La emboscada mediática protagonizada por Yeilis Torres Cruz, miembro de la organización contrarrevolucionaria Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), contra el periodista, mediante una directa en Facebook, no puede ser más burda sobre todo si se tiene en cuenta la premeditación con que fue realizada la misma.

Como puede apreciarse en las imágenes publicadas por la activista, que ahora intenta pasar por víctima de la agresión física del periodista, comienza la transmisión a casi unos treinta metros de distancia de la puerta del edificio por la que aparecerá poco después.

Mientras camina hacia Humberto López se le escucha claramente decir: «Conéctense rápido, Conéctense rápido, que esto es importante», o lo que es lo mismo Conéctense rápido que voy a comenzar el show.

Luego, en una segunda directa, llena de contradicciones, la acosadora, con lágrimas en los ojos, aseguró haber sido golpeada por el periodista y lo hizo sin mostrar, salvo una cadena partida, ninguna prueba de la violenta respuesta de Humberto.

Al parecer la falsa víctima Yeilis no es una novata en la representación de este tipo de melodramas. Según afirma el estudiante de periodismo Pedro Jorge Velázquez en su página de Facebook:

“Yeilis Torres Cruz, quien es santiaguera y miembro de la UNPACU, no hace algo así por primera vez. No ¡qué va! Ella se dedica exactamente a eso: a filmar con el celular a personas que no se lo autorizan, a violar la vida privada de lo demás, a ofender públicamente en su perfil de Facebook a quienes considera “chivatones malnacidos” y a hacer escándalos de este tipo para que, según ella, “se caiga el comunismo”. Humberto no fue a buscarla a ella, ella fue a buscar a Humberto. Tampoco es la primera vez que Yeilis se mete el celular en su ropa interior y acusa a alguien, sin pruebas, de haberse sobrepasado con ella. ¿Qué cómo sé todo? Bueno, está público en su Facebook en su historial de directas y publicaciones. Vayan a verlo”.

Por otra parte, en contraposición a lo que aseguran la mayor parte de las plataformas digitales financiadas por agencias del gobierno de EE.UU que ensalzan este tipo de acciones, la provocadora nunca fue fiscal. De Santiago de Cuba se trasladó a La Habana donde se dedicó a la prostitución hasta que trocó el oficio más antiguo del mundo por el de la contrarrevolución.

Está más que claro que la acosadora estaba esperando en algún lugar de la cuadra a que López terminase su visita para interpretar su abordaje contra la privacidad del profesional.

La agresión mediática, por cierto, ocurre solo unos días después de que, via Telegram, circulase una larga lista de periodistas revolucionarios, en la que no podía faltar, por supuesto, el nombre de Humberto López, junto a un llamamiento a los vecinos de los periodistas a que les cerraran el paso cada vez que intentaran salir de sus casas. ¿Casualidad?

Otra prueba de la premeditación del show protagonizado por la acosadora es que, Yeilis Torres Cruz, vive a dos cuadras del lugar en donde tuvo lugar la directa y fue avisada, ¿dinero mediante?, por un vecino de la presencia de Humberto López en casa de sus amistades.

Después de ser repudiada por los vecinos y de intentar escapar en una moto, probablemente alquilada y de la que fue bajada por el propio chofer de la misma, Yeilis Torres se presentó a la policía para realizar la denuncia de la supuesta agresión.

Según el doctor, Jorluis Borges Galván, que la atendió en el Policlínico Cristobal Labra a la denunciante se le realizó Rayos X en ambos brazos sin presentar fracturas y una placa del cráneo donde tampoco se observó ninguna lesión, tampoco se apreciaron indicios de agresión o mutilación.

Por último, demás está decir que ni listas ni provocaciones planificadas van a amedrentar ni silenciar a los periodistas cubanos comprometidos con la Revolución y la verdad. Como suele decir Humberto López al final de cada uno de sus programas: “Volveremos, pronto, muy pronto, con mucho más”.

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí