Internet
Internet

Por: Maby Martínez Rodríguez

«Cuba es y seguirá siendo un país de paz. Por defender la tranquilidad de nuestras calles seguiremos empeñando todos los esfuerzos. En medio de estos difíciles días, llamo a la unidad de nuestro pueblo y de todas las familias, donde quiera que estas estén», señaló este viernes el Primer Secretario del Comité Central del Partido y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, en su perfil de Twitter.

Precisamente, el pueblo revolucionario de toda la Isla saldrá a las calles este sábado para rechazar los hechos vandálicos, acontecidos el 11 de julio último, en defensa de la paz, la unidad y la soberanía de nuestro país.

Los enemigos internos de la Revolución Cubana, estimulados y financiados desde ee. uu., nuevamente han convocado desde la red social de Facebook a acciones de alteración del orden público este propio sábado, según denunció este viernes el noticiero del mediodía de la Televisión Cubana.

Los autoproclamados organizadores se hacen llamar Acción Libertaria Nacional (aln), una organización clandestina, supuestamente descentralizada, a la cual, anuncian cínicamente, pueden pertenecer «todos los cubanos que deseen trabajar por la libertad y cuyo propósito es luchar contra la dictadura hasta su derrocamiento».

Este grupúsculo contrarrevolucionario tiene entre sus acciones:

  • El uso de carteles, grafitis, la divulgación de volantes y octavillas, la difusión de información al pueblo mediante publicaciones clandestinas.
  • El desprestigio de lo que llaman las «figuras del régimen»  y sus instituciones mediante la gestión y utilización de información operativa.
  • El enfrentamiento y castigo a «represores» y «dirigentes del régimen» a todos los niveles posibles.
  • El castigo a los simpatizantes y voceros del «régimen».
  • Sabotajes a objetivos vitales como el transporte y los viales, el comercio estatal, las redes eléctricas e hidráulicas, las industrias y los medios de comunicación, de finanzas y otros.

Su estrategia está en función del caos y, como ellos mismos han expresado, «la idea es crear un clima de inseguridad total y de ingobernabilidad absoluta».

Con total desfachatez  e irracional violencia, ese grupúsculo manifiesta en la convocatoria de marras: «Ellos sangran y sienten dolor, igual que nosotros, entonces, hagámoslos sangrar», frases que incitan a la

violencia, actitud contra la que Cuba se ha pronunciado una y otra vez.

Acción Libertaria Nacional señaló al Gobierno Revolucionario cubano como «ilegítimo e inconstitucional» y, para ello, llaman a todos los cubanos a desconocer la legitimidad de un «gobierno dictatorial, que no los representa y nunca lo ha hecho, no reconocen su autoridad».

Exhortan a «luchar contra esa dictadura por todos los medios y hasta las últimas consecuencias y a ganar la libertad y el derecho de construir un futuro mejor». El llamado que hacen es claro: «desobediencia civil total, lucha armada contra la dictadura».

Por si fuera poco, también cuentan con otra suerte de manual, que se proponen utilizar, el Metsubushi, método perteneciente a un conjunto de técnicas del Ninjutsu, un arte marcial japonés.

Plantean emplearlo como forma de «sacar ventaja y ganar tiempo en un enfrentamiento contra fuerzas numéricas superiores» e incitan a utilizar parte de esta técnica, tales como los polvos arrojadizos, que ellos consideran lo más útil para usar en las calles de Cuba.  Este polvo consiste en una mezcla irritante de sustancias sólidas finamente pulverizadas, que se arroja al rostro de los oponentes con el objetivo de cegarlos o incapacitarlos temporalmente.

Detallan su uso, preparación, distancia para su empleo, efectos inmediatos, e incluso incluyen las desventajas de esta arma, en tanto, igualmente, incorporan una lista de sustancias al alcance de todos.

Asimismo, planean la cobertura que debe tener la prensa extranjera y alegan «que toda acción subversiva que aspire a tener éxito en Cuba debe ser planificada dentro de la más estricta clandestinidad y compartimentación para neutralizar el actuar de los infiltrados  y chivatos».

Estamos ante otra muestra del manual de guerra no convencional contra Cuba, que sigue los patrones escritos por Gene Sharp en el manual para una revolución «sin violencia», de la cia estadounidense y que, como hemos visto, de violenta tiene todo.

Al parecer, amenazar la seguridad y la tranquilidad del pueblo cubano no es suficiente para ellos, e incitan a la violencia, en contraposición a los llamados a la paz, al civismo y a la concordia hechos por nuestro Presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez.

Tomado de Granma

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí