Imagen: Razones de Cuba
Imagen: Razones de Cuba

Por: MARÍA VICTORIA VALDÉS RODDA

Ahora, las tareas tienen otro color y matiz. No obstante, la dialéctica de la Revolución cubana es la de siempre, sin desteñirse. El Che Guevara creó hace 62 años el llamado Trabajo voluntario.

Nos escamotean las victorias, una y otra vez como si la verdad cristalina como el cielo despejado no fuera vivir. Nos tienen en asedio de seis décadas, que pretende eso: argumentar que la República de Cuba es un estado fallido.

Con esa clarividencia propia del argentino, Ernesto Che Guevara se ajustó a la máxima fidelista que no más triunfada la Revolución predijo que en “lo adelante todo será más difícil”. El comandante en jefe nunca usó bolas de cristal ni cartomántica alguna, apenas desplegó su lógica inequívoca de que el imperialismo yanqui es irreverente frente las osadías de la libertad como las nuestras.

Lo que no pudo calcular el otrora amo del Norte, – o no quiso saber-, es que nuestra “testarudez” es mayor que su criminal política de bloqueo económico, financiero y comercial sostenido. De modo que el Che, un 22 de noviembre de 1959 se quitó su camisa verde olivo y lució su torso desnudo junto a cientos de obreros que colocaban ladrillos por allá en la actual provincia de Granma, para la naciente Ciudad Escolar Camilo Cienfuegos. Con ese acto, entonces fundacional, dejaba instaurado una de las más hermosas tradiciones de un parto complejo que es esta Revolución cubana: el trabajo voluntario.

Y no se trata de que renuncies a tu salario. Sencillamente cuando una cubana o un cubano se pone ropa de “campaña” un sábado o un domingo, o tras las cinco de la tarde, (concluida la faena diaria), consagra ese principio de hacer en obras la memoria de un guerrillero que no dudó en salir de su zona de confort para pelear por otros pueblos del mundo.

De manera que cuando un trabajo voluntario se convoca en Cuba se perpetúa aquello que decía el Che de que el revolucionario debe estar lleno de grandes sentimientos de amor. Y eso hacemos un poquito cada vez que un organismo o una organización barrial nos convoca a dejar “el sillón” y el sereno día, para “doblegarnos” ante el compromiso, no ante gringo alguno.

Consagración

Cuba no es ningún estado fallido porque nuestras instituciones funcionan no sin cierto desengranage, ajustable a cada vuelta de tuerca: a la izquierda, siempre a la izquierda que es como las piezas quedan fijas al soporte que las mantiene. Así, el pasado mes se recordó cómo, el Che – desde un camión- les manifestaría a miles de personas lo útil de su consagración, como ejemplo de “un símbolo permanente de la alianza obrero-campesina donde se asienta nuestro poder revolucionario”, y también diría que serviría como “instrumento transformador de conciencias”.

En aquel lugar luego estudiarían 20 mil niños de la Sierra Maestra, quienes aprendieron como se cumplen las palabras en un país nuevo. Ese aliento no ha cambiado. Y sí defectos tenemos de sobra, tantos que a veces las jugadas salen equivocadas en medio de un panorama que siempre nos cambia el escenario de base, jamás perspectivo. Ese es el Socialismo.

Fidel, Camilo y el Che supieron mirar hacia lo lejos: aquí están las vacunas contra la Covid 19. Propias sin depender de transnacional agorera. ¿Se ha puesto a pensar lector en cuántas horas de trabajos voluntarios debieron hacer esos científicos para tener semejantes resultados?

Han pasado 62 años, pero la mística es la misma: antes eran movilizaciones hacia la caña, la recolección de café, la construcción…Ahora, las tareas tienen otro color y matiz. No obstante, la dialéctica de la Revolución cubana es la de siempre, sin desteñirse: mientras el Fondo Monetario Internacional (FMI), aspira para el 2022 tener el 70 por ciento de la población mundial vacunada, esta islita tan vilipendiada por la derecha del Orbe ya ha puesto a buen resguardo a su gente.

CUBADEBATE

Ha abierto sus fronteras y ha dado la posibilidad de vacunación a todo el que se nos acerque. Hay más: diseña vacunas específicas para la nueva variante del coronavirus SARS-CoV-2 denominada ómicron, informó este 30 de noviembre el doctor Eduardo Martínez Díaz, presidente del Grupo Empresarial de las Industrias Biotecnológica y Farmacéutica de Cuba (BioCubaFarma). Precisó que estudian con detenimiento el comportamiento de la nueva variante, detectada hace solo días en Sudáfrica y ya reportada en varios países, y enfatizó que, de ser necesario, se desarrollará en poco tiempo un nuevo inmunógeno contra ella, reporta Cubadebate.

El Che vive

Es el hálito vital del Che porque hacer una vacuna como ésta, sobrepasa las ocho horas de trabajo y los días laborables. Cuando se redacta esta nota, el viceprimer ministro y titular de Economía y Planificación, Alejandro Gil Fernández acotó que, pasado dos años de contracción de la Economía cubana, a partir del segundo semestre de 2021, el país comenzó un proceso gradual de recuperación de los niveles de actividad.

Miguel Díaz-Canel Bermúdez, presidente de la República, presidió la más reciente reunión del Consejo de ministros, donde fueron aprobados los proyectos del Plan de la Economía y del Presupuesto del Estado para el 2022, a presentarse a los diputados de la Asamblea Nacional del Poder Popular. El propósito para el 2022 es avanzar hacia un proceso de estabilización macroeconómica y en la recuperación del papel del peso cubano como centro del sistema financiero con el objetivo de detener el proceso inflacionario; estabilizar el sistema electro energético nacional; atender de manera priorizada a personas, hogares y comunidades en situación de vulnerabilidad; transformar el sistema empresarial estatal, sujeto principal del modelo económico cubano, que demanda un salto desde el punto de vista de su participación y eficiencia; y descentralizar las competencias en función de una mayor autonomía en los municipios para impulsar el desarrollo territorial.

Se harán si hay que hacer muchos trabajos voluntarios. La abnegación laboral de las cubanas y los cubanos primará. Aquí no se vive con miedo ni desidia.

Obra: la vacuna anti – Covid 19 Abdala se les ha puesto a pequeños de 2 a 18 años (TRABAJADORES)
María Victoria Valdés Rodda, corresponsal en Cuba.
Foto destacada: El Che “inventa” los trabajos voluntarios en 1959. (Archivo de Granma)

Tomado de Tramas

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí