Philippe Martínez, secretario general del principal sindicato de Francia, la Confederación General del Trabajo (CGT), celebró hoy la decisión del movimiento de “chalecos amarillos” de participar en la próxima jornada de huelga general en Francia.

La movilización tendrá lugar el 5 de diciembre y fue convocada por varios sindicatos contra el proyecto de reforma del sistema público de pensiones, pero amplió sus demandas a medida que nuevos colectivos y organizaciones mostraron su apoyo a la protesta.

Además de la CGT y los “chalecos amarillos”, participarán la Fuerza Obrera, Solidarios, la Federación Sindical Unitaria y los sindicatos de la compañía de transporte de la región de París.

Martínez explicó que sindicatos y movimientos sociales “tenemos las mismas preocupaciones”, refiriéndose a la pérdida del poder adquisitivo de los ciudadanos, la defensa del medio ambiente y la lucha contra el trabajo precario.

Esta jornada de huelga “no está reservada a las empresas públicas”, sino que “debe generalizarse en todas las empresas” para sumar el máximo de trabajadores, dijo.

“Sabemos que es difícil, pero hay una necesidad de activar a muchas personas porque este gobierno, como muchos gobiernos en el mundo, solo comprende las movilizaciones”, añadió.

En el día de ayer la asamblea estatal de “chalecos amarillos”, celebrada en la ciudad sureña de Montpellier, aprobó por abrumadora mayoría la propuesta de unirse a la huelga del 5 de diciembre contra la reforma de las pensiones.

El movimiento llamó a sus seguidores para “estar en el centro de esta movilización, con sus propias demandas y aspiraciones, en sus lugares de trabajo o en las rotondas, con sus chalecos claramente visibles”, y aseguró que es un momento de “convergencia con el mundo del trabajo y su red de miles de sindicalistas que, como nosotros, no transigen”.

Con información de Radio Reloj y Prensa Latina

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí