El arte de salvar vidas
El arte de salvar vidas

El Dr. Jorge Luis Santiago Zulueta, Especialista en Medicina General Integral, Ginecología y Obstetricia, labora en el Hospital Regional de Faranah en Guinea Conakry, nos muestra su vivencia con relación a la torsión ovárica. La torsión ovárica es una patología del aparato genital femenino. Se produce como consecuencia de la rotación del pedículo vascular del ovario, este evento implica la estrangulación de los vasos arteriales y/o venosos lo que provoca isquemia o necrosis del ovario.

Es una complicación de los quistes ováricos, ocurre cuando un gran quiste provoca que el ovario gire o se mueva de su posición original. Aunque no es muy frecuente, representa casi el 3 por ciento de las operaciones ginecológicas de urgencia, en caso de no intervenirse pueden aparecer complicaciones como infección local o sistémica, sangrado o infertilidad. Se trata de una paciente que llega al servicio de urgencia de ginecología refiriendo dolor intenso en bajo vientre, acompañado de náuseas, vómitos, y sensación que algo se mueve a ese nivel.

Al realzar el examen físico encontramos una masa tumoral que ocupa hipogastrio, al tacto vaginal el útero de tamaño normal, en anejo derecho se constata la masa tumoral que agudiza el dolor a la movilización, en este caso se plantea la posibilidad de un quiste de ovario complicado, se confirma el diagnóstico por ecografía y se decide la intervención quirúrgica previo consentimiento de la paciente y familiares , se realiza anexectomia derecha sin complicaciones, la paciente evolucionó satisfactoriamente hasta su alta.

Salvar vidas y procurar el bienestar de los pacientes es la premisa fundamental de la Brigada Médica. La colaboración médica cubana es contemporánea con la Revolución porque de ella es hija, desde sus inicios sus programas tenían una dimensión que respondían a la premisa martiana de que ¨Patria es Humanidad¨; por eso a pesar de que el país no contaba con suficientes profesionales de la salud, Fidel y su pueblo no dudaron en ayudar a los que lo necesitaban y compartimos los pocos recursos que teníamos entonces con los hermanos de América, África y otros continentes. Así respondieron nuestros galenos en no pocas ocasiones cuando países hermanos sufrieron el azote de la naturaleza, terremotos y huracanes, desde los primerísimos momentos.

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí