Imagen: Internet

Un grupo de economistas estadounidenses pidieron al Gobierno de Estados Unidas levantar de inmediato de las medidas coercitivas unilaterales impuestas a países como Venezuela, Cuba e Irán, entre otros, informó Telesur.

Los economistas destacan que la solicitud intenta evitar el aumento en el número de víctimas mortales en las naciones ante la situación de la expansión del coronavirus (Covid-19), que ya afecta a más de 200.000 personas a escala mundial.

«Esta política es desmesurada y flagrante contra el derecho internacional. Aún peor, ahora está alimentando la epidemia de coronavirus. Es imperativo que Estados Unidos levante estas sanciones inmorales e ilegales para permitir que Irán y Venezuela enfrenten la epidemia de la manera más efectiva y rápida posible», expresó el profesor y director del Centro para el Desarrollo Sostenible de Columbia Universidad, Jeffrey Sachs.

Sachs señala que la única función de las medidas coercitivas de EE.UU. contra estas tres naciones es la de «presionar a esos gobiernos al inducir un sufrimiento generalizado».

El canciller de Venezuela, Jorge Arreaza a través de su cuenta twitter expresó su apoyo al trabajo especial sobre el tema de la pandemia del Coronavirus del Centro de Investigación Económica y Política (CEPR).

Por su parte, otros economistas advierten que las medidas unilaterales frenan la capacidad de las naciones para atender la situación de la pandemia, que ha quitado la vida de más de 9.000 personas.

«No cabe duda de que las sanciones han afectado la capacidad de Irán para contener el brote, lo que a su vez provocó más infecciones y posiblemente la propagación del virus más allá de las fronteras de Irán», indica el codirector del CEPR, Mark Weisbrot.

Para Dean Baker, economista principal de CEPR, la mejor ayuda humanitaria que puede prestarle Washington a estos países es levantar las medidas coercitivas que en Venezuela, por ejemplo, ha generado pérdidas millonarias por más de 140.000 millones de dólares.

También ha mermado la capacidad para la adquisición de financiamiento, insumos médicos y alimentos para atender a la mayoría de los venezolanos añadió Baker.

«En una época de crisis, con decenas de millones de personas en los países afectados en riesgo de contraer la enfermedad y posiblemente morir de ella, la única respuesta humanitaria razonable es suspender las sanciones hasta que pase la amenaza», sentenció el economista.

Tomado del Periódico Granma

Informaciones relacionadas

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí