Foto: Internet

Que nadie se llame a engaños, la política del régimen de Estados Unidos contra Cuba es precisa y diáfana, continuar el cierre de las posibilidades económicas, comerciales y financieras, a fin de causar mayores penurias y escasez de productos básicos para la vida y provocar disgustos en el pueblo, unido a las campañas mediáticas de que es el sistema socialista el único culpable.

Así lo afirmó el presidente Joe Bidel el pasado 15 de julio 2021 en la Casa Blanca, cuando dijo:

“El comunismo es un sistema fracasado, un sistema universalmente fracasado”.

¿Y podría decir cuál es el motivo del fracaso del sistema capitalista en Chile, Argentina, Colombia, Brasil, Guatemala, Panamá, Honduras y otros países del mundo donde la miseria aumenta, el analfabetismo es increíble, el acceso a los servicios de salud es solo para quienes tienen recursos para pagarlos, los desalojos de sus casas por no poder pagar las hipotecas, el desempleo y la falta de oportunidades para los jóvenes es pandémica, y las drogas y la pornografía infantil son males incurables?

¿Por qué hay protestas masivas de trabajadores y estudiantes en Francia, España, Colombia, Chile, entre otros lugares del mundo?

¿De qué huyen los miles de migrantes ilegales latinoamericanos y africanos? ¿Del comunismo o del capitalismo?

Basta de propaganda, el capitalismo es despiadado y creador de desigualdades.

A Cuba socialista la persiguen con saña, para que no sea un ejemplo de lo que puede hacer un país que se ocupa de todos sus ciudadanos y eso lo afirmaron los ideólogos del Council on Foreign Relations de Estados Unidos:

“La oposición de Estados Unidos a la Revolución cubana y el apoyo a la democracia y al desarrollo en este hemisferio, lograron frustrar las ambiciones cubanas de expandir su modelo económico e influencia política”.

La criminal guerra económica, comercial y financiera impuesta desde hace 62 años, tiene como fin incrementar el agobio del pueblo y por esa razón la mantienen.

El propio 15 de julio Biden volvió a repetir que no levantará las sanciones impuestas por Donald Trump, ni tampoco permitirá el envío de remesas familiares a Cuba, pues, según él, serían para el gobierno y no para el pueblo, desvaríos que afectan aún más su imagen.

¿Pensará alguien con pleno juicio, que el gobierno cubano desea irritar al pueblo con limitaciones de productos alimenticios, medicinas y combustible para generar energía eléctrica y buscarse enemigos?

¿A quién le interesa fomentar una oposición en Cuba?

Por supuesto, a los yanquis que llevan 60 años fabricando y sufragando con millones de dólares, a grupúsculos contrarrevolucionarios.

Uno de los más reaccionarios defensores de la guerra económica y financiera contra Cuba, y oponente a ultranza de un mejoramiento de relaciones, es el senador Marco Rubio, quien al parecer olvidó que sus padres salieron de la Isla huyendo del dictador Fulgencio Batistas y no del comunismo.

¿Querrá Marcos Rubio y el corrupto senador Bob Menéndez, imponer en Cuba el mismo régimen que ensangrentó al pueblo y lo sumió en la miseria?

¿Por qué no hablan de la obra que construyó la Revolución cubana, a pesar de esa cruel guerra económica?

Solo en el antiguo campamento militar de Columbia, fabricado por los militares yanquis, la Revolución creó un complejo educacional para 14 mil estudiantes, compuesto por 18 centros docentes, con tres escuelas especiales, una para ciegos y débiles visuales, otra para niños con retraso psíquico, más una para niños autistas, todo gratuito, algo inexistente antes de 1959. 

En las estribaciones de la Sierra Maestra, se construyó otro centro escolar para los hijos de campesinos que nunca habían visto una escuela. En otras zonas rurales se crearon 3 mil aulas para que todos los niños pudieran estudiar, como jamás pudieron hacer sus abuelos y padres.

Ese mismo año se conformó un contingente de médicos rurales para brindarle atención por primera vez, a la población campesina, la que veía morir a sus familiares por falta de dinero, hospitales y médicos.

En los primeros 10 años de Revolución se construyeron 47 hospitales en el campo y 56 dispensarios médicos y hoy cada provincia cubana dispone de servicios especializados de cardiología, oncología, pediatría, diálisis, neurología y todas las especialidades médicas, de forma gratuita, unidos a una atención primaria en cada comunidad cubana.

¿Es ese el sistema comunista fracasado que señala Biden?

¿Sabrán esos senadores y los que ahora atacan a la Revolución, cuántas escuelas de arte tenía Cuba antes de 1959, donde ni existía un ministerio para atender la cultura y sus creadores?

Hoy Cuba dispone de una universidad de las Artes, escuelas provinciales y una red de casas de cultura. A solo tres meses del triunfo revolucionario, se creó el Instituto Cubano del Arte y la Industria Cinematográficos, sueño de muchos que solo el socialismo hizo realidad.

La totalidad de las actuales glorias del arte cubano, son hijos de campesinos y obreros, que jamás hubiesen llegado a estudiar ni a triunfar, en la Cuba que pretenden volver a implantar los enemigos de la Revolución.

Fue ese “fracasado socialismo cubano” quien pudo formar a científicos e investigadores, capaces de darle al pueblo medicamentos de alta tecnología e incluso la creación de cinco candidatos vacunales contra la Covid-19, en medio de la pandemia y las medidas de guerra económica.

Son muchos los ejemplos que le recomen el hígado a los yanquis por ese socialismo que no dejan avanzar, ante el temor del ejemplo que emana.

No por gusto mantienen las sanciones como castigo al desafío de Cuba y estimulan protestas a través de las redes sociales que ellos dominan, con informaciones falsas para influir en la psiquis del pueblo, especialmente de los jóvenes.

Así lo expuso el director de la CIA, Allen Dulles, en los años 50 del siglo XX, en la estrategia contra la URSS:

Hemos de dejarnos de objetivos vagos y poco realistas como los derechos humanos, la mejora de los niveles de vida y la democratización…Pronto llegará el día en que tendremos que funcionar con conceptos directos de poder…Sembrando el caos en la Unión Soviética, sin que sea percibido, sustituiremos sus valores por otros falsos y les obligaremos a creer en ellos. Encontraremos a nuestros aliados y correligionarios en la propia Rusia. Episodio tras episodio se va a representar por sus proporciones una grandiosa tragedia, la de la muerte del más irreductible pueblo en la tierra, la tragedia de la definitiva e irreversible extinción de su autoconciencia”.

“…De la literatura y el arte, por ejemplo, haremos desaparecer su carga social…Apoyaremos y encumbraremos por todos los medios a los denominados artistas, que comenzarán a sembrar e inculcar en la conciencia humana el culto del sexo, de la violencia, el sadismo, la traición… Gracias a su diversificado sistema propagandístico, Estados Unidos debe imponerle su visión, estilo de vida e intereses particulares al resto del mundo…Sólo unos pocos acertarán a sospechar e incluso a comprender lo que realmente sucede. Pero a esos, los situaremos en una posición de indefensión, ridiculizándolos, encontrando la manera de calumniarles, desacreditarles y señalarles como desechos de la sociedad…”

“Nuestra principal apuesta será la juventud. La corromperemos, desmoralizaremos y pervertiremos… Debemos lograr que los agredidos nos reciban con los brazos abiertos, porque estamos hablando de Ciencia, de una Ciencia para ganar en un nuevo escenario, la mente de los hombres”.

“El objetivo final de la estrategia a escala planetaria, es derrotar, en el terreno de las ideas, las alternativas a nuestro dominio, mediante el deslumbramiento y la persuasión, la manipulación del inconsciente, la usurpación del imaginario colectivo y la recolonización de las utopías redentoras y libertarias, para lograr un producto paradójico e inquietante: que las víctimas lleguen a comprender y compartir la lógica de sus verdugos”.

Esos son los yanquis y Biden, si quiere reelegirse, no podrá aflojar e ir contra la mafia anticubana de Miami, porque como aseguró José Martí:

“En Estados Unidos está muerto en política, el que ose decir que no debe cubrir el mundo la sombra del águila”

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí