Foto: Internet

Desde hace 60 años, Estados Unidos fabrica una matriz de opinión para hacerle creer al mundo que el socialismo cubano ha llevado a la ruina al pueblo, pero sus periodistas no hablan de la guerra económica, comercial y financiera que estructuran los yanquis para impedir el avance del sistema, al imponer con sus leyes criminales prohibiciones al comercio y sanciones severas a quienes las violen.

Sus campañas mediáticas repiten que “la economía cubana es un fracaso” y en los últimos años pretenden responsabilizar a los errores del gobierno, que, si bien han sido muchos, la verdadera causa es el llamado Bloqueo, algo reconocido por la CIA en sus informes secretos, donde aseguran:

“El principal objetivo de los programas encubiertos contra Castro es completar el aislamiento económico, político y psicológico de Cuba respecto a América Latina y el mundo libre….  estas medidas han sido en buena parte responsables de las actuales dificultades económicas de Castro, pero pudieran adoptarse nuevas y eficaces medidas de Guerra Económica”.

A pesar de esto, la Revolución cubana exhibe avances en educación, salud, cultura y desarrollo científico, a nivel de países desarrollados, incluso con una industria biotecnológica que le permite contar hoy con 5 candidatos vacunales contra la Covid-19, cosa impensable para Latinoamérica, la fabricación de equipos de alta tecnología y la producción de software que le permiten competir con otras naciones.

En contraste con esto, informes del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), aseguran que América Latina es la región más desigual del planeta, donde en países como Chile, las mujeres de los barrios pobres nacen con una esperanza de vida solo de 18 años, bien diferente a los más de 80 que tienen las cubanas en el sistema socialista, ese que tanto satanizan los yanquis.

Otra de las desigualdades que viven los países latinoamericanos regidos por el capitalismo, está marcada por el color de la piel, pues los indígenas, negros y mestizos son más pobres y con menos posibilidades de terminar los estudios secundarios o lograr un empleo estable, que las personas blancas, situación erradicada por la Revolución socialista cubana, que brinda las mismas oportunidades para citadinos, campesinos y personas de todos los colores de piel.

El socialismo en Cuba tiene un sistema de educación universal y gratuito para todos, lo mismo que el de salud, por eso los altos niveles de supervivencia de los niños al nacer y sus madres, y una esperanza de vida superior a los 78 años, contrario a los países capitalistas de la región, prueba que el socialismo no es tan atroz como lo pintan.

¿Por qué cientos de miles de latinoamericanos emigran todos los días hacia Estados Unidos?

Huyen de la pobreza perenne que mata de hambre y no por el comunismo, como acuñan a la emigración cubana, la única que disfruta desde 1966 de la llamada Ley de Ajuste Cubano, la cual otorga beneficios que ningún otro ciudadano del mundo tiene, solo porque proceden de un país socialista. 

Los cubanos llegan a Estados Unidos con más de 9no grado, graduados universitarios o de nivel técnico, saludables e inmunizados contra 13 enfermedades contagiosas, gracias al socialismo, situación que no presentan los miles de latinoamericanos que intentar entrar en ese país.

La brecha entre ricos y pobres en América Latina, es mayor que la de que se observa en África subsahariana y no a causa del socialismo, sino del capitalismo salvaje, como lo calificó el Papa Juan Pablo II, pero para esa realidad no hay campañas mediáticas.

Los yanquis no descansan en desprestigiar al socialismo cubano y no permiten que su economía prospere, para decir que las penurias son producidas por la ineficiencia interna y no por su Bloqueo, al que ellos califican como Embargo, pero sus propios documentos demuestran lo contrario.

En enero de 1962, el presidente J. F. Kennedy aprobó el Proyecto Cuba, conocido como Operación Mangosta, el cual contiene una variedad de acciones políticas, diplomáticas, económicas, psicológicas, propagandísticas, de espionaje, actos terroristas y la organización y financiamiento a grupos contrarrevolucionarios, con el único propósito de hacer fracasar el socialismo cubano, situación que no sufre ningún otro país capitalista y sin embargo la pobreza y la desigualdad es cada día más elevada.

Dicha Operación tiene 32 tareas, de ellas 13 contra la economía cubana, muestra del odio despiadado y que afecta directamente el consumo alimenticio del pueblo.

En su encabezamiento se afirma:

La acción política será apoyada por una guerra económica, que induzca al régimen comunista a fracasar en su esfuerzo por satisfacer las necesidades del país, las operaciones psicológicas acrecentarán el resentimiento de la población contra el régimen…”

Prueba del carácter multilateral de esa guerra económica y comercial la exponen sus tareas:

“El Departamento de Estado estará preparado para recomendar al Presidente, la terminación de los remanentes comerciales entre Estados Unidos y Cuba”.

“El Departamento de Estado planificará con el de Comercio y otras agencias estadounidenses, cómo interrumpir la diversión de artículos vitales en el comercio cubano…y explorará la colaboración con otras naciones de la OEA, particularmente Canadá y México”.

“El Departamento de Estado, con el de Comercio y otros involucrados, confeccionará “una lista positiva” de artículos a América Latina, que estarán sujetos a los mismos procedimientos de licencias aplicados en otras partes del mundo libre a tales embarques”.

“El Departamento de Estado obtendrá de la Secretaría de Comercio, una propuesta para modificar los controles de exportación actuales sobre información técnica, petroquímica y equipos de comunicaciones, para que Cuba sea tratada igual que el bloque chino y soviético”.

“El Departamento de Estado propondrá recomendaciones sobre la promulgación de la orden de transportación, apartado del Acta de Producción para la Defensa de 1950, prohibiendo el empleo de buques estadounidenses en el comercio con Cuba”.

“El Departamento de Estado planificará la posible extensión del tratamiento portuario estadounidense, dado ahora a los buques del Bloque soviético y cubano, se incluirá también los buques arrendados por el Bloque y Cuba”.

“El Departamento de Estado informará la factibilidad de hostigar embarcaciones del Bloque, negándoles la entrada en los puertos estadounidenses, por razones de seguridad, si estos buques hubieran tocado o tocarán puertos cubanos”.           

“El Departamento de Estado informará las posibilidades de obtener una cooperación discreta del Consejo Nacional de Comercio Exterior, para que los exportadores estadounidenses se nieguen a cargar en buques de otras nacionalidades, que toquen puertos cubanos”.

“El Departamento de Estado informará las posibilidades de obtener una cooperación discreta, de la Cámara de Comercio y la Asociación Nacional de Fabricantes, con la finalidad de influir en las corporaciones con subsidiarias fuera del país, para que se sumen al espíritu de las sanciones económicas estadounidenses”.  

“La CIA propondrá un plan para provocar el fracaso de las cosechas de alimentos en Cuba”.

“El Departamento de Estado informará el estado de los planes para ganar la cooperación de los aliados de la OTAN. El objetivo es convencer a esas naciones a dar los pasos para aislar a Cuba de Occidente”.    

“El Departamento de Estado informará el estado de las acciones adoptadas con Japón, quien tiene un comercio comparativamente importante con Cuba, las cuales son similares a las seguidas con las naciones de la OTAN”.

“La CIA propondrá un plan para la interrupción del suministro del níquel cubano a la Unión Soviética. Considerará específicamente cómo bloquear la reapertura del suministro de níquel de Canadá a los soviéticos”.

Organismo de la ONU, aseguran que la tasa de pobreza crece por años y será muy superior después de la pandemia del Covid-19, y no a causa del sistema socialista.

El descontento social contra las medidas neoliberales en el continente, son cada vez más violentas por la situación de desprotección que sufren los pueblos, pero los yanquis no acusan al capitalismo de eso, al ser ellos los culpables de tantos males.

Imagínense por un momento que los países latinoamericanos sufran la guerra económica que los yanquis le imponen a Cuba y a Venezuela. ¿Resistirían los pueblos tantas limitaciones?

Sólo quienes defienden unidos la libertad y la soberanía, resisten para no volver nunca más a la explotación que hoy sufren los hermanos latinoamericanos por ese capitalismo salvaje.

Contundente José Martí al afirmar:

“Las cosas hay que verlas en sus causas y objeto, no en la superficie”

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí