OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Decir la verdad al mundo a través de los actos que miles de internacionalistas de la salud a diario practicamos, es también otra forma de saldar la deuda de gratitud y justicia que los revolucionarios cubanos le debemos al mundo. 

Viene a mi mente esta frase de nuestro Héroe Nacional José Martí citada en varias ocasiones por nuestro líder histórico Fidel Castro Ruz, sabiendo que ambos siempre pensaron especialmente en todos aquellos, los más humildes, los menos favorecidos.

Hoy, cuando las falsas noticias recorren el mundo virtual y los medios de información cuyos dueños defienden los intereses de poderosas fuerzas capitalistas no se detienen a respetar la ética de la profesión periodística y manipulan burdamente la opinión pública mundial, estamos en el deber de decir la verdad cuantas veces sea necesaria para que salga a la luz y no dejemos que aquellos, a veces los más humildes, se dejen llevar por cantos de sirenas haciéndolos verdaderos esclavos de lo que les hacen creer.

Muchas personas y especialmente los cubanos tenemos en nuestras manos la posibilidad de dar a conocer al mundo la realidad en que vivimos debiendo hacer uso de “este planeta llamado internet” como refiriera nuestro Presidente Miguel Díaz Canel Bermúdez en una ocasión, y enfatizo -los cubanos- porque esta herramienta virtual de información ha sido puesta en nuestras manos por el Gobierno Cubano en escuelas y centros de trabajo de manera gratuita, lo cual, como dijera Armando Hart Dávalos es una tribuna abierta permanente contra el imperialismo.

También es ingenuo pensar que las noticias falsas que se emiten al mundo no nos afectan o que no son intencionadas o dirigidas a nuestro pueblo conociendo que desde los propios Estados Unidos se financian las transnacionales de la información en contra del proceso revolucionario como un arma más para intentar detener el paso firme de nuestra patria socialista.

Por estos días se divulgan noticias en dichos medios que cuestionan el accionar de los médicos cubanos en misiones internacionalistas presentándolos como ‘esclavos’ del Gobierno Cubano, lo cual es totalmente falso, teniendo en cuenta que además de las garantías que ofrece Cuba a los colaboradores y sus familias respetando su salario y su puesto de trabajo dentro del sistema de salud, también reciben un beneficio financiero considerable a partir del trabajo que realizamos fuera de Cuba, siendo estos argumentos un ejemplo elocuente e indiscutible de que somos trabajadores remunerados al servicio de la humanidad, que no pretendemos enriquecernos con nuestro trabajo.

En una ocasión escribí sobre este tema pero necesariamente vuelvo a manifestarme porque lo considero necesario, los médicos cubanos hemos tenido la oportunidad de realizar una labor humanitaria internacionalista que data de más de 56 años respondiendo al precepto martiano de que “Patria es Humanidad” y al principio humanista y solidario de nuestra Revolución que creó un ‘ejército’ de profesionales de la salud para Cuba y el resto del mundo.

Quienes pretenden afirmar lo contrario venden esa farsa refiriéndose a lo que ellos consideran ‘pocos beneficios económicos’ como recompensa al trabajo que realizamos.

Decir la verdad al mundo a través de los actos que miles de internacionalistas de la salud a diario practicamos, es también otra forma de saldar la deuda de gratitud y justicia que los revolucionarios cubanos le debemos al mundo. Es una expresión donde el sacrificio destaca el acto de saberse cubano, cuando algunos quisieran desterrar el ejemplo con su odio visceral por las ‘estrellas que iluminan’. Los que odian, disfrazan su discurso de malas intensiones en tribunas y redes sociales pretendiendo enjuiciar a los que hacen patria y con sus falsos argumentos colonizados por “la serpiente del siglo XX” quieren matar la esperanza y mutilar la solidaridad, mientras nosotros apostamos por un mundo mejor “Con todos y para el bien de todos”.

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí