Internet
Internet

A pocos días de que otro tiroteo masivo en Estados Unidos dejara varios muertos y heridos en una escuela de Michigan, el congresista republicano por Kentucky Thomas Massie publicó en las redes sociales una foto en la que aparece con familiares, todos armados y pidiendo municiones a Santa Claus, lo que generó polémica y denuncias de otros legisladores y padres de víctimas de matanzas.

La foto, publicada este sábado en la cuenta de Twitter del legisladores, muestra a Massie junto a varios jóvenes y la que parece ser su esposa al lado de un árbol de navidad, todos portando armas largas –entre las que algunos medios identifican una ametralladora M60, un rifle semiautomático AR-15 y una metralleta Thompson–, y el mensaje “Feliz Navidad. PD: Santa, por favor, trae munición”.

El mensaje de Massie se convirtió en tendencia en las redes sociales, más aún porque la pasada semana Estados Unidos vivió una nueva tragedia, cuando un estudiante de 15 años mató a cuatro compañeros e hirió a otros seis y a un maestro en un tiroteo en un instituto de Oxford (Michigan).

Hasta la tarde de este domingo, el tuit mostraba más de 72 000 «Me gusta».

“Vergonzoso”, escribió John Yarmuth, un congresista demócrata de Kentucky, quien señaló que esos mensajes de los republicanos a favor de las armas “restriegan abiertamente el asesinato de niños en nuestras caras como si hubieran anotado un touchdown”.

“Prometo que no todos en Kentucky son imbéciles insensibles”, añadió.

Fred Guttenberg, cuya hija fue asesinada en el tiroteo escolar más mortífero de la historia de Estados Unidos, en Parkland, Florida, en 2018, respondió a la publicación de Massie: “@RepThomasMassie, ya que estamos compartiendo fotos familiares, aquí están las mías. Una es la última foto que tomé de Jaime, la otra es donde está enterrada”.

Manuel Oliver, cuyo hijo Joaquim también murió en Parkland, entrevistado por CNN, comentó que “esto es una gran parte del problema. No sé si estaban tratando de ser irónicos, divertidos, pero es del peor gusto. Es algo que debería enseñarnos a quién debemos elegir y a quién no”.

El tiroteo en la escuela de Michigan, última de una serie de matanzas que dejaron decenas de muertos en escuelas y otros sitios públicos de Estados Unidos durante los últimos años, ha vuelto a reavivar el debate acerca de la necesidad de controles en el acceso a las armas en ese país.

Ethan Crumbley, el joven de 15 años que se entregó a la policía sin ofrecer resistencia, fue acusado de una decena de delitos, incluidos asesinato y acto terrorista, y podría pasar el resto de sus días en prisión, ya que está siendo procesado como mayor de edad.

“Él llevó deliberadamente el arma a la escuela ese día con la intención de matar a todos los estudiantes posibles”, dijo el fiscal Marc Keast al solicitar que se le negara la fianza a Crumbley, quien fue trasladado a la cárcel desde una instalación juvenil.

Sus padres han sido imputados de cuatro cargos de homicidio involuntario después de que se conociese que habían comprado el arma empleada por su hijo en la masacre.

Una jueza impuso este sábado una fianza de medio millón de dólares para cada uno, horas después de que la policía los detuvo tras hallarlos escondidos en un edificio comercial.

Desde inicios de 2021 y hasta junio pasado, según datos de la organización sin ánimo de lucro Gun Violence Archive, se habían registrado 282 tiroteos masivos en Estados Unidos.

Tiroteo masivo se considera aquel en el que se dispara a cuatro o más personas en el mismo lugar, excluyendo al tirador.

A pesar de los confinamientos en 2020, la violencia armada aumentó el año pasado en todo el país, con 614 tiroteos masivos, en comparación con 434 en 2019.

Tomado de CubaDebate

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí