Foto: Razones de Cuba

El gobierno neofascista de Donald Trunp acaba de volver a incluir a Cuba en la espúrea lista negra de países que supuestamente no colaboran en la lucha contra el terrorismo, de la que fuimos sacados en el 2015 por la administración de Obama después de figurar injustamente en ella por más de 30 años.

En una entrevista con EFE a principios de 2019, el encargado de Latinoamérica en la Casa Blanca, Mauricio Claver-Carone, aseguró que se estaba revisando la posibilidad de incluir a Cuba en la lista, no solamente por sus acciones en Venezuela, sino también por su apoyo a grupos como el ELN, y por los supuestos ataques a diplomáticos estadounidenses y canadienses.

Sin embargo, en esta nueva inclusión por parte del Departamento de Estado no se mencionó en ningún momento la contundente denuncia del Canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla, ni la firme actitud antiterrorista mostrada por Cuba en los años de Revolución.

En una Nota verbal fechada el 24 de noviembre de 2014 y dirigida al Secretario General por la Misión Permanente de Cuba ante las Naciones Unidas el gobierno de la Isla reafirmó su posición de principios de rechazo y condena a todos los actos, métodos y prácticas terroristas en todas sus formas y manifestaciones por quien quiera, contra quien quiera, y donde quiera que se cometan, sean cuales fueren sus motivaciones, incluidos aquellos en los que hay Estados directa o indirectamente involucrados.

El documento hace referencia a que Cuba es parte de 16 convenios internacionales relativos al terrorismo, conforme a lo cual ha puesto en vigor un conjunto de leyes, medidas y acciones para la lucha contra el terrorismo internacional.

Además, la Nota recuerda que Cuba ha sido objetivo de numerosos ataques terroristas, y esto lo reafirmó el director para Estados Unidos de la Cancillería cubana, Carlos Fernández de Cossío, en su cuenta oficial en Twitter al expresar: «Cuba es víctima del terrorismo. Hay una larga historia de actos terroristas cometidos por el Gobierno de EE. UU. Contra Cuba”, como respuesta a la inclusión de nuestro país en la lista.

Otro hecho destacable es la posición de Cuba con respecto a las resoluciones adoptadas en el marco de las Naciones Unidas sobre el tema del Terrorismo Internacional, pues desde que en el otoño de 1972 la Asamblea General de las Naciones Unidas y la Sexta Comisión retomaran el análisis del tema del terrorismo internacional, Cuba ha apoyado todas las resoluciones adoptadas bajo este tema.

La nota Verbal de 2014 destaca que, dando seguimiento a la resolución 49/60, de 9 de diciembre de 1994, mediante la cual se proclamó la “Declaración sobre Medidas para Eliminar el terrorismo Internacional”, el 17 de diciembre de 1996, Cuba apoyó de manera inequívoca la resolución 51/210, en virtud de la cual la Asamblea General estableció un Comité Especial con el mandato de “…examinar el alcance de las disposiciones jurídicas internacionales vigentes sobre la materia, a fin de asegurar la existencia de un marco jurídico global que abarque todos los aspectos de esta cuestión”.

Desde 1996 hasta la fecha, Cuba ha apoyado todas las resoluciones presentadas sucesivamente sobre el tema por la Sexta Comisión a la Asamblea General, incluidas las resoluciones 52/165 y 54/109, mediante las cuales se aprobaron Convención Internacional para la Supresión de los Atentados Terroristas con Bombas y la Convención Internacional para la Supresión de la Financiación del Terrorismo Internacional, respectivamente.

Además, Cuba ha mantenido una activa participación en todas las reuniones del Comité sobre Terrorismo de la Sexta Comisión de la Asamblea General de la ONU y ha formulado numerosas declaraciones en las discusiones relativas a la preparación y aprobación de la resolución intitulada “Medidas para eliminar el terrorismo internacional”.

Asimismo, la Isla mantiene un alto perfil en el tema de la cooperación internacional en el combate al mercenarismo, partiendo de la innegable y estrecha relación que existe entre estas prácticas y el terrorismo.

Durante varios años, la nación caribeña ha sido parte de convenios de cooperación con otros Estados u organismos de otros Estados, para prevenir la preparación o realización de actos y acciones terroristas, a la vez que ha firmado acuerdos con México, Canadá, los Estados Unidos, pero también con otros 28 países en diferentes momentos, a fin de sumarse a la prevención de delitos transnacionales de este tipo.

De la corrupta camarilla que desgobierna hoy los EE.UU nada nos asombra, pues en su agresiva política contra nuestro pueblo por vulgares fines electorales y su repugnante contubernio con la mafia anticubana de Miami, han acudido a todas las vilezas inimaginables. 

Ahora bien, con este último paso sin duda han llegado al colmo del cinismo.

Es vergonzoso e inmoral que apenas unos días después de sufrir la embajada de nuestro país en Washington un artero ataque terrorista, sobre el que las autoridades norteamericanas guardan un cómplice silencio, se adopte esta perversa medida.

¿Cuál es el motivo de ello?. ¿Es una cobarde revancha de Trump y sus acólitos por las valientes denuncias del gobierno revolucionario cubano que los ha emplazado a explicar lo sucedido? ¿Tratan de desviar la atención de la opinión pública del humillante fracaso sufrido recientemente en su fallida incursión mercenaria contra la República Bolivariana de Venezuela, o de la ineficiente y desastrosa gestión al enfrentar el coronavirus que tantas vidas ha costado a los estadounidenses? Creo que como se dice, hay de todo un poco en ello.

En realidad, durante los últimos 100 años, las diferentes administraciones que han pasado por la Casa Blanca han apadrinado y financiado a cuantos terroristas convinieron a sus intereses imperiales. Veamos algunos ejemplos contemporáneos.

La Casa Blanca apadrina a terroristas en todo el mundo

Todos nos hemos preguntados muchas veces, ¿quién abastece de armas sofisticadas a sanguinarias redes terroristas como el Estado Islámico, Al Nusrah y Al Qaeda?, cuyos arsenales no parecen disminuir nunca en cantidad y calidad. Al respecto existen muchas versiones, pero siempre apuntan al mismo gran proveedor: el gobierno de los Estados Unidos, a través de la CIA y el Pentágono. 

Es un hecho probado que Bin Laden fue financiado por la CIA en la lucha contra las tropas de la Unión Soviética en Afganistán en plena Guerra Fría. El apoyo iba desde la instrucción en combate hasta la entrega de armamento.

Para los latinoamericanos esto no es nada nuevo. En particular, los pueblos de Nicaragua, Venezuela y Cuba tenemos una amarga experiencia de sufrir agresiones de bandas de terroristas contrarrevolucionarios, armados, entrenados, financiados, y en la mayoría de las veces con bases permanentes en el territorio de los Estados Unidos, con la anuencia y protección de los gobiernos de turno de ese país.  

¿Quién si no Washington organizó, preparó y abasteció a las bandas armadas contrarrevolucionarias que operaron encuba en la década de los 60 del siglo pasado y la derrotada invasión mercenaria de Playa Girón? ¿Quién planeó e intentó en más de 638 ocasiones atentar contra la vida del Comandante en Jefe Fidel Castro y otros dirigentes de nuestro país?. ¿Quién reclutó, entrenó y dirigió las criminales actividades del architerrorista Posada Carriles y otros asesinos de su misma calaña que con la protección de la Casa Blanca vivieron impunemente en los Estados Unidos?

En el año 1999 el pueblo de Cuba estableció demandas contra el Gobierno de los Estados Unidos de América por daños humanos y económicos causados por actos y acciones terroristas y del proceso desarrollado se determinó que la nación norteamericana intentaba derrocar el orden político de la Isla y para ello proveyeron de recursos a organizaciones terroristas que desarrollaron acciones violentas contra el país caribeño.

Numerosos sabotajes y otros actos de terrorismo han tenido lugar durante los años de la Revolución tanto dentro del espacio nacional como en embajadas y consulados cubanos en el exterior, a la vez que Cuba ha reclamado actos inhumanos acontecidos en la Base Naval de Guantánamo, territorio cubano indebidamente ocupado por los Estados Unidos.

A esta larga lista, se pueden añadir entre otros muchos ejemplos, el abastecimiento de los “contras” que llevaron a cabo una genocida guerra sucia en Nicaragua para derrocar a los Sandinistas, y los recientes ataques de los grupos neofascistas en esa nación y Venezuela, incluyendo la intentona de magnicidio contra el Presidente Maduro y la dirección revolucionaria del hermano pueblo bolivariano.   

Por ello no debemos asombrarnos al leer que EEUU entregó material bélico a los terroristas del ISIS en Siria a cambio de oro y de piezas arqueológicas, según publicó el periódico turco Yeni Safak citando un testimonio del Partido de los Trabajadores del Kurdistán que estuvo presente en los intercambios.

Yeni Safak se basa también en un documento en árabe en el que se especifican las entregas que se llegaron a efectuar. Su fuente, que responde al nombre de Davut, ha señalado que hasta en tres puntos del territorio sirio los combatientes del Estado Islámico y representantes del Pentágono se llegaron a reunir.

El principal punto de entrega fue el municipio de Al Mansur, en Raqa. También lo fue el área cercana a la base militar estadounidense de Al Tanaf, en la frontera que comparten Siria, Irak y Jordania.

Según el rotativo, una de las aldeas en la zona de Al Bab también sirvió de escenario. Fue allí donde se entregaron armas y recibieron dinero a cambio. Hasta siete envíos se llegaron a realizar. Davut relata que primero se firmaba el documento al que ha tenido acceso Yeni Safak —en el que figuraba el sello de Daesh— y que en él se indicaban cifras simbólicas porque el precio real del material bélico ascendía a millones de dólares.

En Al Mansur, los terroristas se reunieron directamente con varios representantes del Pentágono. A estos les pagaron con piezas arqueológicas y con oro. El diario turco recuerda también que los terroristas llegaron a saquear varios asentamientos arqueológicos sobre todo en Palmira y en Irak.

La cuestión relativa al apoyo que ha tenido el Estado Islámico desde 2014 hasta 2017 para mantener sus líneas de aprovisionamiento y exportar hidrocarburos y otros bienes desde Irak y Siria, para financiar su presencia territorial en la región, ha sido objeto de múltiples análisis. Tal fenómeno no puede haberse dado sin vasos comunicantes con el exterior.  

Sabido es que posterior al inicio de la guerra de Siria -y el avance del Estado Islámico en Irak y Siria-, notorios flujos de armas de terceros países se fueron activando hacia los grupos armados que participaban en la contienda. En ese contexto se han lanzado alegaciones recíprocas entre los países involucrados, de apoyar a determinados grupos; pero pocas pruebas comprobables se han presentado.

Una investigación reveladora.

La reciente investigación del Conflict Armament Research (CAR) en los tres años comprendidos entre julio de 2014 y Noviembre de 2017, donde desplegó sus equipos de investigación de campo a través de las posiciones de primera línea de las fuerzas de Estado Islámico-bajo apoyo de Peshmerga e YPG- cubriendo un arco de territorio que se extiende desde la ciudad norteña siria de Kobane hasta el  sur de la capital iraquí, Bagdad, concluyen en un informe sobre las armas de Estado Islámico y sus orígenes que es el más completo y verificado hasta la fecha.


El informe presenta un análisis de más de 40.000 artículos recuperados de las fuerzas de Estado Islámico entre 2014 y 2018. CAR ha documentado 1.270 armas y 29.168 unidades de municiones en Irak, y 562 armas y 11.816 unidades de municiones en Siria. Estas cifras suman un total de 1.832 armas y 40.984 unidades de municiones recuperadas de Estado Islámico en toda la región. Las conclusiones del informe son sorprendentes. La modalidad de la entrega de armas a terroristas o grupos armados. Inicialmente es importante tener en cuenta que el flujo de armas en estos casos raramente es directo, se producen triangulaciones que permiten, en cierta medida, perder el rastro de las armas que se intenta introducir en los conflictos, destinadas a alguno de los grupos armados/terroristas que allí operan. Internacionalmente es habitual la prohibición de re-exportacion de armas. Esto significa que el país productor-vendedor de las armas transfiere las mismas a un segundo país comprador, en la inteligencia que ese país las va a afectar a sus propias necesidades soberanas de Defensa y Seguridad, y no van a ser re-transferidas a países que están en guerra, ya sea para alimentar el conflicto o para sostener o derribar un gobierno. Es una cláusula tanto legal, como ética, que permite el flujo normal comercial de las armas.

  Cuando se quiere ilegítimamente alimentar conflictos bélicos, usualmente se utilizan armas compradas en un segundo país (por caso, Rumania, Bulgaria, etc) que están bajo régimen de prohibición de re-exportación a terceros países; y luego se las envía -sin respetar los acuerdos ni notificar a los mecanismos internacionales de control- a los países en guerra (por caso Siria e Irak), para apoyar a un determinado grupo terrorista (en este caso, Estado Islámico).  Ello obedece a intereses geopolíticos latentes en ciertos conflictos, lo que lleva a algunos países a apoyar de manera directa o indirecta a un grupo armado. En algunos casos es lógico, pero en otros casos viola directamente la ley internacional. Ese es el caso de Estado Islámico, que ha sido listado como organización terrorista por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, y cualquier apoyo de un tercero constituye financiamiento de terrorismo, y es una grave violación al Derecho Internacional.  

A partir de 2014, año en que Abu Bakr al-Baghdadi declaro el Califato y se fortalecieron las posiciones de Estado Islámico en el norte de Siria e Irak, ha sido una constante para el plexo de naciones civilizadas impedir el apoyo a Estado Islámico. Respecto de los Estados Unidos de América, el informe CAR “…ha documentado y rastreado numerosos sistemas de armas en servicio con las fuerzas de Estado Islámico. Muchos se derivan de envíos realizados al gobierno de EE.UU. o a entidades que operan bajo contratos del gobierno de EE.UU. Estados Unidos ha reconocido su apoyo a las fuerzas terroristas de oposición Siria, orquestadas principalmente por el reabastecimiento desde los territorios de Jordania y Turquía. Todos los envíos se originaron en los Estados miembros de la UE; en la mayoría de los casos, las retransferencias estadounidenses (exportaciones realizadas después de la compra por parte de los Estados Unidos) contravenían las cláusulas de los certificados de usuario final (EUC) emitidas por los Estados Unidos a los gobiernos proveedores de la UE. Los Estados Unidos firmaron estos certificados antes de la transferencia, declararon que era el único usuario final del material y se comprometieron a no volver a transferir el material sin el consentimiento previo del gobierno del proveedor. No notificó a los estados proveedores interesados antes de volver a transferir el material”. Dice el informe que ha quedado comprobado que los Estados Unidos han desviado repetidamente las armas y municiones fabricadas por la UE a las fuerzas de la oposición en el conflicto sirio. Las fuerzas de Estado Islámico rápidamente obtuvieron la custodia de cantidades significativas de este material. El equipo investigador CAR alertó inmediatamente a los estados fabricantes de la UE sobre estos casos de desvío. Los Estados interesados han confirmado que, en los casos en que los acuerdos de los usuarios finales con los Estados Unidos contienen una cláusula de no retransferencia, los Estados Unidos desviaron las transferencias.

Concretamente comprobaron que terminaron en manos de Estado Islámico: misiles ATGW 9M111MB-1 de fabricación búlgara exportados el 12 de diciembre de 2015 al Departamento del Ejército de EE.UU, y que mediante la empresa estadounidense Kiesler Police Supply fueron re-transferidos a Estado Islámico;  misiles ATGW 9M111MB-1 exportados al Departamento del Ejército de los EE.UU.; cohetes PG-7T de 40 mm también exportados al Departamento del Ejército de los EE.UU. a través de la misma compañía; ametralladoras medianas de 7.62 x 54R mm rumanas exportados al Departamento del Ejército de los EE.UU; cohetes PG-9 de 73 mm de fabricación rumana  exportados al Departamento del Ejército de EE.UU; cohetes PG-7M de 40 mm de fabricación rumana exportados al Departamento del Ejército de EE.UU; y municiones incendiarias de 12,7 x 108 mm rumanas exportados al Departamento del Ejército de EE.UU.

Comprobaron que Estado Islámico recibió, también, del Arabia Saudita cohetes RHEAT-9MA de 73 mm de origen búlgaro, que Bulgaria exportó al Ministerio de Defensa de Arabia Saudita en diciembre de 2014, con prohibición de retransferir. El informe también prueba que Libia actúa como fuente de armas ilícitas en el norte de África y la región del Magreb, indicando que las cadenas de suministro de armas libias se han extendido hasta Siria. idas en Bosnia y Herzegovina. ¿En adelante? La proyección de Estado Islámico es una incógnita hoy. Es claro que ha perdido la pelea en el escalón estratégico militar-territorial, tras la caída de Deir Ez Zory otras localidades en Siria, así como tras las sucesivas caídas de Mosul y Raqqa en Irak. Sin embargo, es notorio que siguen manteniendo una robusta estructura a nivel táctico, mediante el desarrollo en redes en terceros países, en un contexto quizá similar al de Al Qaeda, y operativo de manera inorgánica, a través de los denominados lobos solitarios (operadores inorgánicos).

Las redes tácticas producen atentados relativamente complejos como el recital de Ariana Grande en Manchester, Le Bataclan en París, o la operación con explosivos que fracasó en Barcelona previa al ataque en las Ramblas.

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí