Internet
Internet

La socialización de las nuevas normas para regular la actividad en internet en Cuba ha causado revuelo en las redes. Era de esperar. Nuevas campañas se articulan para denostar la ley. Y ya se repite —sin conocimiento de causa— que las medidas persiguen censurar la libre expresión de ideas ni la crítica.

Convendría revisar lo que está legislado en buena parte del mundo, en varios países de Europa y América. Hay leyes muy estrictas orientadas a garantizar la seguridad informática, a proteger a los ciudadanos, a evitar expresiones de odio y llamamientos a la violencia. La idea de que el espacio virtual es un espacio sin ley es sencillamente una aberración. Cualquier ámbito de interacción social precisa de un marco regulatorio.

No se trata de limitar la expresión libre de ideas, no se trata de coartar el legítimo debate público. Se trata de garantizar el derecho a la soberanía nacional cuando se usa la internet con la intención de subvertir sistemas políticos y el orden constitucional, derrocar gobiernos o justificar acciones públicas desestabilizadoras, económicas o de injerencia. Se trata, también, de garantizar la paz, la seguridad de todos los ciudadanos, de evitar el ciberacoso, de conseguir un espacio libre de agresiones. Internet no puede ser terreno sin ley. Solo pueden estar en contra de esta nueva normativa quienes utilizan las bondades del ciberespacio con tales propósitos. 

Hay cuestiones que trascienden el ámbito más íntimo de los ciudadanos, que tienen que ver con la seguridad nacional. Habrá que explicarlas con diafanidad. Pero la ciudadanía puede tener la certeza de que no se está planteando una ley mordaza, que no se violarán sus derechos. Regular, no censurar.

Tomado de CubaSí

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí