Foto: Internet

El derrocado expresidente de Bolivia, Evo Morales, ha asegurado que las últimas denuncias que el gobierno de facto de Jeanine Áñez ha presentado contra él buscan la división dentro del partido al que pertenece, Movimiento al Socialismo (MAS), de cara a las elecciones que tendrán lugar el próximo 18 de octubre y en las que su candidato, el exministro de Economía Luis Arce, es el favorito según las encuestas.

«La derecha golpista no puede dividirnos, compañeros y compañeras. Si entramos a la división, estamos entrando al juego de la derecha; ellos nos quieren destrozados», ha afirmado Morales, en una entrevista radiofónica en Kawsachun Coca, en relación a la denuncia que la semana pasada presentó el gobierno de facto contra él por los delitos de estupro y trata de personas.

Se trata de una nueva acusación del Ejecutivo de Áñez contra Morales, que ya había presentado con anterioridad otras ocho desde que el expresidente se vio obligado a dejar el país tras el golpe de Estado en su contra. En esta ocasión, se le acusa de haber mantenido una relación sentimental con una menor desde que esta tenía 14 años de edad.

«No comparto el uso de compañeras en cuestiones políticas», ha subrayado Morales, quien también ha recordado que vivió una situación similar en los comicios de 2014, cuando una «compañera» presentó una demanda de paternidad en su contra. 

La denuncia por la supuesta relación con una menor

El pasado jueves, el gobierno de facto presentó una denuncia penal contra Morales por estupro y tráfico de personas.

A ese respecto, el viceministro de Transparencia Institucional, Guido Melgar, dijo que la querella fue presentada por el Ministerio de Justicia ante la Fiscalía de La Paz, que habría recibido «en días anteriores denuncias anónimas del caso» y que tenía como pruebas fotos y conversaciones privadas entre el exmandatario y la menor. 

Poco después, sin embargo, la joven, que hoy tiene 19 años,  denunció haber sido obligada a proclamar el supuesto vínculo bajo presión y maltrato de la Policía. 

«He sido víctima de acoso policial, eran varios policías que en todo momento me tildaban de mentirosa, me insultaban, me decían malas palabras, se reían de mí, me decían: ‘di que eres chica de Evo, que viajaste a México y Argentina'», sostuvo la joven, identificada como Noemí M.C., en una carta enviada a la defensora interina del Pueblo de Bolivia, Nadia Cruz. La misiva fue reproducida por el diario local Página Siete

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí