Por Nicanor León Cotayo

El Nuevo Herald, con sede en Miami, afirmó este jueves, que dos  legisladores de Estados Unidos, Bob Menéndez y Marco Rubio, connotados enemigos de Cuba, presentaron un proyecto de ley que afectaría al Ron Havana Club.

Va dirigida a proteger los intereses de empresarios estadounidenses,  cuyos bienes fueron nacionalizados aplicando normas internacionales.

Al mismo tiempo, impedir que los tribunales reconozcan sus marcas comerciales.

Observadores hicieron notar que la legislación propuesta por Rubio y Menéndez apenas disimula su intención de volver a atacar la política de nacionalizaciones del gobierno cubano, llevadas a cabo a principios de la década del 60 del siglo pasado.

La Representante Debbie Wasserman Schultz, del Distrito 23 de Florida, copatrocinadora del plan, aseguró que “apoyo a los verdaderos propietarios de bienes robados”. 

Como ha sido revelado, la titulada ley Helms-Burton, de 1996, tuvo entre sus generosos financistas a la compañía Bacardí.

Radicada en Santiago de Cuba y nacionalizada en armonía con el derecho internacional, su más ruidoso vocero ha sido  Marco Rubio.

También ha recibido millones de dólares para sus campañas electorales.

En 2016 fue aspirante a candidato presidencial del Partido Republicano  junto a Trump, en medio de numerosas trifulcas y hasta ofensas entre ambos, pero más tarde devino vocero de este.

He ahí cómo actúan  ilustres ratoncitos de Miami.

Tomado de Cubasí

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí