Internet
Internet

La relación bilateral entre Cuba y México se remonta a los albores de la centuria pasada. Los lazos de amistad hunden sus raíces en la historia y la cercanía geográfica de ambos países.

“La influencia de la política exterior de Estados Unidos es predominante en América. Solo existe un caso especial: el de Cuba, el país que durante más de medio siglo ha hecho valer su independencia enfrentando políticamente a los Estados Unidos”, refirió el presidente de la nación azteca, Andrés Manuel López Obrador, en la XXI Reunión de Cancilleres de la CELAC. AMLO invitó recientemente al mandatario cubano a pronunciar un discurso en el marco de las celebraciones por el Grito de Dolores. El 20 de mayo pasado, los vínculos oficiales entre ambos países arribaron a los 120 años de existencia ininterrumpida.

Un recorrido por la historia revela la importancia de los nexos entre los dos Estados americanos. En las guerras de independencia cubana destacó la participación de los veteranos cubanos Gabriel González y Felipe Herrero. Asimismo, el líder independentista mexicano Benito Juárez, ante el avance del conservadurismo en 1853, viaja hacia la Mayor de las Antillas, donde aprende el oficio de torcedor de tabaco. De regreso al lugar natal, sus amigos cubanos lo apoyan con barcos y pertrechos de guerra, reseña el artículo Benito Juárez sigue vivo en México y Cuba.

En México, el Apóstol José Martí y Julio Antonio Mella llevaron a cabo gran parte de su vida y labor patriótica. La primera mitad del siglo XX estuvo matizada por relaciones cordiales y de cooperación, con cierto distanciamiento durante el machadato y la pentarquía de 1933. Durante el gobierno de Lázaro Cárdenas se estrechan los lazos culturales, que aún cuentan con notable salud en nuestros días.

Un hito significativo se produce en el contexto del golpe de Estado de Fulgencio Batista. A pesar de que México se mantuvo fiel a los principios de la no intervención y la autodeterminación, presentes en la Doctrina de Estrada, abrió sus puertas a los revolucionarios que huían de la dictadura.

Precisamente desde allí parte el yate Granma, símbolo de la lucha insurreccional, que abrió las puertas al triunfo de la Revolución cubana, el primero de enero de 1959. Fue allí donde recibieron preparación los 82 tripulantes de la embarcación, y se reunieron por primera vez Fidel y Ernesto “Che” Guevara.

Pie de foto: El yate Granma Partió desde Tuxpan, México, el 25 de noviembre de 1956. Foto tomada de Radio Rebelde.

Durante el periodo revolucionario también se han producido innumerables momentos significativos. Tras la declaración del carácter socialista de la transformación social en Cuba, cuando Estados Unidos promovió la expulsión de la Isla de la Organización de Estados Americanos (OEA), la nación azteca fue la única en oponerse a esa postura y mantuvo sus relaciones con la isla caribeña. 

Tras una etapa de enfriamiento, en 2013 los mandatarios Raúl Castro y Enrique Peña Nieto anuncian un “relanzamiento” de las relaciones entre ambos países. A finales de ese mismo año, el ministro de Relaciones Exteriores de la Isla, Bruno Rodríguez Parrilla, suscribió ocho acuerdos junto a representantes centroamericanos.

Pie de foto: López Obrador ha manifestado en varias ocasiones su rechazo al bloqueo impuesto a Cuba por Estados Unidos. Foto tomada de Revista Afal.

Los vínculos diplomáticos, comerciales, culturales y entre ambos pueblos constituyen un referente a nivel continental. México ha reafirmado en organismos internacionales su posición de rechazo al bloqueo impuesto por Estados Unidos a la Mayor de las Antillas. Este gobierno encabezó las donaciones de alimentos, medicinas y material sanitario para enfrentar el rebrote de la Covid-19. Con anterioridad, médicos cubanos habían prestado su ayuda a la nación vecina para combatir la pandemia.

El respeto y la solidaridad han sido las claves de una relación tan duradera. Así lo expresan las palabras de Andrés Manuel López Obrador en la XXI Reunión de Cancilleres de la CELAC: “Creo que, por su lucha en defensa de la soberanía de su país, el pueblo de cuba merece el premio de la dignidad”. Cuba es un ejemplo de resistencia y “por esa misma razón, debiera ser declarada patrimonio de la humanidad”, concluyó el gobernante

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí