La convocatoria se hizo luego que la OEA aprobara una resolución en la que pide el llamado a comicios en el país suramericano.

La presidenta autoproclamada de Bolivia, Jeanine Áñez, presentó este miércoles una iniciativa de ley para convocar a nuevas elecciones, anular los comicios del pasado 20 de octubre y elegir nuevos vocales electorales. 

El Proyecto de Ley de Régimen Electoral Transitorio será entregado a la Asamblea Plurinacional de Bolivia para su aprobación y contempla la anulación de las elecciones generales y la conformación de los vocales del Tribunal Supremo Electoral (TSE).

«Este es un Gobierno de transición que primeramente va a convocar a elecciones generales y será la Asamblea Legislativa la que tenga el trabajo de llevar adelante la elección de los vocales del Tribunal Electoral», dijo Áñez desde el Palacio de Gobierno. 

Según informó el ministro de facto de Justicia, Álvaro Coimbra, una vez que esté conformado el Tribunal Electoral, será este organismo quien presente un «calendario electoral».

Coimbra informó que los nuevos vocales del TSE serán elegidos por la Asamblea, así como los plazos de las elecciones, tomando en cuenta las recomendaciones de los organismos internacionales y el diálogo con actores políticos.

Áñez reconoció que el proyecto del Gobierno de facto «puede ser perfectible», aunque pidió que sea considerado «como un documento base para generar un consenso nacional». 

La convocatoria se hizo mediante decreto supremo, pese a que el Congreso boliviano se encuentra en funciones y este mismo miércoles tiene previsto debatir la renuncia del depuesto mandatario Evo Morales y la posible convocatoria a elecciones.

La mandataria autoproclamada, que está en la Presidencia de Bolivia desde el pasado 12 de noviembre, dos días después del golpe de Estado contra Morales, ya había advertido con convocar a los nuevos comicios, argumentando la falta de acuerdo en la Asamblea Legislativa Plurinacional, cuya mayoría parlamentaria es del Movimiento al Socialismo (MAS), del presidente depuesto.

Antes de convocar, Áñez anunció la anulación delos comicios del pasado 20 de octubre, en los que Morales ganó en primera vuelta con el 47 % de los votos.

Argumento

Entre los argumentos para la anulación de las pasadas elecciones y la convocatoria a un nuevo proceso, está la auditoría de la Organización de Estados Americanos (OEA), que encontró presuntas irregularidades en las elecciones y por eso «se recomendó otro proceso electoral».

Este miércoles, además, la OEA aprobó una resolución para pedir al gobierno de facto de Áñez convocar «urgentemente» elecciones.

La convocatoria, además, se hace en medio de la represión policial y militar en Bolivia contra los ciudadanos que han salido a las calles a protestar contra las autoridades de facto.

Desde las elecciones generales del pasado 20 de octubre han fallecido 30 personas, y 27 de esas muertes tuvieron lugar tras el golpe de Estado del pasado 10 de noviembre, según datos de la Defensoría del Pueblo.

Solo este martes, un operativo policial en la planta de hidrocarburos de Senkata, ubicada en El Alto, bastión de movimientos campesinos e indígenas que apoyan al dimitido presidente Morales, dejó seis muertos y unas 30 personas heridas.

Tomado de RT

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí