Internet
Internet

El  Diario Nueva York adelantó, este miércoles, que los estados de Virginia y Nueva Jersey iban a quedar en manos republicanas durante los comicios para gobernadores realizados allí.

Sería la primera gran derrota para el presidente Joe Biden, tras asumir el poder en enero.

El diario The New York Times dijo también que el republicano Jack Ciattarelli, protagonizaba lo mismo en Nueva Jersey,  a pesar de que los sondeos daban como preferido al  demócrata Phil Murphy.

La Associated  Press (AP) recuerda que en ese territorio ningún gobernador ha sido reelecto en los últimos 40 años.

Agregó que en el 98 por ciento de los distritos  Ciattarelli tenía una ventaja de 1,200 votos para decidir el cargo.

Paralelamente,  los principales canales de televisión notificaron como ganador en Virginia  al republicano Glenn Youngkin,  un rico empresario sin experiencia política que se enfrentó al ex gobernador demócrata Terry McAuliffe.

El presidente Biden se trasladó a Virginia días atrás para ofrecerle su apoyo.

Allí dijo sobre Youngkin: “Recuerden que me postulé contra Donald Trump. Y Terry se está postulando contra un acólito de Donald Trump“.

A la vez, la vicepresidenta Kamala Harris estuvo a principios de octubre en Nueva Jersey donde pidió votar por McAuliffe, haciendo referencia al impacto que ello tendría en las próximas elecciones legislativas de 2022 y presidenciales de 2024.

“Cada uno de ustedes en su poder tiene la capacidad de determinar, quién será el próximo gobernador, pero también por extensión, dada la importancia de esta elección de Virginia, cómo se moverá el país”, señaló Harris.

La agencia noticiosa española EFE comentó que republicanos del Congreso hicieron suyo el triunfo de Yougnkin,  reclamaron la victoria como propia, y explicaron que se trata de una señal de la futura recuperación  del  Congreso en 2022 y la Casa Blanca en 2024.

Luego, el ex presidente Donald Trump en un comunicado elogió a su base por salir a votar con fuerza en Virginia y proclamó: “Mi movimiento es más grande y más fuerte que nunca”.

Mientras las cadenas de televisión daban los resultados, el presidente Biden aterrizaba en la base aérea militar de Andrews (Maryland), en las afueras de Washington y no hizo declaraciones a la prensa.

Todavía no es posible aún formular criterios contundentes, sin embargo, reiteradas señales van conformando un escenario desfavorable al Partido Demócrata.

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí