Internet
Internet

Por: Liz Conde Sanchez

Cada 7 de abril se celebra el Día Mundial de la Salud, en honor a la fecha en que se fundó la Organización Mundial de la Salud (OMS), organismo de las Naciones Unidas especializado en gestionar políticas de prevención, promoción e intervención del sector sanitario a nivel global.

Por segunda ocasión consecutiva, la fecha vuelve a estar señalada por el enfrentamiento a la COVID-19, una pandemia que en poco más de un año de propagación contabiliza  hasta el 7 de abril 132 046 206 casos confirmados y 2 867 242 fallecidos en el planeta.

La epidemia, además de provocar grandes estragos económicos y sociales, ha puesto en evidencia las desigualdades en el acceso a los servicios y recursos sanitarios, así como la fragilidad de los sistemas de Salud Pública y la ineficiencia gubernamental para enfrentar una emergencia de este tipo en la mayoría de las naciones, incluyendo al llamado Primer Mundo.

A propósito del contexto sanitario complejo al que se enfrenta la humanidad, la OMS, por el Día Mundial de la Salud, invitó a unirse a una campaña por el acceso equitativo de todos a los servicios sanitarios, bajo el lema Construir un mundo más justo y saludable, designando este 2021 como Año Internacional de los Trabajadores Sanitarios y Asistenciales.

CUBA: PARADIGMA EN EL ENFRENTAMIENTO A LA COVID-19

Cuando llegó la COVID-19, Cuba ya contaba con indicadores sanitarios comparables a los de países desarrollados; un sistema de Salud Pública sólido y organizado; experiencia en enfrentamientos a otras emergencias sanitarias; prestigio de sus médicos a nivel internacional por su presencia en naciones de todos los continentes y por la ayuda brindada en situaciones de desastres y graves epidemias en ocasiones anteriores; además del potencial científico-biotecnológico reconocido y materializado en investigaciones, vacunas y medicamentos de primera calidad, entre otros logros.

Un año y un mes después de diagnosticados los primeros casos positivos al virus en la Isla –si bien asistimos al tercer rebrote de la pandemia en el país, que confirma a diario números de contagio sin precedentes e incrementa la mortalidad y las secuelas a causa de la enfermedad– la Mayor de las Antillas ya cuenta con cinco candidatos vacunales 100 % autóctonos: Soberana 01, Soberana 02, Soberana Plus, creados por el Instituto Finlay de Vacunas, y Abdala y Mambisa, del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología.

Dos de ellos se encuentran en la fase III de ensayos clínicos (Soberana 02 y Abdala), además del desarrollo paralelo de un estudio de intervención controlado con ambos candidatos, esfuerzo con el cual se aspira inmunizar a toda la población antes de que finalice el presente año.

La clave inicial de los resultados satisfactorios del país ante la epidemia estuvo en el trabajo encaminado y organizado por la máxima dirección del Estado y del Gobierno, incluso antes de que se detectaran los primeros casos.

Precisamente, en un mensaje por esta importante jornada internacional, el doctor José Angel Portal Miranda, ministro de Salud Pública, destacó que, en la Isla, «el abordaje de esta situación epidemiológica ha tenido como premisa tres elementos esenciales: la voluntad política expresa de que la salud de las personas es prioritaria; la gestión del Gobierno; así como la prevención y la anticipación al riesgo».

Y es que, «fieles a la concepción socialista de 62 años de Revolución, que sitúa al ser humano en el centro de la práctica política y la gestión gubernamental, se ha respaldado desde el Presupuesto del Estado, para enfrentar la pandemia del nuevo coronavirus, gastos por más de 1 300 millones de pesos en: las acciones de prevención y contención, atención a los enfermos y sospechosos, funcionamiento de los centros de aislamiento, medicamentos y en la protección a trabajadores que por diferentes razones se interrumpieron laboralmente», según señaló Meisi Bolaños Weiss, ministra de Finanzas y Precios, al intervenir ante el plenario del vi Periodo Ordinario de la Asamblea Nacional del Poder Popular en su ix Legislatura en diciembre último.

En un año de incesante trabajo, algunos de los principales resultados de esta labor (además de los cinco candidatos vacunales) son:

  • Numerosas instituciones hospitalarias y centros de aislamiento destinados a la atención a sospechosos y contactos y al tratamiento a pacientes con COVID-19.
  • Se cuenta con 23 laboratorios de Biología Molecular para el procesamiento de pruebas pcr, ubicados en 12 provincias (Pinar del Río, Artemisa, La Habana, Mayabeque, Matanzas, Villa Clara, Cienfuegos, Ciego de Ávila, Camagüey, Holguín, Santiago de Cuba y Guantánamo) que abarcan todas las regiones del país, con capacidad para analizar alrededor de 20 000 muestras diarias.
  • Más de 3 000 000 de pruebas para pcr realizadas.
  • Más del 90 % de los pacientes positivos recuperados.
  • Un 0,54 % de letalidad, una de las más bajas de América y del mundo.
  • No se reportan pacientes en edad pediátrica fallecidos.
  • Vigilancia permanente de la enfermedad desde la atención primaria de Salud.
  • Investigaciones relevantes realizadas por el Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK), con el objetivo de profundizar en el estudio del patógeno.
  • Conformación del Protocolo Cubano de Actuación para el Enfrentamiento a la COVID-19, de carácter nacional, en continuo perfeccionamiento, en el cual el 85 % de los productos que se usan son producidos por el grupo empresarial BioCubaFarma.
  • Implementación de un protocolo de atención a los convalecientes.
  • Más de 30 productos de la Industria Biotecnológica cubana para el tratamiento a la COVID-19, que incluyen antivirales, potenciadores del sistema inmune, antinflamatorios, vacunas preventivas, diagnosticadores y equipos médicos.
  • En la colaboración médica con otras naciones, en el periodo de marzo de 2020 a abril de 2021, Cuba ha enviado 57 brigadas y alrededor de 5 000 profesionales, integrantes del Contingente Internacional de Médicos Especializados en Situaciones de Desastres y Graves Epidemias Henry Reeve, a 40 países del mundo para enfrentar la pandemia de la COVID-19.
  • En la actualidad se continúan aplicando medidas restrictivas y disponiendo de mayor cantidad de recursos para contener la tercera ola de la pandemia.
  • Además, Cuba dispone de un Sistema Nacional de Salud que se caracteriza por ser gratuito, accesible, regionalizado, integral, sin discriminación y con participación comunitaria e intersectorial, que tiene como base la atención primaria de Salud.
  • La amplia red de instituciones y servicios diseñada permite dar cobertura sanitaria al 100 % de la población a partir del funcionamiento de más de 11 000 consultorios del médico y la enfermera de la familia, 449 policlínicos, 150 hospitales y 12 institutos de investigación, entre otros centros.
  • Dispone de un potencial de nueve médicos por cada mil habitantes, lo cual ha sido esencial para enfrentar el gran desafío sanitario que ha significado la COVID-19.

Tomado de Granma

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí