Internet
Internet

La mentira y el engaño es el credo mayor de Estados Unidos y así lo demuestra su historia a lo largo de varios siglos.

El robo de tierras a los aborígenes norteamericanos es prueba de ello, algo que repitieron para adjudicarse parte del territorio de México, de tierras ricas en recursos naturales. La voladura del acorazado Maine en la bahía de la Habana, fue planeada como falso pretexto para ingresar en la guerra que los cubanos tenían casi ganada contra la colonia española, hecho que se suma a una larga lista de mentiras que afirman lo antes expuesto.

La guerra contra Afganistán e Irak, son ejemplos de una política repleta de mentiras y engaños, que está en los genes de quienes gobiernan los Estados Unidos.

El suceso de las Torres Gemelas el 11 de septiembre, aun sin esclarecer, dio lugar a cambios en el mundo y a los yanquis que la usaron de escudo para su “lucha contra el terrorismo”, sembrando el terror y las violaciones de los derechos humanos en muchas naciones, así como la encarcelación ilegal de “sospechosos” en la base naval en Guantánamo y en otras cárceles secretas, donde aplicaron las más sofisticadas torturas en nombre de su “guerra santa”.

El interés geopolítico de Estados Unidos por el medio oriente es evidente, de ahí sus invasiones y la ocupación militar de Afganistán e Irak, la guerra injustificada en Libia, el intento por hacer lo mismo en Siria, dándole apoyo militar a los Kurdos sirios; Yemen; Somalia, Camerún; Níger y Túnez, prueban que su presencia en el área es para dominar la zona y no por combatir el terrorismo.

Si algún país es fuente del terrorismo son los Estados Unidos, que entrenan y arman a grupos terroristas para desestabilizar países que no son de su agrado; solo hay que estudiar los planes de la CIA contra Cuba, para comprobar como son capaces de asesinar y destruir la economía de la Isla con tal de eliminar el sistema socialista, pero las muertes que ellos causan no son sancionadas por la ONU, la OEA, ni por la Unión Europea, a pesar de sus crimenes.

El mismo 31 de agosto 2021, horas antes de concluir la retirada del ejército yanqui de Afganistán, sus tropas lanzaron un ataque con drones, sobre una vivienda en Kabul, donde supuestamente se encontraban varios terroristas.

Las bombas con sus aviones no tripulados mataron a diez personas inocentes, siete de ellas eran niños y aunque la prensa yanqui y europea repitieron que fue un “ataque justo” para evitar otro atentado suicida contra el aeropuerto de Kabul, planificado por conspiradores del ejército islámico allí escondidos, la verdad salió a flote, demostrando que los yanquis son especialistas en mentir y asesinar a personas indefensas, a las que acusan después de terroristas, o afirmar con cinismo despiadado que “fueron daños colaterales”.

Estados Unidos no tiene autoridad moral para decir que su guerra es contra el terrorismo, porque los abusos a la población civil, las torturas ejecutadas a los prisioneros y los asesinatos con drones, ponen en evidencias su ausencia de ética y valores humanos, violaciones que son permitidas por la Alta Comisionada de los Derechos Humanos de la ONU y la Unión Europea, “tan preocupados” por los derechos humanos en otros lugares.

Ante esto recuerdo a José Martí cuando apuntó:

“Aborrezco las falsedades de la vida”

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí