Foto: Internet

Cuando el 1ro. de julio de 1986, el Comandante en Jefe Fidel Castro inauguró el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (cigb) dijo que él esperaba más de las combinaciones de los interferones alfa y gamma, que del empleo individual de ese  producto, cuya primera producción en Cuba se logró hace 39 años, el 28 de mayo de 1981.

Aquella predicción se hizo realidad el 4 de agosto de 2016, al lograrse la aprobación en nuestro país del Heberferon, una nueva formulación de los interferones ifns alfa y gamma para el tratamiento del carcinoma basocelular, el cáncer de piel más frecuente.

Teniendo en cuenta que ambas moléculas se distinguen por sus propiedades antivirales e inmunomoduladoras, los investigadores del cigb y los expertos del Ministerio de Salud Pública consideraron incorporar este fármaco en el protocolo de enfrentamiento a la covid-19, aseveró a Granma el doctor Eulogio Pimentel Vázquez, director general de esa institución perteneciente al Grupo Empresarial BioCubaFarma.

Según precisó el doctor en Ciencias Iraldo Bello, líder de este proyecto en la referida entidad, la actividad biológica de ambos interferones unidos es superior a la individual de cada uno, lo cual potencia sus efectos terapéuticos, algo que había sido previamente demostrado en los estudios desarrollados en el cigb.

Dicho fármaco se ha aplicado en más de 3 000 pacientes cubanos con carcinoma basocelular, un cáncer que es muy frecuente en los pacientes de la tercera edad, donde muchos presentan comorbilidades, como la hipertensión arterial, la diabetes y enfermedades cardiacas.

La experiencia acumulada muestra que su empleo ha sido seguro y efectivo. Hoy el país cuenta con cobertura nacional para la utilización del Heberferon, incluida la atención primaria.

Para el caso particular del sars-cov-2, la decisión de utilizar el Heberferon estuvo avalada también por reconocidas publicaciones internacionales que, desde el año 2000, reportaban evidencias de que la combinación

del ifn alfa y gamma podía ser muy eficaz contra los coronavirus.

Como refiere el doctor Eulogio Pimentel, los primeros resultados de la evaluación del Heberferon han demostrado que, administrado por vía subcutánea dos veces por semana, durante 14 días en pacientes positivos, el virus se eliminaba en un plazo de cuatro días.

Tan promisorio reporte se obtuvo en el 80 % de los enfermos tratados en el marco del estudio clínico Esperanza. La evolución clínica de los pacientes fue muy favorable, pues ninguno pasó a estado grave o crítico.

Según resaltó el doctor en Ciencias Iraldo Bello, además del impacto registrado en la eliminación del virus, el producto también contribuirá a cortar la transmisión.

Al erradicar el virus de forma tan rápida, la comisión de expertos del Ministerio de Salud Pública comenzó a utilizarlo en aquellos pacientes con persistencia viral prolongada, lográndose un 100 % de negativización del virus con dos a cuatro administraciones del Heberferon.

Este aporte científico es fruto del esfuerzo  de un gran número de  médicos y demás personal de Salud del hospital militar central Luis Díaz Soto, de conjunto con los investigadores del cigb, un esfuerzo colosal, que tiene el gran premio de contribuir a salvar vidas y al bienestar de los pacientes, subrayó el doctor Pimentel.

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí