El gobierno de Uruguay inicia hoy la transición ejecutiva al día siguiente de las elecciones presidenciales, asegurando que entregará un país con ‘certezas, confianza y estabilidad’.

Así lo sostuvo el ministro interino de Economía y Finanzas, Pablo Ferreri, quien señaló que ‘lejos de expresiones electoreras, hay que mirar los números en su conjunto’.

Según detalló, el gobierno que se instalará el venidero 1 de marzo gestionará un país con el ingreso por persona más alto y con menores niveles de desigualdad de América Latina, y con todos sus desembolsos de deuda cubiertos para los próximos dos años.

Entrevistado por medios informativos, Ferreri añadió que cinco empresas calificadoras internacionales de crédito ubican a Uruguay con riesgo financiero muy bajo y grado inversor confirmado.

Añadió que por otra parte se recibirá la inversión productiva más importante de su historia, con la instalación en el pueblo Centenario, departamento de Durazno, de la segunda planta elaboradora de pasta de celulosa de la empresa finlandesa UPM.

Ferreri sumó las ‘expresiones concretas de empresas internacionales que siguen confiando e invierten en el país’, a las les parece que ‘con todos esos elementos, lo que menos da es para pensar que estamos frente a un descalabro’ como se decía desde la campaña electoral opositora del Partido Nacional y aliados.

‘Yo diría que, muy por el contrario, y citando a algún medio de prensa internacional, Uruguay es una isla de estabilidad en un continente signado por la volatilidad, por los problemas y la incertidumbre’, subrayó.

En este sentido afirmó que la deuda neta de Uruguay es estable, en el entorno del 41 por ciento del producto interno bruto y que, observada en combinación con otros aspectos, garantiza esa estabilidad, por ejemplo, con los recursos necesarios para afrontar las obligaciones de los dos primeros años del próximo gobierno.

Tomado de Prensa Latina

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí