Foto: Internet

El presidente Evo Morales alertó este domingo que la denuncia de fraude que hizo primero el candidato de Comunidad Ciudadana (CC), Carlos Mesa, y luego se sumaron otros sectores, es el verdadero fraude, y demandó pruebas sobre ese supuesto dolo.

 Por su parte, el ministro de Gobierno boliviano Carlos Romero aseveró en el espacio televisivo El pueblo es noticia, de Bolivia TV, que la oposición está utilizando una estrategia golpista contra el gobierno legítimamente electo de Evo Morales, con el fin de que el mandatario enuncie al cargo y para romper con el orden establecido en el país.

Romero insistió en que la más clara prueba del intento de Golpe de estado es el plazo de 48 horas que dio el presidente del Comité Cívico de Santa Cruz, Fernando Camacho, respaldado por cívicos de seis regiones del país la noche del sábado, para que Evo renunciara a la presidencia.

Al respecto, Evo Morales indicó que  «como no presentan pruebas de fraude, más bien la denuncia de fraude es el verdadero fraude, a esa conclusión llego porque si hay fraude entonces hay que demostrar nacional e internacionalmente y eso no aparece hasta ahora.

Sin embargo, «hemos pedido que con paciencia se realice esa auditoría, si es posible voto por voto», indicó Morales en entrevista con radio San Gabriel de la ciudad de El Alto.

Mesa, perdedor de las elecciones, fue el primero que se atribuyó el derecho a disputar una segunda vuelta contra el gobiernista Movimiento Al Socialismo (MAS) sin esperar el cómputo oficial de votos; luego demandó una auditoría internacional por sospechas de fraude y, ahora, pide desconocer los resultados de las elecciones generales.

En su oportunidad, Romero develó que el ultimátum de Camacho puede estar relacionado con la información obtenida a través de un informe de Inteligencia, en el que consta que para la noche del lunes se prepara una confrontación violenta a cargo de grupos de choque cívicos hacia la Plaza Murillo, donde se centra el poder político de la nación.

Destacó, además, que «antes de la elecciones la oposición ya hablaba de fraude, y ahora, cuando se pide auditoria, si tienen las pruebas del fraude, su mejor opción para denunciar son los organismos internacionales que realizan este estudio».

Pero, esta no parece ser la vía preferida por los opositores, pues no tienen nada que presentar, aseguró el funcionario, quien sostiene que la idea de un presunto fraude en las elecciones se había construido desde antes de su realización, para seguir la línea de desconocer al gobierno y perpetrar un golpe de Estado.

La oposición ha generado en el país una situación de inestabilidad que obstaculiza las actividades cotidianas de los bolivianos, con el cuestionable título de defensa de la democracia. Además, ese sector está convirtiendo a la paceña Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) «en una plataforma para ejecutar el golpe Estado», señaló Romero al rector dicha institución.

Romero consideró que «lo que está en juego es una confrontación fascista, con un fondo netamente racial», y alertó al pueblo boliviano de que no permitan que ciertos grupos lo arrastren a la violencia como pretenden hacer.

Además de la situación interna, Romero enfatizó en los intereses que provienen del exterior que coadyuvan al intento golpista y que tienen los ojos puestos en recursos como el litio, el hierro y los hidrocarburos.
Evo Morales lamenta que oposición no reconozca su derrota

Morales lamentó que algunos sectores, cívicos y políticos no reconozcan que perdieron en los comicios, llamen a la violencia y amenacen por redes a la gente que piensa diferente y no hagan caso al llamado de pacificación del país.

«Por más que haya ganado con el 50 o 60% igual hubieran desconocido, porque desde antes de las elecciones, en encuentros, ya dijeron si Evo gana, vamos a desconocer y ganamos y desconocen, primero dicen fraude y fraude, yo no conozco eso», señaló.

El jefe de Estado insistió en que los sectores opositores buscan convulsionar el país porque cuando dijeron que hubo fraude el Gobierno fue el primero en pedir que lleguen organismos internacionales a hacer una auditoría internacional, aspecto que ahora la oposición rechaza.

«Por qué ahora no llevan a la OEA pruebas de fraude, ahí está la OEA, que demuestren, lamentablemente mediante algunos medios, redes sociales lavaron la mente del pueblo diciendo que hay fraude, que el voto no se respeta; sin embargo, ellos no quieren respetar el voto del movimiento indígena, el voto de los humildes del campo», reflexionó.

Alertó que esos grupos manejados por cívicos de la derecha quieren «destrozar» todos los avances que se construyeron en el país, lo que derivó en que Bolivia sea el primero en crecimiento en la región.


¿Qué dice Bolivia sobre la auditoría a los resultados electorales?

Según el canciller de Bolivia, Diego Pary, la auditoría que lleva a cabo la Organización de Estados Americanos (OEA) luego de las acusaciones de fraude de la oposición es de un trabajo altamente técnico, un proceso de verificación de todos los detalles relacionados con los comicios del pasado 20 de octubre.

La comprobación que realizan varios expertos y técnicos de ese organismo internacional permitirá ratificar o desmentir la denuncia formulada por el candidato opositor Carlos Mesa de un supuesto fraude «gigantesco», sobre el cual no se han presentado pruebas contundentes.

No obstante, Pary declaró su seguridad en la transparencia del proceso electoral y confía en que la auditoría lo reafirmará. Al mismo tiempo especificó que aunque el gobierno boliviano siempre se ha mostrado crítico ante las decisiones de la OEA, no tiene intención de desacreditar su labor.

En primera instancia, la oposición reclamaba una revisión del conteo de boletas, después exigieron una auditoría internacional y ahora que esta se ha hecho efectiva, piden que se anulen los comicios.

Esos grupos opositores son los mismos que realizan acciones violentas y que tratan de apoderarse por la fuerza de las instituciones públicas.

(Tomado de Telesur)

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí