Internet
Internet

La victoria de Cuba en el enfrentamiento a la pandemia de COVID-19 tiene su base en el sistema socialista, poseedor de una economía planificada que pone el bienestar de la población por encima de las ganancias, reconoció la académica británica Helen Yaffe.

En entrevista concedida a la agencia Prensa Latina, la profesora de Economía e Historia Social de la Universidad de Glasgow, Escocia, resaltó que esos logros se obtuvieron a pesar del genocida bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos, impuesto hace más de 60 años, lo cual no impidió que los científicos cubanos desarrollaran cinco candidatos vacunales contra el SARS-CoV2.

Pronto la Mayor de las Antillas se convertirá en una de las primeras naciones del mundo en inmunizar a toda su población, señaló Yaffe.

Sus argumentos sirvieron para refutar los comentarios del primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, quien según el tabloide The Sun, aseguró a un grupo de legisladores conservadores que el éxito de la campaña de vacunación británica se debía al capitalismo y la codicia.

Académica británica llama a redoblar lucha contra el bloqueo a Cuba

«Es esa ausencia de codicia y de capitalismo lo que explica porqué en la Cuba socialista la tasa de muertes por COVID-19 es de 35 por un millón de habitantes, con poco más de 400 fallecidos desde que se reportó el primer caso de la pandemia en la isla caribeña hace un año», aseguró la eminente profesora.  

«Bajo esa lógica de Johnson, entonces habría que admitir que la codicia y el capitalismo también son responsables de que Reino Unido sea el quinto país del mundo con más fallecidos a causa de la COVID-19, con casi 1 885,93 por millón de habitantes», agregó.

En su criterio, la pandemia actual demostró de forma clara que las necesidades de salud pública no pueden satisfacerse de forma adecuada e igualitaria bajo un sistema basado en la ganancia.

De acuerdo con la académica, el éxito del programa de vacunación británica, con más de 28,6 millones de personas inmunizadas con la primera dosis de las vacunas de AstraZeneca/Oxford o Pfizer/BioNTech en apenas cien días, se debe, en primer lugar, a los miles de millones de libras esterlinas procedentes de los fondos públicos que se invirtieron en la investigación y desarrollo de los preparados y en el servicio nacional de Salud.

Recordó, además, que el Gobierno conservador, liderado por Johnson, se negó a tomar medidas necesarias para frenar la transmisión del virus a nivel de las comunidades y fracasó a la hora de proveer a los trabajadores sociales y de la Salud con los equipos de protección adecuados, lo que en ambos casos redundó en una gran cantidad de muertes evitables.

Tomado de Granma

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí