Imagen del video clip, Patria o Muerte por la Vida

Hay marcas que son para toda la vida. Vivir el displicente camino o la ruta segura. Caminar erguido con la mirada en un solo punto del horizonte o caminar pensando en los tirapiedras que andan detrás. Saber cargar con la nitidez del alma o con el humus del arrepentimiento. Entre todo esto ha tenido que estar Raúl Torres: el Raúl de Hojarasca y el Raúl de Desbloqueáme. El mismo de siempre que ya no es igual.

El tiempo da vueltas sobre sí mismo. También los hombres. Regresámelo todo, corazón. También el tiempo. También al hombre. Regrésame la poesía flotante, la guitarra encendida, el verso perfecto. Regrésame el clavel y el candil que no se apaga. Pero mantente ahí. Gira; pero avanza, como una espiral, como la negación de la negación, con la rabia que arranca la protesta tajante por un pueblo que no tiembla.

Vivir libre, interponiéndose con un verso urgente ante los cañones; vivir sin miedo, sacando el cuello en una pradera minada; vivir cambiando, por el llamado del tiempo, con el riesgo insistente y las miradas críticas de todos nosotros, es la marca que se tatuó Raúl Torres para siempre. No ha sido fácil la herejía; pero él anda, “han querido con ofensas matar su palabra”. Hay quien lo mira y busca un pasado detrás de sus espejuelos. Pero él ya está decidido: no entiende su vida de otro modo que no sea dejándolo todo por esto.

¿Por qué era necesario hacer “Patria o Muerte por la vida”?

– Simplemente, siento la necesidad imperante de defender la Revolución cada vez que se le ofende. Eso es permanente en mí, va conmigo, me salen garras cuando ofenden a la Revolución.

¿Es “Patria o Muerte por la vida” una respuesta a “Patria y Vida”?

– No es solo una respuesta a una canción. Es una respuesta a una actitud de los anexionistas, de los que quieren ver a Cuba doblegada. Es una respuesta a todo el que piensa que va a venir a coger “mangos bajitos”. Es una respuesta al mundo para que el mundo sepa que Cuba tiene respuestas y sabe cómo defenderse; y en ella está incluida el espíritu de Fidel, que cuando se mandaba, se mandaba…Estamos en un momento en que no se puede ser ingenuo porque hay muchos disfraces.

Ahora, Raúl…

– Pedrito arréglame las respuestas porque te estoy respondiendo con pasión. Este es un momento en que estoy un poco alterado — me dice antes de seguir.

Hay quien cree que “Patria y Vida” no debería tener respuesta porque es ponerse al nivel de la vulgaridad y el ataque, y que, si llegase a tener, debe ejecutarse con belleza ¿cree Raúl Torres que “Patria o Muerte por la vida” tiene ese requisito?

– Las personas que más han criticado la canción “Patria o Muerte por la vida” es porque les han dolido los versos, los cuales no dicen nada más que una verdad y mondan la naranja. A lo mejor no fui lo lírico que he sido con las canciones clásicas mías, a lo mejor fui un poco más directo; pero lo que hacen esos versos es develar la verdad y eso es lo que duele. Armónicamente está bien la canción, tiene buena melodía, tiene un estribillo que se pega. Muchísima gente me está escribiendo, incluso de otros países, cantando y bailando la canción. Creo que la canción camina, lo que hay un aparato que está dándolo todo — hace énfasis en la palabra todo — para que no ande la canción, pero ya la canción se soltó y anda por el mundo entero.

Sin embargo, Raúl, hay un número de reacciones negativas en YouTube y ataques lanzados sobre los artistas que cantan. ¿Cómo reaccionar ante ello?

Desde la indignación más grande, realmente mi respuesta es desde un sincero asco que siento por esos individuos que le han dicho tantos improperios y tantas ofensas a las jóvenes artistas talentosísimas que estuvieron en el video conmigo. Han tratado de llevarlas hasta lo máximo y siento por eso…diría rabia, pero no lo es, tampoco es lástima. No hay un sentimiento para expresar lo que uno siente por esa gente tan baja.

Le soy sincero. He oído a muchas personas, intelectuales incluso, decir que la canción de Raúl Torres ha perdido valor poético por querer sacar un tema de todo. ¿Cómo lo ve usted?

– Chico no sé. Eso está bastante balanceado. Yo también lo he leído y lo he visto, pero también he leído a quien entiende lo que es el verso urgente, una canción con una respuesta necesaria. Hay que establecer comparaciones ¿comparado con qué? ¿con mi obra anterior, con mi obra más clásica? Quizás. Pero esta canción no se trata de enamorar a nadie, de pasarle la mano a nadie, de caerle a metáforas a lo que está pasando para que después ni siquiera llegue el mensaje.

Esta canción tiene timba, guaguancó. El espíritu del guaguancó no pueden decir que no lo tiene, el espíritu de conga, el espíritu de denuncia. Esa fue mi intención. Lo que piensen los intelectuales no me afecta. Sé de lo que soy capaz. Sé del lugar en el Parnaso que yo tengo. Una cosa es que sea humilde y otra cosa es que obvie lo que he logrado hacer en cuanto a composición: lírica y música. Pero me gustaría saber tu opinión, Pedro Jorge.

Mire Raúl, yo soy un admirador de su obra y valoro cómo ha sabido adentrarse en la canción política, tan necesaria en este momento. Ahora, como mismo le digo esto, le digo que de las últimas canciones que usted ha hecho hay algunas que no me gustan. Aunque etiquetar a un artista por eso y reducir su obra no lo creo conveniente, pero que cada cual pueda sacar su conclusión personal del asunto.

– Lógico hermano. Hay canciones mías que a mí no me gustan, canciones de otros compositores…Excepto de Silvio que me gustan todas, absolutamente todas, hay canciones de muchas personas que no me gustan, canciones mías que las hago con tremendo amor y al final, no son buenas canciones, terminan sin gustarme. Eso es normal, pero como dices no se debe etiquetar a nadie por eso.

¿Entonces cree que Patria o Muerte por la vida es una canción mala?

¿Una canción mala? Esa canción no tiene ni una sola mala palabra, no tiene un improperio; acusa, pero no ofende personalmente, no se extralimita. Es una canción que se defiende de una actitud ofensiva injustificada. Lo que pasa es que hay una gran estrategia: ahora están utilizando figuras creadas, ineptas y con malas canciones, enaltecidas y puestas como el zoom de la canción en el mundo

¿Cree que los cantautores cubanos deber ser más activos ante los acontecimientos políticos que se dan?

Los cantautores cubanos que se sienten identificados con nuestro proceso deberían manifestarse. Conozco algunos que me han presentado temas y los he encaminado. Creo que deberíamos pasar como movimiento de la canción revolucionaria a defender nuestra patria y nuestra Revolución desde nuestra música. Es algo necesario y es una tradición. Siempre se ha hecho canción política. La mentira que quieren inducir es que los artistas no le cantan a la patria, a los conflictos, a las injusticias. Los artistas cantan sobre los problemas sociales y es importantísimo para que una sociedad florezca, mejore y se perfeccione. Cantarle a los fracasos y a los logros. Hay que cantar para defender a la Revolución y cuenten conmigo para ello.

¿Qué le puede decir a los que atacan a quemarropa y sin límites su canción?

Recuerdan cuando Fidel se abrió la camisa para mostrar su chaleco “antibala” que era su moral. Pues de eso mismo se trata. Tengo ese mismo chaleco puesto. El mismo chaleco que tenía Fidel. Que inventen historias, que digan barbaridades de mí, que tiren que van a chocar contra la moral.

¿Y para los que exponen con respeto que no les pareció un buen tema musical?

Para ellos con todo el amor del mundo, les digo que intenté hacer la mejor canción en un momento urgente. Si herí la sensibilidad de alguno, sin demostrar lo que he sido como trovador y lo que esperan de mí, lo siento mucho; pero dejo claro que estoy satisfecho con esa canción. Lo mejor es dejar claro que el autor de “Candil de Nieve” y “Regrésamelo todo”, se fue “Cabalgando con Fidel” y está satisfecho con esta canción.

Tomado del sitio Horizontes Blog

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí