por Leandro Sorribas

Con cientos de denuncias recibidas, el pasado viernes se realizó en la Legislatura porteña una importante reunión contra la violación de los DD. HH. en Bolivia, Chile y otras partes de Latinoamérica. La misma transcurrió en la Legislatura porteña y fue impulsada por la Comisión contra la Violencia Institucional y la Comisión de DD. HH., presididas por Myriam Bregman y Victoria Montenegro, respectivamente. Organizaciones de las comunidades boliviana, colombiana y chilena se hicieron presentes.

Myriam Bregman abrió la concurrida reunión expresando que “nuestra intención es sistematizar y recopilar las denuncias a las violaciones de los DD. HH. que ocurren en distintos países latinoamericanos, donde el punto más álgido hoy está en Bolivia, con un golpe militar con intervención directa de las FF. AA., pero también vemos un avance en el conjunto de la región de lo que antes se llamaba el partido militar”.

Una de las primeras en tomar la palabra fue Nora Cortiñas, que relató su reciente viaje a un Chile que despertó. No solo trajo las denuncias de las violaciones a los derechos humanos por un “Gobierno constitucional”, sino que también dio cuenta de la realidad de un pueblo que salió a la calle contra las injusticias y por una vida digna.

También estuvieron presentes y aportaron denuncias y propuestas decenas de organismos de derechos humanos, como Abuelas de Plaza de Mayo, Serpaj, APDH Nacional y Rosario, Correpi, CeProDH, HIJOS Capital y Oeste, Encuentro Militante Cachito Fukman, Familiares y Compañeros de los 12 de la Santa Cruz, Margarita Noia de la Secretaría de DD. HH. De la CTA, Intersindical por los DD. HH., La Poderosa, entre tantos otros.

Sergio Maldonado, que no pudo hacerse presente, se comunicó telefónicamente con todo el auditorio desde Bariloche, donde sigue la causa del crimen de su hermano Santiago.

Entre otros testimonios, María Elena Naddeo de la APDH contó los aberrantes ataques a las libertades democráticas en Ecuador, e incluso la persecución por simplemente tuitear contra el Gobierno de Lenín Moreno, una práctica que no ha sido ajena a Cambiemos en Argentina. Cecilia Urquieta, exfuncionaria de Bolivia, contó además los pormenores de cómo se llevó acabo el golpe de Estado.

Muchas de las denuncias recopiladas fueron aportadas por miembros de las comunidades de inmigrantes residentes en Argentina, que siguen el día a día de la realidad de sus propias familias, amigos y compañeros. Eran desgarradores los relatos de represiones salvajes, torturas, desapariciones forzadas y encarcelamientos de miles en distintos países de Latinoamérica.

Se recibieron más denuncias contra el golpe de Estado en Bolivia por parte de integrantes del Comité de Resistencia contra el Golpe y de la colectividad boliviana de la Villa 31, entre otros. Como bien decían, no son “simples cifras”, pero al día de hoy se podían contabilizar 34 asesinatos, 832 heridos y 1.513 detenidos, cuyo paradero no se conoce en muchos casos.

La salvaje represión de Piñera estuvo presente a través de las denuncias de la Asamblea de Chilenos en Argentina, quienes contaron acerca de la utilización de estaciones del metro como centros clandestinos de detención de niños y adolescentes y de la práctica común de carabineros de disparar a la cabeza de los manifestantes, lo cual ha provocado la pérdida parcial y hasta total de la visión de algunos.

Las denuncias contra Piñera se hicieron internacionales, así como la solidaridad con el joven dirigente del PTR e integrante de La Izquierda Diario Chile Dauno Tótoro, que fue denunciado por el Gobierno de Piñera y autoridades de Santiago por la Ley de Seguridad Interior, aplicada en dictadura, por decir lo que millones dicen en las calles: Fuera Piñera y toda la herencia de Pinochet.

Tomado de La Izquierda Diario

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí