En esto tiempos de coronavirus, se habla mucho de Valentía. ¿Y yo me pregunto qué es la Valentía para los jóvenes cubanos?

¡Pues bien! Valentía, para los cubanos dignos, es la capacidad de

enfrentar con valor las condiciones más adversas y difíciles, sobreponiéndose al estado del miedo ante el peligro, a toda costa, hasta el cumplimiento de la misión.

Esto, me motiva a narrarle una mini historia de vida, dedicada a una joven estudiante de la Facultad de Psicología, quien, dejando las comodidades de su hogar y el descanso impuesto por la epidemia, respondió al llamado que le hiciera su Centro de Estudio, de prestar ayuda e incorporarse como Voluntaria en la lucha contra la #COVID19, en el Centro de Aislamiento UCI-MINSAP.

Convirtiéndose, al igual que su profesor y tres estudiantes más, en el primer grupo de la Universidad de la Habana que partían a prestar ayuda en la Universidad de Ciencias Informática ante el llamado de las rectorías de ambas Casas de Estudio.

Esta Valiente, de conjunto con sus colegas de aula y profesor, se ganó esa condición porque no se rindió, tuvo la capacidad de sobreponerse al peligro, la incertidumbre y el aislamiento. Ella, en sus 14 días de Voluntaria mostró valor en el cumplimiento de las tareas, recibió, hospedó y distribuyó alimento y avituallamiento a los pacientes, asistió al personal médico y mantuvo la higiene en el área asignada.

Esta jovencita cubana, siempre defendió la Fe en la Victoria de la misión encomendada, demostrado en cada imagen que le tomaron, donde de manera involuntaria señalaba, con sus menuditos dedos, el símbolo de Victoria, y que aprendió que esto significaba la convicción de Vencer.

Esta Valiente, la más pequeña en edad y tamaño del grupo, con sus 20 años supo simultanear sus funciones y además de prestar servicios de activista voluntaria, en ocasiones ejercitó los conocimientos impartidos por sus profesores de Psicología y ayudó emocionalmente a los pacientes, trasmitiéndole confianza y seguridad en que todo iba a salir bien, creando en muchas ocasiones, como futura psicóloga, empatía con aquellas personas que estaban pasando por momentos de dudas y temores de haber contraído la enfermedad.

Esta Valiente, superó obstáculos inimaginables para ella. Pero lo más

importante y admirable es que fue fiel a la decisión que había tomado de cumplir con #Cuba.

A ellos y en particular a Laurita, mi hija, la Valiente de esta mini historia, le agradezco y le digo que estoy muy orgullosa de ella.

“La tarea más importante de todos nosotros es preparar el porvenir, nosotros somos en esta hora de la patria, el puñado de semillas que se siembra en el surco de la Revolución para hacer el porvenir”.

#Fidel Castro Ruz

¡Misión Cumplida, Valiente!,

¡Felicidades Laurita!

#OrgullosDeMiHija #CubaSalvaVidas #SomosContinuidad

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí