Foto: Tomada de Cubadebate

A Fidel

El  entusiasmo de los días de la Sierra por su cumpleaños se convirtió en una fiesta que el pueblo decide celebrar siempre; y los motivos van más allá de la fecha de nacimiento, como bien escribiera el poeta Jesús Orta Ruiz: son más por cumplir sueños que por cumplir años.

Fidel, el de los 94, permitió con la Revolución la cultura para todos, la medicina, la libertad, la tierra, la sangre; ideó un movimiento deportivo con campeones admirados en todas las latitudes, y fue atleta a la par de ellos; hizo de la solidaridad un ejercicio cotidiano en un pueblo que no pierde la alegría ni la voluntad de avanzar a pesar de tener siempre al acecho al enemigo más poderoso: el imperialismo yanqui. Realizó el sueño de Céspedes, Martí, Gómez, Maceo, Guiteras y de todos  los que alumbraron nuestras luchas. Volvió felices los ojos de Abel, la poesía de Gómez García, la mirada de Tasende, llenó el mar de flores para recordar siempre a Camilo y presintió y recibió al Che, 30 años después de La Higuera; el que acompaña a Raúl y renueva compromisos de Ramiro y la tropa… Y es que en cada instante estuvieron todas las almas que impulsaron nuestras batallas, con la carga inmensa que significa conducir un país atacado por deseado, pero rebelde y libre desde que conoció su propia fuerza. Así, cada discurso suyo es denuncia, conversación, enseñanza, resolución y osadía. Ese es nuestro Fidel.

El Fidel que se anticipó a casi todas las batallas que por la vida libramos hoy; el que prefiguró un sistema de salud y un desarrollo de la ciencia para el pueblo, basado en la creatividad y el ingenio de los cubanos, en la propia táctica guerrillera de anticiparse al enemigo para poder hacerle frente y salir victorioso. Por eso transitan cada mañana las calles nuestros médicos no solo en Cuba, sino en cientos de calles del mundo, aliviando cuerpo y alma a todo el que lo necesite; así permanecen en salas intensivas, con las más altas medidas de seguridad, arriesgando sus vidas por las de otros; así en nuestros laboratorios día a día se combinan sudor y entrega a las más increíbles sustancias que puedan llegar a ser salvadoras.

Así hemos visto una juventud crecida como el Cauto en temporal, lanzada a todo lo que hace falta: la tierra, el hospital, el aula, el arte, el cañón, reportando, combatiendo en el nuevo mundo virtual de las redes, y también en el físico mundo… Una juventud a la altura de la Maestra, que arrostra orgullosa los sacrificios y el empeño de la consecuencia, soñando y batallando siempre con hacer no solo la patria que podemos, sino la que queremos; porque los revolucionarios, como bien afirmase él, podemos equivocarnos, pero lo que nunca podrán decir es que no fuimos leales a nuestros principios.

Ese es el hombre al que seguimos celebrándole cada día y cada centímetro de futuro que vamos ganando en nuestro propio Moncada… por las generaciones pasadas, las presentes y las venideras. Y es que vivir el tiempo de Fidel, ser hijos de este tiempo, envuelve para siempre en la mística de los barbudos de verde olivo que viven y vencen, y tomaron el corazón del pueblo en caravana de sueños. Por esos sueños, por los cumplidos, no podemos fallar. Por los que faltan, venceremos.

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí