El líder de la Revolución cubana falleció en La Habana a los 90 años el 25 de noviembre de 2016.

“¿Qué es la historia de Cuba sino la historia de América Latina?  ¿Y qué es la historia de América Latina sino la historia de Asia, África y Oceanía?  ¿Y qué es la historia de todos estos pueblos sino la historia de la explotación más despiadada y cruel del imperialismo en el mundo entero?”.

Estas palabras conformaron el discurso del entonces joven Fidel Castro en 1962 cuando la revolución era apenas una niña y Cuba había sido expulsada de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Seguidamente expresó: «En muchos países de América Latina la revolución es hoy inevitable.  Ese hecho no lo determina la voluntad de nadie; está determinado por las espantosas condiciones de explotación en que vive el hombre americano, el desarrollo de la conciencia revolucionaria de las masas, la crisis mundial del imperialismo y el movimiento universal de lucha de los pueblos subyugados”.

Casi 60 años después estas palabras retumban en los oídos de quienes escuchan nuevamente el discurso y reflejan esa historia de lucha y resistencia compartida que poseen los pueblos de América Latina.

Integración

Para Fidel Castro estaba muy claro el camino que se debía emprender para cambiar el rostro de miseria y despojo que lucía y aun luce la región. Lograr la unidad y la integración eran fundamentales en su visión estratégica y daban continuidad a los planteamientos de importantes líderes de la independencia como Simón Bolívar y José Martí.

Su tesis sobre la integración de América Latina y el Caribe, afirmaba que la unión política y económica entre sus naciones contribuiría a buscar su propio desarrollo y evitar la influencia de Estados Unidos en la región.

“Ayer fuimos enorme colonia; podemos ser mañana una gran comunidad de pueblos estrechamente unidos. La naturaleza nos dio riquezas insuperables, y la historia nos dio raíces, idioma, cultura y vínculos comunes como no tiene ninguna otra región de la Tierra», expresó el Comandante en Jefe en una ocasión.

El presidente del Instituto de Historia de Cuba, Yoel Cordoví Núñez dijo que en Latinoamérica y el Caribe, Fidel Castro Ruz alcanza un relevante lugar por su pensamiento crítico hacia el capitalismo, neoliberalismo y antiimperialismo.

Este investigador señala que no hay un político que como Fidel ejemplificara en el siglo XX las bases de un pensamiento emancipador latinoamericano y consideró de una importancia vital el legado fidelista cuando en el área se redefinen la ideología de naciones entre el neoliberalismo y el socialismo.

Fidel Castro esta catalogado como uno de los hombres más influyentes del siglo XX
Fidel Castro está catalogado como uno de los hombres más influyentes del siglo XX
Foto: Cubadebate

Para Fidel la unidad siempre fue un factor indispensable para alcanzar cualquier victoria: “Estos pueblos de América saben que su fuerza interna está en la unión y que su fuerza continental está también en la unión. Estos pueblos de América saben que si no quieren ser víctimas de nuevo de la tiranía, sino quieren ser víctimas de nuevo de las agresiones, hay que unirse cada vez más, hay que estrechar cada vez más los lazos de pueblo a pueblo».

Bajo estos principios de unidad e integración, Fidel ideó la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), en diciembre de 2004, que dio pasó a la cumbre fundacional, en Caracas siete años después, de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac). A este primero le siguieron en 2005 Petrocaribe, en 2007 la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

Internacionalismo

Otro de los principios de Fidel era «no dar lo que nos sobra sino compartir lo que tenemos». Relevantes son los logros que el Comandante en Jefe impulsó en América Latina con la modesta ayuda de Cuba en los campos de la salud, el deporte y la educación.

El internacionalismo se configuró como una práctica de la política exterior de la Revolución Cubana. La ayuda médica de la Isla ha estado en diversas catástrofes naturales como el huracán “Jean”, en Nicaragua, inundaciones en Bolivia, el paso del huracán Mitch por Honduras y Guatemala, la epidemia de cólera que azotó al Perú, entre muchos más.

Otro de los proyectos ideados por Fidel fue la creación en 1999 de la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM), permitiendo a miles de jóvenes humildes de América Latina formarse como profesionales.

Por otra parte, en el año 1999, Haití solicitó a Cuba la colaboración para la alfabetización de sus pobladores. En esa ocasión un total de 150.000 haitianos aprendieron a leer y escribir. Luego, con la creación del método audiovisual «Yo sí puedo»  en 2001 se han alfabetizado a millones de personas en la región.  Gracias a su aplicación países como Venezuela y Bolivia se declararon libres de analfabetismo.

Para Fidel ser internacionalistas «es saldar nuestra propia deuda con la humanidad . Quien no sea capaz de luchar por otros, no será nunca suficientemente capaz de luchar por sí mismo».

Para el politólogo, Atilio Borón sin la Revolución encabezada por Fidel Castro la historia de América Latina y el Caribe habría sido completamente diferente lo que evidencia el impacto del pensamiento fidelista en la región.

«No habríamos tenido a Lula, Dilma, Chávez, Maduro, Néstor, Cristina, Lugo, Rafael, Evo, “Mel”, Daniel, Sánchez Serén, Tabaré, al “Pepe”. Y antes que ellos tampoco hubiésemos tenido a Allende, Velasco Alvarado, Juan J. Torres, Goulart, Torrijos, Roldós, en una lista que sería interminable si incluyéramos a los liderazgos populares y revolucionarios que brotaron por toda la región bajo el influjo de la Revolución Cubana».

Tomado de Telesur

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí