Internet
Internet

El portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., Ned Price, señaló este jueves durante una conferencia de prensa que su país sigue «comprometido con el régimen de sanciones» contra Corea del Norte y que insta al resto de los países miembros de la ONU a seguir sus pasos.

Ante una pregunta acerca de su postura ante un proyecto de resolución ruso-chino del Consejo de Seguridad de la ONU que tiene como objetivo aliviar las sanciones a Pionyang, el portavoz respondió: «Como saben, no comentamos sobre el funcionamiento interno del sistema del Consejo de Seguridad de la ONU, pero seguimos comprometidos con el régimen de sanciones».

En sintonía, agregó: «Hacemos un llamado a todos los miembros de la ONU para que cumplan con sus obligaciones en materia de sanciones en virtud de las resoluciones vigentes del Consejo de Seguridad de la ONU, que tienen como objetivo limitar la capacidad de la República Popular Democrática de Corea de obtener los recursos y la tecnología necesarios para desarrollar sus programas ilegales y amenazantes de desarrollo de armas de destrucción masiva y misiles balísticos».

Asimismo, remarcó que Washington no tiene intenciones hostiles contra el Gobierno norcoreano y que continúa esforzándose en buscar una cooperación diplomática. «Nuestro objetivo, como lo dijimos en varias ocasiones, sigue siendo desnuclearizar completamente la península de Corea. No tenemos intenciones hostiles hacia la RPDC. Nuestra intención es participar en una diplomacia constructiva y sostenible, incluso con Corea del Norte», aseguró Price.

Proyecto de resolución de Rusia y China

Moscú y Pekín se encuentran trabajando en un proyecto de resolución, para presentar en el Consejo de Seguridad, con el objetivo de aliviar las sanciones impuestas por la ONU desde 2006 contra Corea del Norte. El borrador de la resolución, según cita Reuters, busca que los 15 Estados miembros del Consejo de Seguridad levanten las sanciones «con la intención de mejorar los medios de vida de la población civil».

En 2019 ambas potencias ya habían intentado eliminar la prohibición de que Pionyang pueda exportar estatuas, productos de mar y textiles, como también levantar los limites que Corea del Norte tiene para importar petróleo. Asimismo, al igual que dos años atrás, en esta nueva resolución se contempla que se levante la prohibición de que ciudadanos norcoreanos trabajen en el extranjero y eximir de sanciones a proyectos de cooperación ferroviaria y vial intercoreana.

Postura de Corea del Norte

Pionyang sostiene que su posesión de armas nucleares y sus ensayos balísticos se encuentran dentro de su «legítimo ejercicio del derecho a la defensa». Además argumenta que las criticas «por desarrollar y probar el mismo sistema de armas que posee o está desarrollando EE.UU. es una clara expresión de doble moral» por parte de Washington.

Tomado de CubaSí

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí