Internet
Internet

Como sacada de la más absurda telenovela en donde la trama difiere mucho de la realidad, la clásica embustera de la teleserie se ha aprendido bien su papel y anda en busca de captar fans y salir en los medios con su sonrisa tóxica.

Por otra parte, el mismo teque, la misma cinta que se repite, la agenda no varía. El mecanismo, la repetición que trata de crear una pseudorealidad basada en un constructo comunicativo, uno de fácil absorción por parte de las mentes más débiles. ¿Qué ser humano con un ápice de sentido común pudiera caer en sus manipulaciones?

No se que se sienta salir de manera consciente ante la prensa internacional y mentir descaradamente por unos cuantos dólares a costa del sufrimiento de un pueblo digno. Ciertamente, hay que ser muy mala gente o una psicópata que en sus delirios se cree, más que nada, cada palabra que el imperio le hace decir antes de recibir la paga. Desplumemos entonces al ave de rapiña, que su retórica barata de manipulación quede como una palabra desconectada del mundo, como eco sin público.

Un diálogo contrario al deseo de la gente con sentido común habla de «presiones efectivas» contra el pueblo de Cuba, al mismo tiempo que una lengua bífida trata de jugar con fenómenos que sus amos han creado para afectar la vida cotidiana del cubano de pueblo y trabajador, ese que sueña con prosperar y salir adelante.

El 11 de julio, responde, en primera instancia, a una situación de crisis económica, política y social en medio de una pandemia de Covid-19 que ha puesto a prueba el sistema de cooperación internacional que rige al mundo actual, también responde a la crisis del sistema capitalismo a escala global y sobre todo al arreciamiento de una política de asfixia económica a nuestro pueblo por parte de la primera potencia económica del mundo, lo que en pocas palabras se conoce como bloqueo estadounidense.

Casualmente, a contario sensu, la alcahueta eufórica habla de muertos, heridos, desaparecidos, torturados y todo lo que pudiera caber en su boca. En cada proposición la mentira trata de volverse algo cierto para el «confundido» o el «ignorante» talvez.

No se puede obviar que tiene los pies en un país extranjero, lugar donde «valientemente» construye su discurso, el mismo que lleva más de 60 años tratando de someter a los cubanos.

«Fiel a su pueblo» convoca al diablo para mediar los problemas de la humanidad. En cada trago de saliva, se oye el llamado a que el presidente estadounidense intervenga en los asuntos internos de una nación soberana.

Ya se conoce de lo que son capaces estos subhumanos de tercera clase moral, bombas, asesinatos, muerte, sangre como refresco de fresa. Después son activistas que luchan por los derechos humanos.

El único derecho que los Estados Unidos defiende a escala mundial,  es el derecho a hacer lo que les da la gana, se ha evidenciado que ni siquiera respetan el derecho a la vida, cuántas bombas norteamericanas se han lanzado contra civiles inocentes en la última década, cuántos niños, mujeres, jóvenes, ancianos y hombres inocentes han muerto por la avaricia imperial y su modelo obsoleto, una mescla entre un capitalismo altamente nocivo para la vida en el planeta tierra y una película de ciencia ficción, de fin del mundo.

Cierra el pico, y «échate pa allá», es cierto que hace falta una reacción mundial, pero ante la Covid-19, así plantearnos una estrategia de vacunación para erradicar la pandemia, hace falta liderazgo para dar solución a problemas globales como la contaminación, el calentamiento global, la pobreza, el hambre en el mundo.

Nadie oye a esta supuesta luchadora o activista de los derechos humanos hablar de pandemia, de hambre, de bloqueo, de asfixia económica, de nada relevante para la comunidad internacional.

La imagen de Cuba no se empaña fácilmente, y menos con un discursito pobre, carente de recursos y manipulador. Cuba es un ejemplo ante el mundo en materia de derechos humanos. Aún bajo la más cruel medida de asfixia económica y financiera, nuestro gobierno siempre con los más humildes, todos los cubanos se vacunarán sin excepción, ni distinción de raza, género, procedencia social o ideología política.

Así es Cuba, que linda esta tierra de revolucionarios y revolucionarias, quien la defiende la quiere más, quien le pone corazón a la patria, la patria lo sabrá contemplar orgullosa, y si algún día los planes de los asalariados del imperio se llegaran a concretar, el pueblo de Cuba sabrá salirle al frente al enemigo, entonando las estrofas de nuestro himno patriótico, con la convicción de que morir por la patria es vivir. ¡Patria o Muerte! ¡Venceremos Compatriotas!    

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí