Durante los últimos días, se ha amplificado en medios digitales subversivos contra Cuba, las demandas de contrarrevolucionarios que se radicaron en una vivienda ubicada en el consejo San Isidro en La Habana Vieja, al pronunciarse en favor de la liberación de Denis Solís González, quien actualmente se encuentra sancionado a ocho meses de privación de libertad por el delito de Desacato a las autoridades.

El propio ciudadano Denis Solís González, a quien se le han respetado todas las garantías legales y sus derechos, reconoció que no sólo se vincula al grupúsculo contrarrevolucionario conocido por Movimiento San Isidro, el cual recibe desde los Estados Unidos, financiamiento y orientaciones para desarrollar sus acciones con fachada intelectual o artística.

También certificó estar asociado a Jorge Luis Fernández Figueras, un cubano americano radicado al sur de la Florida que se encuentra acusado en ausencia por el delito de Sabotaje, y de quien ha recibido indicaciones de perpetrar acciones subversivas y de desobediencia civil en el territorio nacional.

En las publicaciones de quienes se prestan para el juego anticubano, se observa su falta de civismo y cómo han pretendido utilizar la situación para hacer gala de sus mentiras, entre las que figura una supuesta “huelga de hambre” que ha sido desenmascarada por las evidencias públicas y por el perfecto estado de salud de sus falsos protagonistas.

Ante estos hechos de burda manipulación política, la sociedad cubana rechaza semejantes actos provocativos que intentan desestabilizar la tranquilidad ciudadana mediante el aliento a la desobediencia civil y el desorden público, que como es costumbre, han contado con la respuesta oportuna de todo un pueblo que ha decidido por más de 60 años seguir haciendo Revolución.  

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí