Internet
Internet

Debe ser cosa del destino, yo en o personal lo creo así, las personas que conocemos no aparecen de la nada, siempre hay algo que viene a jugar el papel de elemento de unión, un propósito, una forma de entender ciertos procesos de la vida, en valores y sentimientos encontrados.

Creo que en el caso de Camilo y el Che se podría decir que se trata de una especie de vínculo sustentado en una necesidad histórica, la lucha de los pobres, los olvidados, por tener voz y hacerse con un lugar en las sociedades que viven, las mismas que históricamente han sido gobernadas por las elites, condicionando su existencia a una condición de pobreza que parece agudizarse con los años, en un ciclo interminable de desigualdad e injusticias sociales.

Claro está, que la humanidad cuenta con hombres grandes, Cuba cuenta con hombres como el Che y Camilo, quienes a pesar de ser personas muy diferentes, sentían la necesidad de luchar por un mundo mejor.Es allí, en el fragor de la batalla por ese mundo mejor, que se conocieron, es una sinergia de espacio tiempo que mueve los engranes de la historia.

El Héroe de Yaguajay, Señor de la Vanguardia, y el Guerrillero Heroico, una Estrella que ilumina a todo un Continente, al mundo, a todos los que luchan por una causa justa, por los más humildes.A estos dos grandes, se les dedica en Cuba el mes de Octubre, un homenaje simbólico a dos hombres que lucharon para que el pueblo cubano alcanzara la libertad por la que se había luchado por más de un siglo.

La jornada Camilo-Che termina el 28 de Octubre, sin embargo esto no significa que el legado de estos dos grandes de la Historia de Cuba quede silente ante el paso de lo que queda del año, Camilo y Che son una constante en la vida cotidiana de una nación, de un pueblo heroico y revolucionario que siempre busca en el ejemplo de los que un día subieron a la Sierra y bajaron triunfantes, iniciando una de las etapas más rica y fecunda de historia de la nación. La Revolución es fruto de hombres de pueblo, hombres humildes, una obra llena de amor y en la que cada revolucionario tiene el deber moral de dejar su pincelada.

No se trata, necesariamente, de ver quien ha hecho la pincelada más grade, se trata de hacer lo que nos toca, de aportar nuestra pequeña contribución, de salir al llamado de la Paria cuando esta necesite de sus hijos, y aunque el amor a la Patria no conoce limites, saber que:

«toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz».

José Martí

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí