Foto: Internet

Desde que Netflix decidió estrenar La Red Avispa el pasado 19 de junio y llegó a la audiencia cautiva de la Covid, la película se ha convertido en un suceso mediático por razones poco convencionales.

En Florida han amenazado con quemar cines, si esta se exhibe algún día en las salas de estreno, y se recogen firmas para obligar a Netflix a retirar el filme, sin entender que el sitio de descargas no es un canal de televisión. La gente tiene la opción de verlo o seguir de largo, aunque el escándalo debe haber disparado el rating de una película que había pasado sin penas ni glorias por el Festival de Venecia, a pesar de un elenco de celebridades que encabeza Penélope Cruz.

Pero en Miami ahora mismo el tema de la película se ha convertido en una suerte de conga anticomunista con los medios locales bailando el paso tan chévere de atacar al director francés, Olivier Assayas, acusándolo de hacer propaganda a favor de Cuba. El gran detalle es que La Red Avispa narra hechos reales que han documentado las propias autoridades de Estados Unidos, en un juicio que es considerado el más largo de la historia de la jurisprudencia de ese país y en el que testificaron tres generales, un almirante, un ex consejero presidencial y terroristas confesos, que aparecen en pantalla como lo que son.

La trama de La Red Avispa comienza en La Habana, a principios de los 90. René González (Edgar Ramírez en la película), instructor de vuelo en una base aérea militar, roba un avión y huye de Cuba. Comienza una nueva vida en Miami, lejos de Olguita, su esposa (que encarna Penélope Cruz) y su hija pequeña. Otros “desertores” cubanos pronto le siguen y arman una red para infiltrarse en organizaciones con sede en esa ciudad, responsables de ataques en la isla, entre ellos una campaña de bombas contra hoteles que causa la muerte de un turista italiano. En vez de capturar y procesar a los terroristas, responsables de crímenes atroces, el gobierno de Estados Unidos encierra y somete a chantaje y castigo a los agentes cubanos.

Es la historia de lo que pasó en estado puro, desnuda de opiniones o interpretaciones del guionista y el director; una verdad intolerable para uno de los personajes reales que se asoma en la película, José Basulto. Él se presentaba por aquellos años como un buen samaritano, salvador de balseros en el estrecho de la Florida, pero sostenía sus excursiones con el narcotráfico, violaba alegremente el espacio aéreo de Cuba y financiaba los tiroteos contra bañistas en las playas.

Paradójicamente, las pruebas de sus crímenes no las aportó el Ministerio del Interior de Cuba, sino el FBI, que estaba al tanto de todo lo que ocurría, como reseña la película. Ahora Basulto vocifera contra Netflix y enseña el puño ante las cámaras: “Estoy más que de acuerdo con Trump en que se ponga fin a la relación y acuerdos con Cuba.»

Hay una historia que parece meramente anecdótica de hechos que ocurrieron hace más de 20 años, pero que es actual si se mira correctamente. Gentuza como José Basulto o Luis Posada Carriles, organizador de la estela de bombas contra los hoteles en La Habana y del sabotaje a un avión civil en el que murieron 73 pasajeros y tripulantes, no son marginales en la sociedad norteamericana hoy.

El cubano de la Isla que vio La Red Avispa en el Festival de Cine de La Habana, en diciembre pasado, sabe que el odio que inspiró los ataques de los mayamenses en los 90, permea hoy los discursos del presidente Donald Trump y conquista a otros radicales que pululan por los foros de Facebook y canales de YouTube ligados a los supremacistas blancos. Más aún, George W. Bush desató su guerra contra el terrorismo de los otros, mientras protegía en casa a sus amigos terroristas, y ahora Trump corteja a los incendiarios de la Florida y se muestra evasivo a la hora de condenar a los ultraderechistas que han dejado una estela de muertos durante su administración desde Charlottesville hasta Minneapolis, pasando por El Paso.

Un estudio del U.S. Extremist Crime Database señala que el 74% de los ataques terroristas ocurridos en suelo estadounidense después del 11 de septiembre de 2001 hasta el 2016, fueron obra de la extrema derecha. Desde que llegó Trump a la Presidencia en 2017, la mayoría de los ataques contra civiles indefensos se deben a los supremacistas. El perfil del agresor no varía demasiado: hombre blanco, inspirado por otros actos y discursos violentos y con cómodo acceso a armas de asalto. Es el arquetipo de José Basulto, quien se benefició como los ultraderechistas actuales de la ley estadounidense, que solo permite la designación de terroristas a grupos o atacantes extranjeros.

Virtudes y defectos de realización aparte, La Red Avispa es insólita y valiente. Se concentra en explicar lo que fue ocultado por décadas y aún no se quiere mirar de frente: porqué fueron enviados a Estados Unidos los agentes cubanos. Este es el corazón de la historia que ha incendiado las redes, que intentan censurar en Netflix y que tiene a la derecha haciendo causa común contra el vicepresidente español, Pablo Iglesias. Él acompañó el cartel de la película en Twitter con tres palabras de precisión insuperable: “Vista. Héroes. Peliculón”.

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí