Foto: Internet

Autor: Dairon Martínez Tejada | internet@granma.cu

Autor: Yaditza del Sol González | internet@granma.cu

Autor: Susana Antón Rodriguez | susana@granma.cu

Más de un millón de estudiantes cubanos volverán a las aulas en la primera mitad de noviembre, teniendo en cuenta que el avance de la inmunización contra la COVID-19 ya cubre el 80 % del universo vacunable en ese segmento poblacional.

De acuerdo con una publicación en el sitio web de la Presidencia, así se dio a conocer en reunión del vice primer ministro, Jorge Luis Perdomo Di-Lella, con los gobernadores y el intendente de la Isla de la Juventud, encabezada por el Primer Secretario del Partido y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel

Bermúdez; dirigida por el primer ministro, Manuel Marrero Cruz, y en la que participaron los diputados a la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Perdomo Di-Lella detalló que, luego de un año sin recibir clases de forma presencial, 612 807 alumnos de sexto a onceno grados retomarán el curso este 8 de noviembre; mientras 718 415 niños de prescolar a quinto grado de primaria lo harán a partir del día 15.

A inicios de octubre, los jóvenes de preuniversitario y de la formación pedagógica retornaron a las escuelas, aunque de las 847 instituciones que debían iniciar, más de cien no pudieron hacerlo por funcionar aún como centros de aislamiento u hospitales, lo que obligó a buscar alternativas en otras escuelas.

El Vice primer ministro informó que, a fin de reiniciar el curso escolar, «tenemos condiciones de cobertura docente y preparación del claustro para enfrentar los retos sicológicos y pedagógicos derivados del escenario pos-COVID-19».

Además, se trabaja aceleradamente en la rehabilitación y mantenimiento de residencias estudiantiles y escuelas que, empleadas en función de la pandemia, sufrieron deterioro.

Adelantó que, como parte de los aseguramientos del curso 2021-2022, se ha financiado prioritariamente la compra del tejido para confeccionar el uniforme escolar, según los nuevos diseños.

PODRÁN USARSE LOS DOS DISEÑOS DE LOS UNIFORMES

La noticia del cambio de diseño de los uniformes escolares, aunque bien recibida, también ha preocupado a las familias, a partir de considerar que los niños y adolescentes han permanecido por largo tiempo en casa, y a muchos ya no les sirve el uniforme que poseen, y que, con excepción de los que inician enseñanza, al resto solo se les venderá un módulo, o sea, una pieza inferior y otra superior.

Al respecto, la ministra del Comercio Interior, Betsy Díaz Velázquez, explicó a Granma que se ha diseñado la comercialización del uniforme teniendo en cuenta la disponibilidad de materias primas, las entregas de la industria textil y la fecha de reinicio del curso en las diferentes provincias, priorizando aquellas que pudieron terminar la docencia correspondiente al periodo 2020-2021.

Es por ello, agregó, que Las Tunas y Cienfuegos iniciarán este proceso a finales de noviembre, luego se incorporarían Holguín y Camagüey en enero, en tanto el resto entre febrero y marzo.

Precisó que el precio minorista del uniforme está en el entorno de los 300 pesos, en dependencia de las variantes de las estructuras de las piezas, tanto inferiores como superiores.

Existe, agregó, una aprobación del grupo central de la Tarea Ordenamiento, que establece que la población paga el 50 % del valor del uniforme, y el resto lo asume el Presupuesto del Estado.

«Aquellas madres que no tengan capacidad para asumir ese precio, recibirán una ayuda de la prestación de la Asistencia Social, a través de las direcciones municipales de Trabajo».

Detalló que en el criterio de distribución se maneja, como prioridad, los grados iniciales, dígase prescolar, 5to., 7mo. y 10mo., los que recibirán dos prendas inferiores y superiores. Para el resto de los grados se venderá un uniforme para la continuidad de estudio, y los que cierran el último grado lo harán con los uniformes actuales.

Como peculiaridad, dijo, los estudiantes podrán seguir usando el diseño anterior del uniforme, pues «entendemos que no es suficiente una pieza para los continuantes».

Ratificó que no existe ninguna decisión que prohíba al niño ir a la escuela con el otro uniforme, incluso si se trata de un alumno que inicia enseñanza, afirmó. «Coexistirán los diferentes tipos de prendas y colores, ya que el cambio no es inmediato, sino un proceso paulatino».

También hemos acordado con el Ministerio de Educación que, una vez reiniciadas las clases presenciales en su totalidad, se haga una evaluación exhaustiva de los niños con mayores necesidades de prendas escolares y, a partir de esa identificación, podamos dar derecho a las madres a comprar uniformes de los inventarios mínimos disponibles en nuestras unidades. «Los precios de estos uniformes, aun cuando sean del diseño anterior, serán similares a los aprobados en el contexto actual».

Explicó que casi toda la materia prima para la confección de los uniformes es importada, y las recibidas este año ya tenían incorporados los costos del Ordenamiento; por eso su venta se acoge a la nueva resolución del Ministerio de Finanzas y Precios.

Ampliar la red de comercialización en aquellos casos que sea necesario, mantener la vinculación de la unidad minorista con las escuelas, así como extender los horarios de servicio y escalonar las ventas, son algunas de las medidas que implementará el Comercio Interior en aras de evitar aglomeraciones y procurar una prestación lo más eficiente posible, aseguró la titular del ramo.

Díaz Velázquez recordó que las principales transformaciones del uniforme escolar radican en la eliminación de los tirantes y el doble tachón de la espalda en la saya, en el caso de la primaria; en tanto para la secundaria básica se sustituye el color amarillo en ambas prendas inferiores, las cuales ahora serán azules, al igual que en la enseñanza preuniversitaria.

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí