Foto: Internet

La Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba, a través de una declaración de su Comisión de Relaciones Internacionales, condenó el bloqueo económico, comercial y financiero de los Estados Unidos contra Cuba, y llamó a los legisladores de Estados Unidos y de todo el mundo a contribuir al cese de esa política hostil de seis décadas.

En la declaración, los parlamentarios cubanos rechazan “toda política contraria a los principios del derecho internacional y de la Carta de las Naciones Unidas y a la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz”, e invitan al Congreso de EE.UU. a “atender el sentir mayoritario de amplios sectores de la sociedad estadounidense que abogan por el fin del bloqueo, y así poner fin a esta política anquilosada contra Cuba».

A la vez, exhortan a los parlamentarios del mundo a “reforzar el reclamo internacional para poner fin a esa política lesiva de los derechos del pueblo cubano y de terceros Estados, y les convocan a “pronunciarse, alentar y respaldar a sus respectivas cancillerías en el apoyo” al proyecto de resolución cubano sobre la necesidad de poner fin al bloqueo, que será presentado nuevamente ante la Asamblea General de la ONU el 6 de noviembre.

En el documento se recuerda que el bloqueo de EE.UU. contra Cuba es, desde su implementación en octubre de 1960, “el sistema de sanciones unilaterales más injusto, severo y prolongado que se ha aplicado contra país alguno”, y que hoy “mantiene los mismos propósitos genocidas que en abril de 1960 motivaron al entonces secretario de Estado asistente, Lester Mallory, a reconocer que el bloqueo perseguía provocar ‘el hambre, la desesperación y el derrocamiento del gobierno cubano’”.

Los daños acumulados durante casi seis décadas de aplicación de esa medida alcanzan la cifra de 922 630 millones de dólares, tomando en cuenta la depreciación del dólar frente al valor del oro en el mercado internacional.

Entre abril de 2018 y marzo de 2019, esa política ha causado pérdidas a Cuba en el orden de 4 343.6 millones de dólares.

La declaración del Parlamento cubano califica al bloqueo de violación masiva, flagrante y sistemática de los derechos humanos del pueblo cubano y el principal obstáculo para su desarrollo.

Igualmente, señala que el bloqueo es un freno para la implementación del Plan Nacional de Desarrollo económico y social, la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Destaca que la intensificación de la persecución permanente a las transacciones financieras cubanas y a las operaciones bancarias y crediticias de Cuba a escala global, ha causado graves daños a la economía del país.

En la votación sobre ese tema en 2018, la Asamblea General aprobó el documento cubano con 189 votos a favor y solo dos en contra, el de Estados Unidos y su aliado Israel.

(Con información de Prensa Latina)

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí