Internet
Internet

En la situación económica actual del territorio cubano, en medio de una pandemia que ha provocado crisis en todo el mundo, y con el arreciamiento del bloqueo económico, comercial y financiero contra nuestro país, el Estado no ha dejado de buscar alternativas para disponer de los recursos básicos, pensando siempre en el bienestar del pueblo, expresó el vice primer ministro y ministro de Economía y Planificación, Alejandro Gil Fernández, en comparecencia especial, este lunes, en el Palacio de la Revolución.

Al respecto, informó que solo en reac­tivos, equipos médicos, medios de protección, así como en material gastable y medicamentos, fundamentalmente productos importados, el país invirtió unos 102 millones de dólares en el año 2020.

Esta cifra, aclaró el titular del MEP, no estaba prevista en el plan, y durante el primer semestre de 2021, la inversión ha sido de 82 millones de dólares, mientras se sortean problemas como el difícil acceso a proveedores, precios superiores y muchos otros inconvenientes que incorpora el bloqueo a un país como el nuestro.

Estamos hablando, reiteró, más de 184 millones de dólares invertidos en todo este periodo. Además, tenemos población en centros de aislamiento, en instituciones hospitalarias, y no solo son gastos de medicamentos, hay también gastos de alimentación, de vestuario, de lencería, de aseo, limpieza, electricidad, agua, etcétera.

Ejemplificó que un paciente en un centro de aislamiento le cuesta al país 990 pesos por día. Mientras, un paciente confirmado en una instalación hospitalaria cuesta 4 165 pesos por día y que requiera cuidados intensivos representa un costo de 13 045 pesos.

Por supuesto, aseguró, ninguno de ellos se lleva del hospital una factura, lo que se lleva es el agradecimiento al personal médico por haberle salvado la vida.

Todo esto lo asume el presupuesto del Estado y si en 2021, a estas fechas, se han invertido unos 82 millones, es evidente que este año vamos a sobrepasar los gastos de 2020.  Esto se debe al aumento de la cantidad de casos y a la mayor cantidad de pacientes atendidos por la situación, por lo que los gastos se han elevado, sentenció.

Asimismo, destacó que el presupuesto del Estado en lo que va de año ha asumido 5 772 millones de pesos por gastos asociados al enfrentamiento a la COVID-19.

En garantías salariales, por ejemplo, porque ningún interrupto dejó de recibir el 100 % de su salario en el primer mes y el 60 % en el resto de los meses, se han pagado 596 millones de pesos, enfrentados con el presupuesto estatal, y en salario del personal vinculado directamente a la actividad de enfrentamiento a la pandemia, 574 millones de pesos.

Además, continuó, en la compra del medicamento para entregar gratuitamente, mayormente importados, se han gastado 1 181 millones de pesos. También en ocasiones recibimos quejas por el déficit de alimentos, etcétera, que tiene que ver con la situación del país, pero en lo que va de 2021, solo en alimentos, han sido 246 millones de pesos.

Añadió que, en el caso de materias primas y materiales de distintos tipos, el Estado ha gastado 107 millones de pesos. Por otros conceptos, como electricidad, agua y otros gastos, han sido unos 1 600 millones de pesos.

Todo eso quiere decir que no hemos escatimado para nada en enfrentar esos gastos. ¿En qué contexto lo hacemos? En el de una economía sin fuertes ingresos.

LOS INGRESOS DE DIVISAS AL PAÍS ESTÁN AFECTADOS POR EL BLOQUEO

Sobre el ingreso de divisas al país, Gil Fernández fundamentó que 2020 significó 2 413 millones de dólares menos que lo ingresado en 2019, principalmente a causa del bloqueo recrudecido, que impide toda fuente de ingresos al país, y, por supuesto, por la pandemia, que trajo afectaciones al turismo y a otros sectores de la economía.

Entonces, se han tenido que establecer prioridades y se refleja en un déficit de ofertas de otros productos en el pueblo, reconoció, y todavía no hay total comprensión sobre las medidas que se han tomado.

Por ejemplo, se refirió a la decisión de abrir las tiendas en MLC, ante un escenario en el que hay que reaccionar para buscar una forma de captar las divisas, para que ayuden a levantar la industria nacional, porque no se estaban quedando en el país, debido sobre todo a la falta de ofertas en el mercado; y esta estrategia ha cumplido parcialmente su propósito, y no lo ha hecho completamente por el bloqueo.

Así y todo, acotó, se han vendido en pesos cubanos más de 100 000 toneladas de pollo en el primer semestre, lo que no satisface las demandas. Pero, cómo se ha respaldado, cuestionó. Ha sido gracias a los pocos ingresos que permiten las tiendas en MLC y hemos podido convertir después en importaciones, pero si hubiéramos podido importar el efectivo que el bloqueo nos ha impedido, la situación sería diferente.

En lo que va de 2021, afirmó Gil Fernández, por el arreciamiento del bloqueo, ya son 481 millones de dólares menos que los ingresos del primer semestre de 2020, por lo que es muy probable que este año los ingresos en divisas también sean menos que los del pasado año.

En este escenario también nos hemos tenido que plantear 655 millones de dólares para importar alimentos básicos para la población: arroz, frijoles y otros productos necesarios para la canasta familiar normada.

O sea, esclareció que, en este marco de restricción de ingresos de divisas al país, vinculados al bloqueo, que afecta directamente al pueblo, no se ha escatimado en enfrentar esos gastos, pero eso también explica el déficit que se tiene de otros productos y la necesidad de poner otros en MLC.

ENTRE LAS PRIORIDADES, A LA GENERACIÓN ELÉCTRICA SE LE DESTINAN RECURSOS

Con respecto a la generación térmica, que utiliza el crudo nacional y sale más barato, debido al tema de las averías, ha podido generar 422 GWh menos de lo que estaba en el plan, y hemos tenido que compensar parte de esa generación con los grupos electrógenos de diésel, mucho más caro para el país. Para evitar apagones, se generaron con ellos 297 GWh, por encima de lo previsto.

En el primer semestre del año 2021, detalló, se han consumido 207 000 toneladas de diésel importado, para respaldar la generación, y en los últimos dos meses, por la situación más crítica que hemos tenido, estamos en el entorno de las 60 y 70 000 toneladas mensuales de diésel, que equivalen, según los precios del mercado internacional, a unos 60 millones de dólares.

En ese sentido, resumió que nos hemos gastado 350 millones de dólares más que el plan durante el primer semestre de 2021, y tiene que ver con la generación de electricidad y la producción, porque el país tiene que mantener un cierto nivel de vitalidad, aun en estas condiciones de distanciamiento físico.

En general, subrayó, las prioridades del país siguen siendo el enfrentamiento a la pandemia: gastos de centros de aislamiento, recursos de la Salud. Además, existen otras, como los alimentos básicos, y el propio respaldo al combustible, para la generación eléctrica y la actividad productiva.

El titular del MEP recordó que, por supuesto, al gastar en productos para batallar contra la COVID-19 se ha afectado la importación de otros medicamentos asociados a otras enfermedades, pero si aun tuviéramos la pandemia y no tuviéramos bloqueo, la situación fuera otra.

Reiteró que los gastos han sido casi de 200 millones de dólares en enfrentamiento a la COVID-19, más de 5 000 millones de pesos del presupuesto del Estado, en garantías salariales a los trabajadores interruptos y demás, más de 300 millones, por encima de lo previsto, en el combustible. Eso explica la situación que enfrentamos.

No obstante, se decide centavo a centavo, esta es una ventaja que tiene el socialismo, aquí no es el mercado el que asigna, sino que se decide por la alta dirección del país, centavo a centavo, dónde se ponen los recursos, pensando en la menor afectación al pueblo, afirmó.

Lo que no hay, declaró, es porque no es posible respaldarlo, y le garantizamos al pueblo que el esfuerzo es permanente. La situación que enfrenta el país, aun con las deficiencias que tenemos y reconocemos, tiene su causa principal en el bloqueo, porque la pandemia lleva 16 meses, pero el bloqueo lleva 60 años.

Seguimos trabajando, aseguró, para garantizar los recursos a la Salud, seguiremos priorizando los gastos vinculados a la COVID-19, los alimentos de la canasta y seguiremos priorizando el combustible, pero el resto de las ofertas no se pueden respaldar o solo se pueden canalizar en las ventas en MLC. El Gobierno es consciente, y trabaja, y tenemos aprobadas un conjunto de medidas, así que seguramente saldremos victoriosos de esta situación.

Tomado de Granma

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí