Internet
Internet

Para el general de Brigada de la reserva, Arnaldo Tamayo Méndez, la preparación técnico-profesional, física y político-ideológica es fundamental para los pilotos de estos tiempos. Foto: Ricardo López Hevia

Para el general de Brigada de la reserva, Arnaldo Tamayo Méndez, los jóvenes pilotos de la Unidad de Aviación de la Guardia Playa Girón, orden Antonio Maceo, no son el relevo sino la continuidad de la Revolución, en quienes ve garantizado el compromiso de salvaguardar el cielo de la Patria.

El primer cosmonauta de América Latina y el Caribe inició sus primeros pasos en la aviación en esta base aérea de San Antonio de los Baños, y luego partió a la Unión Soviética. Para él, «todo el trabajo que se pueda realizar en establecer la historia de esta unidad militar es importante».

Sobre su hazaña en el espacio, una de las más grandes para su época, comentó que el vuelo fue un acontecimiento de elevado contenido político, pues un país bloqueado económica, comercial y financieramente por EE. UU., subdesarrollado, sin tecnología aeroespacial, se convirtió en el primero del llamado Tercer Mundo en alcanzar el cosmos.

Foto: Ricardo López Hevia
Foto: Ricardo López Hevia

En el centro integral de simuladores de aviación, el avezado aviador destacó que estos modelos de última generación, desarrollados por la industria militar del país, representan un nuevo método de aprendizaje no solo para la Fuerza Aérea Revolucionaria, sino también en tanques, artillería y ejercicios de tiros, recalcando que existe una política en las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR)  para su desarrollo por el ahorro en recursos que representa al país.

El general de Brigada de la reserva recordó a los más jóvenes cómo, cuando era estudiante, los instructores aconsejaban realizar las prácticas de cabina, pues el entrenamiento en tierra prepara al piloto sicológicamente para cualquier situación combativa o propia de la técnica de aviación.

«La preparación técnico-profesional, física y político-ideológica es fundamental para los pilotos de estos tiempos», acotó.

Foto: Ricardo López Hevia

El teniente coronel Carlos Miguel Luna Castillo, jefe de vuelo Aviación Caza, ratificó el compromiso de los jóvenes oficiales de ser continuadores de los pilotos que lucharon por la soberanía  e integridad nacionales, y por la Revolución y con la preparación diaria mantener los altos grados de disposición combativa.

Siento envidia –señaló el general Tamayo Méndez–, porque, como piloto, quisiera estar al lado de ustedes para que este cielo y esta tierra se mantengan libres de cualquier agresión.

Tomado de Granma

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí