Imagen: Internet

Santiago de Cuba, 21 mar (ACN) Con la confirmación del primer caso positivo de COVID-19 en la provincia, un cubano procedente de Barcelona, las autoridades de salud extreman el control epidemiológico de todos los contactos del enfermo, como parte del plan que concibió el gobierno cubano de enfrentamiento a la pandemia.

El paciente, de 35 años y residente en el municipio de Palma Soriano, a unos 45 minutos de la cabecera provincial, comenzó con fiebre de 37,4 grados Celsius en la noche del 16 de marzo, situación que agravó al día siguiente cuando refirió dolor de garganta, obstrucción nasal y dos diarreas, aunque sin falta de aire.

La doctora de su consultorio médico de la familia, durante el seguimiento diario a viajeros de riesgo que establece el sistema de salud cubano, detectó los síntomas sospechosos al nuevo coronavirus SARS-CoV 2 que presentaba el joven y lo remitió al hospital militar Joaquín Castillo Duany, donde fue ingresado para su aislamiento.

Una vez hospitalizado, al paciente se le tomaron muestras de secreciones respiratorias para el análisis en el laboratorio de biología molecular, perteneciente al centro provincial de higiene, epidemiología y microbiología (CPHEM), donde se confirmó el diagnóstico de la COVID-19.

Ricardo Manet Lahera, director del CPHEM, declaró en exclusiva a la ACN que inmediatamente se procedió al control de foco de los contactos en todos los lugares donde estuvo el enfermo, quienes permanecen bajo vigilancia epidemiológica durante 14 días, tiempo reglamentado en el protocolo sanitario para estos casos.

El control de foco incluyó a los pasajeros del avión en el que arribó el paciente al país, el martes diez de marzo por el aeropuerto internacional Antonio Maceo Grajales de esta ciudad, quienes ya están localizados y debidamente atendidos por el personal médico, explicó.

Manet Lahera comentó que se continúa con la pesquisa activa para la detección rápida y oportuna de cualquier persona con síntomas similares a los de la COVID-19, sobre todo de los posibles contactos del caso confirmado con la enfermedad.

Asimismo, precisó que el paciente recibe tratamiento médico en el hospital militar, se reporta estable y con evolución favorable de la enfermedad.

En el territorio se habilitaron el hotel Balcón del Caribe y el hospital Ambrosio Grillo, ubicados ambos en las afueras de la ciudad, para el aislamiento de los contactos extranjeros y nacionales, respectivamente, de los casos sospechosos o confirmados con COVID-19 que permanecen asintomáticos.

El papel del médico y enfermera de la familia, como eje central de la atención primaria de salud, resulta decisivo en la batalla que libra Cuba contra el nuevo coronavirus que ha causado la muerte a miles de personas en todo el mundo.

Tomado de ACN

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí