Foto: Internet

PONER DINAMISMO A LA ESTRATEGIA ECONÓMICA Y SOCIAL

El entorno descrito, reconoció el Presidente, complejiza la situación, que se caracteriza por mucha incertidumbre en el suministro de combustibles, contracción de los servicios, desabastecimiento en las redes de comercio, inflación reprimida que se evidencia en las colas, insuficiencias productivas y crecimiento en las afectaciones a los trabajadores a causa de la pandemia.

Hemos introducido una parcial dolarización de la economía, apuntó Díaz-Canel, y recordó los retos de la tarea que debe llevarnos a la unificación monetaria y cambiaria, uno de los acuerdos pendientes del Congreso.

Se está trabajando con énfasis, y no podemos decir que sea tan fácil, en la transformación de la agricultura y en el reordenamiento empresarial, recalcó.

El Jefe de Estado se refirió a la necesidad de incrementar la producción industrial, estimular todas las ofertas de bienes y servicios, poner en marcha el fortalecimiento de la empresa estatal, transformar y modernizar el comercio.

Hemos implementado un grupo de medidas y ya para otros temas hay propuestas que tienen determinado nivel de aprobación, y las vamos a estar informando oportunamente. No obstante, hay resultados discretos de las medidas, apuntó.

LA TAREA ORDENAMIENTO: PROCESO COMPLEJO DE ALCANCE ESTRATÉGICO

Sobre el ordenamiento, una de las tareas de mayor envergadura, el Presidente dijo que se encuentra en un momento superior con definiciones claras de cuáles son los componentes de este proceso.

«Ahora se está trabajando en capacitar a todas las personas involucradas en su desarrollo y en crear condiciones en los ámbitos que impactará. La envergadura de esta tarea es muy grande y tiene en cuenta múltiples interrelaciones en la economía. Estamos trabajando en crear las condiciones y poder ir a su implementación». Aclaró, además, que oportunamente se le informará a la población. «Hay que separarse de las bolas y las noticias falsas», subrayó.

En cuanto al ordenamiento monetario y cambiario, refirió que es una tarea que tiene carácter interdisciplinario y transversal, y la tenemos que aplicar en medio de la complejidad que estamos viviendo.

Cuando hicimos el estudio de trabas, solo la tarea de ordenamiento destraba una parte importante de los temas pendientes que hay en la economía, acotó.

Ratificó que la unificación monetaria y cambiaria no constituye la solución mágica a todos nuestros problemas financieros, pero debe conducir a la elevación de la productividad del trabajo y a un desempeño más eficiente de las fuerzas productivas.

Como parte de ese proceso se suprimirán parcialmente los subsidios indebidos, al tiempo que se implementará la reforma salarial, así como de las pensiones y los precios.

El Presidente cubano ratificó que nuestro ­socialismo excluye la aplicación de terapias de choque y está prevista, si alguien queda en una situación de vulnerabilidad, la manera en que se le va a ayudar.

Ratificó que con la implementación de la tarea de ordenamiento no se amenazan las conquistas sociales de la Revolución, refrendadas en la Constitución.

Díaz-Canel puntualizó que en una primera etapa se mantendrá la libreta de abastecimiento como mecanismo que asegura el acceso de los ciudadanos a artículos básicos en condiciones de déficit de oferta y protege contra el acaparamiento y la especulación.

«Después, cuando nuestros mercados tengan otra situación y avancen un grupo de relaciones económicas y financieras, tendremos que ir evolucionando para suprimir la libreta», declaró.

Al decir de Díaz-Canel, el Estado cubano ratifica que garantizará en los bancos los depósitos de la población y de las personas jurídicas nacionales y extranjeras, así como todo el efectivo, esté en CUC, CUP o en MLC. Ese es un principio iniciado por el Comandante en Jefe, ratificado por Raúl y debidamente respetado en la tarea de ordenamiento. Nadie tiene que tener preocupación con sus cuentas, incluyendo nuestros colaboradores.

El mandatario explicó que «no vamos a un cambio de moneda como el realizado en los primeros años de la Revolución», y reiteró que se quedará la moneda nacional, que tendrá una convertibilidad con la moneda libremente convertible.

En este proceso, señaló, va a haber el tiempo necesario para hacer todas las transacciones, va a haber tiempo para ir convirtiendo las monedas, aclaró.

Agregó que, en las próximas semanas, el Ministro de Economía y otros funcionarios explicarán los temas relacionados con la unificación monetaria y cambiaria: los principales conceptos, cuáles son los temas en que tenemos que tener una observancia… Vamos a preparar a la población para que comprenda este proceso, para que no haya falsas expectativas, para que de verdad se sepa qué es lo que facilita y qué es lo que no.

Cuando estén dadas todas las condiciones y se decida la fecha en que se aplicará la tarea –anunció Miguel Díaz-Canel–, por nuestros medios de comunicación masiva daremos la información a la población y de qué manera se operará entre el día en que se anuncie y el día que inicie el proceso.

A su juicio, este es un proceso que permitirá destrabar muchas cuestiones que hoy impiden el avance de la actualización del modelo económico y social cubano de desarrollo socialista.

«Se favorece al sector exportador al recibir mayores ingresos en CUP por los productos exportados. Se propicia la corrección de precios, lo que permite que los bienes nacionales, si se producen con eficiencia, resulten menos costosos que los importados. Crea incentivos para elevar la eficiencia y la competitividad en el sector empresarial. Propicia la sustitución de importaciones y los encadenamientos productivos de manera eficiente y permite mayor transparencia en la contabilidad», resaltó.

Además, dijo, «la adecuada estructura de costos y precios facilita, significativamente, la evaluación de los proyectos de inversión extranjera directa y crea las condiciones para establecer comparaciones en base a parámetros internacionales».

Al abordar el ajuste en las relaciones entre el sector estatal y no estatal derivado del ordenamiento, consideró que

«favorece que se perfeccionen las posibilidades de complementación entre ambos, que fueron los principios cuando reconocimos este sector, y se crea el espacio para propiciar un incremento de los salarios, un incremento de las pensiones y prestaciones de la seguridad social y de su poder adquisitivo».

«Le pedimos a la población atención en los próximos días. Contamos con la confianza mayoritaria de nuestro pueblo y con la unidad bajo la dirección del Partido para alcanzar el éxito en este proceso complejo de alcance estratégico», concluyó.

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí