Foto: Internet

Un año duro y hermoso quedó atrás; un año retador se nos presenta. En el tránsito de uno a otro, en las jornadas de resistencia y victoria de ayer, hoy y mañana, junto a nosotros, la imagen, el ejemplo y la obra de José Martí se prodigan y alientan.

En los 61 años transcurridos desde la victoria de Enero hasta acá, y aún antes, desde que Fidel en su sustantivo alegato del juicio del Moncada cuando proclamó al Apóstol como autor intelectual de la gesta, Martí siempre ha sido referente mayor, guía imprescindible.

Por mucho que enemigos y despatriados han tratado de desnaturalizar los contenidos de sus mensajes inequívocos a favor de la plena soberanía y el equilibrio del mundo, de la justicia social y la defensa de la dignidad humana, Martí siempre se levanta.

Como lo hace ahora que el cerco imperial arrecia y los millones de David que forjan la unidad de nuestro pueblo se disponen no solo a no dejarse vencer, sino a convertir sueños en realidades pese a las arremetidas de ese Goliat que intenta infructuosamente imponer sus dictados en la Isla y el continente.

Somos los David que entendemos la hondura del símbolo identitario que nos legó el Maestro:

«Yo no sé qué misterio de ternura tiene esta dulcísima palabra, ni qué sabor tan puro sobre el de la palabra misma de hombre, que es ya tan bella, que si se le pronuncia como se debe, parece que es el aire como nimbo de oro, y es trono o cumbre de monte la naturaleza! Se dice cubano, y una dulzura como de suave hermandad se esparce por nuestras entrañas».

Somos la gente resuelta que junto a él peleamos y fundamos a pecho descubierto:

«La vida debe ser diaria, movible, útil; y el primer deber de un hombre de estos días, es ser un hombre de su tiempo».

Martianos, fidelistas, incansables y empecinados suscribimos con nuestra voz y nuestros actos estas palabras del Presidente Miguel Díaz-Canel en los primeros compases de 2020:

«Los cubanos somos vencedores del imposible. Y es un buen momento para proponernos otro año de excepcionalidad positiva».

Tomado del Granma

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí