Foto: Internet

Por: Lisandra Fariñas Acosta, Irene Pérez

La medicina es como el arte del magisterio. Necesita convicción profunda y entrega absoluta. Diría un amigo cercano: una vez médico siempre médico, porque quien escoge este camino ya nunca más se pertenece.

Entre los tantos recuerdos de mi infancia y adolescencia tengo bien grabadas las palabras de mi madre: la doctora Caridad Ben logró que “la niña saliera de terapia”, luego de ese “derrame en el pulmón producto de una neumonía”.

Nunca la conocí. Pero muy pronto escuché hablar de esa médica entregada, cariñosa, preparada, hacedora del milagro de salvarme, “que no se despegó día y noche de la pequeña hasta sanarla”.

Desde entonces he conocido muchas doctoras con los atributos de aquella, y muy buenos médicos también. En todos he descubierto la calidez, que cura tanto como los fármacos más sofisticados.

Qué alegría saber que hay tanta gente en esta Isla que se entrega, que optó por la bata blanca y el exigente, pero gratificante camino de la medicina. Qué orgullo saber que esa bondad ha calado más lejos; y hoy hay esparcido en el mundo un pedazo de Cuba que sana.

Hace cinco años, el entonces ministro de Salud de Brasil, Arthur Chioro, dijo en la Convención Cuba-Salud 2015, cuando hablaba a los presentes sobre lo que había significado para el gigante sudamericano el programa Mais Médicos: “Los médicos cubanos miran a los ojos de las personas, tocan su cuerpo, escuchan lo que tengan que decir, las tratan con dignidad…”.

La frase resume los principios de la medicina cubana, la razón de vida de un galeno formado en este pequeño país. En tiempos donde un virus nos ha obligado a redescubrir en cada rostro solo los ojos y el llamado lenguaje del alma, es bálsamo saber que desde siempre los médicos cubanos han sabido mirar.

Con el agradecimiento a todos esos profesionales que, como dijera el sabio Esculapio, “con alma estoica se satisfacen con el deber cumplido, se juzgan bien pagados con la dicha de una madre o la sonrisa del que ya no padece”, se pudiese compensar a los que escogieron, sin dudar, esta noble profesión, llena de virtud y sacrificio.

¡Felicidades merecidas en el Día de la Medicina Latinoamericana!

Profesionales de la salud en Cuba

  • La formación de los recursos humanos, constituye un eje estratégico en la salud cubana. Hoy existen en el país 479 623 trabajadores en este sector  y una proporción de 9 médicos por cada 1000 habitantes.
  • Desde 1963 hasta la actualidad, 407 000 profesionales de la salud han estado presentes en 164 países de todos los continentes.
  • Actualmente se encuentran más de 28 000 colaboradores en 58 naciones.

Cubadebate

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí