Por la vida, un retorno seguro a las aulas
Por la vida, un retorno seguro a las aulas

Por Mailenys Oliva Ferrales

Desde este 2 de noviembre, en casi toda Cuba se vive un ajetreo matutino que mucho se extrañaba. De uniforme y nasobuco, esta vez, los reencuentros no fueron menos cálidos entre alumnos y «profes», aunque se extrañen los abrazos y los besos de bienvenida a la casa grande del saber.

La Isla se crece otra vez frente a la pandemia, con una alegría compartida de alumnos, padres y maestros, que hablan de un retorno a las aulas con la certeza de que, desde la Educación, también se apuesta por la vida.

Que 11 provincias del país y el municipio especial Isla de la Juventud hayan puesto en marcha el curso escolar 2020-2021, y que en la capital se reanude el periodo académico 2019-2020 (detenido por más de siete meses), tiene detrás una labor exhaustiva, multifactorial y profundamente humana, que garantiza, por igual, el aprendizaje y la protección de los educandos.

Se redoblaron los esfuerzos para ajustar el programa curricular a un menor tiempo lectivo, sin afectar la calidad con que se debe llevar el conocimiento a nuestros niños y jóvenes.

En lo adelante, todas las jornadas serán un reto, tanto para la familia como para la escuela, porque la batalla contra la COVID-19 no se gana solo con protocolos escritos o pomos con productos de desinfección. Conciencia y responsabilidad son palabras que deberán estar más en el pizarrón, pero han de cobrar vida en el actuar colectivo, como garantes de un curso seguro.

EN CIFRAS

23 %           del presupuesto estatal respalda los servicios educacionales en Cuba.

+ de 1 000   escuelas se repararon en el país para este curso escolar.

+ de 1 000   círculos infantiles funcionan sin incidencia de ­COVID-19, desde el pasado mes de septiembre.

+ de 3 000   docentes apoyan el proceso educativo en La Habana.

1209           centros abiertos en la capital.   

314 095       es la matrícula de esos centros.

2 087          estudiantes son internos.

172 125       estudiantes son seminternos.

Fuentes: Cubadebate, Mesa Redonda y Juventud Rebelde.

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí